Cápsulas personales para “dormir en el trabajo”

Que no se haga costumbre: ¿Qué te parece la idea de “no dejar el trabajo”? Y no me refiero a cambiar una actividad por otra, sino de no abandonar físicamente el lugar, optando por dormir allí. Al parecer, el tránsito en la ciudad de Londres, que por naturaleza propia es un caos, tendrá una de las mayores pesadillas de movilidad durante el mes de julio, cortesía de los Juegos Olímpicos. Se está estimulando a diferentes empleadores para que implementen mecanismos que permitan a las personas trabajar desde sus hogares, pero hay ejemplos como en el caso de los administradores de centros de datos, que tendrán acceso a cápsulas personales para pasar la noche en ellas, literalmente “durmiendo en el trabajo”.

En Japón existen los llamados “hoteles-cápsula”, establecimientos de bajo costo en los cuales los ejecutivos con un par de copas de más pueden pasar la noche, aunque también son ampliamente usados por personas desempleadas o con un trabajo temporal que necesitan de un lugar barato y sin “excesos” para poder dormir. Aunque el primer hotel-cápsula abrió en Japón en 1979, el concepto sería por lo menos treinta años más antiguo. Después de todo, no se necesita de un lugar demasiado amplio para apoyar la cabeza y quedarse dormido, y en la mayoría de los casos, el lujo no es realmente algo a considerar. Existen algunos ejemplos similares fuera del territorio nipón, y uno de los más recientes nos lleva directamente a Londres, donde se estarán llevando a cabo los Juegos Olímpicos de verano de este año.

Una empresa ingles de nombre Podtime ha reportado ventas de cápsulas de descanso a diferentes empresas ubicadas en Londres, incluyendo varios centros de datos. Aunque no se han revelado los nombres de todos los compradores (Interxion ha sido uno), las razones parecen ser dentro de todo lógicas. Los centros de datos requieren de una cantidad mínima de personal en el lugar, y tanto las dificultades en el transporte general como los tiempos de traslado se incrementarán drásticamente no solamente durante el tiempo en el que se lleven a cabo los Juegos, sino también varios días antes y después de ellos.

Cada cápsula cuenta con puertas que se pueden trabar desde el interior, luces LED, un estante para revistas, y conexiones que deberían resolver todas las demandas energéticas del usuario, pero la empresa menciona que se pueden fabricar cápsulas de acuerdo a las especificaciones del cliente. En promedio, el precio de una de estas cápsulas es de 1,600€, pero imaginamos que la empresa también debe ofrecer alguna forma de servicio de alquiler. Los Juegos Olímpicos se extenderán por poco más de dos semanas, y aunque los problemas de tránsito no desaparecerán, las cápsulas parecen adecuadas para quien prefiera acceder a una solución temporal.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

7 Comments

Deja una respuesta
  1. yo creo que si hicieran los extremos hexagonales se optimizaria un poco el espacio para poder colocar a más esclavos del trabajo en la empresa. ¡a producir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *