in

¡Pero qué c...!¡Pero qué c...! No me gustaNo me gusta

Estás levitando sin que lo sepas.


Tenemos malas noticias (o buenas, depende de cómo lo veas): no puedes tocar a nada ni a nadie. Por más que lo intentes, tu trasero no está tocando la silla ni nunca la podrá tocar (de hecho, estás flotando sobre ella). ¡Toda la cruda verdad científica en esta nueva edición trolleante de To Bit!

Es hora de decirlo sin tabúes: no solo tu trasero no toca la silla, sino que nada nunca toca nada. Lo que suponemos como “contacto” es en realidad una interacción de cargas eléctricas.

La explicación es sencilla: los objetos están formados por átomos, con una nube de electrones rodeando el núcleo. Cuando un objeto se acerca lo suficiente a otro, los electrones de los átomos de ambos objetos comienzan a repelerse, dado que tienen la misma carga electromagnética negativa. Por más fuerza que hagas, digamos por ejemplo con tu trasero contra la silla, nunca lograrás que los átomos se junten.

átomos
Interpretación pictórica de la energía de los átomos en interacción

¿Por qué “sentimos” que estamos tocando algo, cuando en realidad no lo hacemos? Se trata de una reacción en cadena de energías: las cargas electromagnéticas de los átomos de la silla “empujan” a los átomos de tus nalgas, generando una interacción hasta llegar a los nervios sensoriales, que comunican al cerebro la “ilusión de contacto”.

Pero entonces, ¿cómo es posible que una tijera corte un papel? ¡Esperamos tus opiniones! Si vamos un poco más allá, ningún átomo de nuestro cuerpo está en contacto con ninguno.

Culo-silla
Siempre estamos levitando (tomado de Vsauce)

Así que, en realidad, se trata de redefinir lo que entendemos por “tocar”, ya que lo que sucede a nivel cuántico se escapa de la lógica de nuestras nociones del día a día. No, un átomo no son pelotitas dando vuelta alrededor de otras pelotitas, sino un conjunto de partículas que existen como funciones de probabilidad. Salvo que querramos provocar una fusión nuclear, los núcleos atómicos nunca se “tocan”. En todo caso deberíamos redefinir el concepto de “tocar” como “tan cerca como para que las fuerzas atómicas interactúen” o algo así.

Como no somos ni de cerca especialistas en el tema, esperamos los comentarios de nuestros avezados lectores, que de seguro echarán luz sobre este oscuro asunto.

Mientras tanto, ya que al fin y al cabo la realidad está formada por nuestra percepción y no por nociones abstrusas, poco me importa que a nivel atómico no haya contacto real, así que voy a ver si toqueteo un poco a mi novia. Permiso…

¡Hasta el próximo To Bit!

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Gianni Sabbione

Gianni Sabbione es editor literario, científico y músico. Como editor trabajó y trabaja en editoriales y medios internacionales de EE.UU., España y Latinoamérica. Es asesor en reorganización y automatización de áreas de IT e investigó en IA y redes neuronales.
Es cantante de su banda, Machaca, y aprovecha su perfil en Neoteo para promocionarla (www.machacaoficial.com.ar). Al menos hasta que se de cuenta el Sr. Director del sitio.

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Bitdefender Total Security 2015 beta

Juegos Online de la Semana (24/04/14)