in

Edificios alumbrados con biolámparas de microalgas

Desde hace un tiempo se está trabajando sobre la posibilidad de aplicar la bioluminiscencia como una alternativa mucho más ecológica para alumbrar casas, calles, y por qué no edificios enteros. Ese es el objetivo del bioquímico francés Pierre Calleja, y su sistema basado en microalgas.

Al comenzar su charla TEDx (publicada en mayo pasado), el bioquímico Pierre Calleja compartió con los presentes una historia sobre una estación de investigación marina perteneciente a IFREMER (algo así como Instituto de Investigación Francés para la Explotación del Mar). Allí, los expertos estaban tratando de desarrollar el concepto de “granja” de peces y camarones. El proceso también demanda la cría de la “comida” para esos peces y camarones, y a su vez, la “comida de la comida”, que son las microalgas. Las microalgas no solamente son críticas para la vida en la Tierra (producen la mitad del oxígeno atmosférico), sino que poseen un potencial enorme en materia de biocombustible, y como alimento para humanos (crecen 20 veces más rápido que un cultivo convencional, sin competir por tierra).

 

Sin embargo, Calleja y su equipo en FermentAlg han desarrollado una lámpara basada en microalgas. Como pueden apreciar en el vídeo, la lámpara no es una simple teoría, sino que hay un prototipo funcional junto a Calleja durante la charla. ¿De qué ventajas estamos hablando aquí? En primer lugar, no requieren electricidad. Y en segundo lugar, utilizan energía solar, absorben dióxido de carbono (aproximadamente una tonelada por año), y producen oxígeno, cortesía de la fotosíntesis. El siguiente paso es producir microalgas a escala industrial para que estén “en todas partes”, y con ese factor dentro de la ecuación, el costo de estas biolámparas debería ser lo suficientemente bajo como para que se conviertan en una opción viable en lo comercial, reemplazando luces convencionales en calles y edificios. Al mismo tiempo, no debemos perder de vista sus otras aplicaciones, desde bioplásticos y medicina hasta el antes mencionado biocombustible. ¿Tendremos un futuro repleto de microalgas? Habrá que esperar un poco para averiguarlo.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

One Comment

Leave a Reply
  1. El vídeo no dice nada parecido a lo que pone aquí arriba. Por supuesto que la lámpara gasta electricidad. El investigador francés propone que la lámpara (una lámpara normal, una bombilla o un fluorescente que se alimenta de la red eléctrica) esté rodeada de un cultivo de microalgas. De este modo la luz puede ser utilizada por las algas para purificar el aire y lo que no se usa nos ilumina las calles o las habitaciones. Propone que se coloquen en lugares con aire viciado, por ejemplo un parking subterráneo, para purificar el aire al tiempo que dé luz. La bioluminiscencia no tiene absolutamente nada que ver con esta lámpara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

MOJO: Micro consola basada en Android

UltraHaptics: Respuesta táctil “en el aire” con ondas de sonido