in

Ford: ¿Un nodo WiFi por coche?


Un coche puede estar relativamente conectado en estos días. Un GPS  brinda información en pocos segundos, y algunos sistemas integrados recurren a conexiones 3G para recibir datos de la Web misma. Sin embargo, lo que está pensando Ford va mucho más allá. En vez de simplemente acceder y tomar datos de una red WiFi, la idea es que un coche se convierta en un punto de acceso completamente operacional, que pueda comunicarse con otros vehículos, intercambiando datos y manteniendo informado al conductor sobre posibles cambios en el tráfico, entre otras cosas.

Hablar de “coches inteligentes” puede parecer un exceso para algunos. La mayoría de los usuarios sólo quiere que sus vehículos funcionen sin mayores inconvenientes, pero la tendencia de los fabricantes a ofrecer un “valor agregado” en sus productos está bien establecida. Navegación satelital, actualizaciones en tiempo real y acceso multimedia son apenas tres de las tantas cosas que podemos encontrar en un vehículo de última generación, pero si tomamos en cuenta los dichos de la gente de Ford, eso no parece ser suficiente. Hace un tiempo mencionamos que Ford tenía en sus planes traer el sistema SYNC a Europa. Ahora, el siguiente paso estaría en las redes inalámbricas, pero no de la forma en que las usamos cotidianamente. ¿Imaginas a cada Ford en la calle convertido en un nodo WiFi?

De acuerdo a Paul Mascarenas, CTO y Vicepresidente de Investigación, no sería algo por siempre imaginario. El concepto se basa en una red WiFi de alto poder y con cifrado avanzado, capaz de realizar conexiones punto a punto entre coches con un rango de media milla, poco más de 800 metros. Estas conexiones tendrían como objetivo principal el intercambio de datos y alertas entre vehículos, como por ejemplo un repentino uso de los frenos, u otra circunstancia que pueda derivar en un riesgo. A pesar del límite teórico en el alcance, como cada coche sería en efecto un punto de acceso, vehículos que se encuentran a kilómetros de distancia podrían recibir información “retransmitida”, alertando sobre demoras en el tráfico u otros incidentes.

Mascarenas destaca el costo que tiene la congestión de tráfico en estos días. En una reciente visita a Chicago, mencionó que el tiempo perdido de traslado durante un año puede equivaler a una semana laboral entera, y particularmente en la ciudad de Chicago, el número puede llegar a unas setenta horas. Se necesitaría de un coche conectado cada diez para lograr una adminsitración eficiente de tráfico, pero si los parámetros se elevan a la seguridad personal, el número asciende a uno sobre tres. Reservar un estacionamiento y pagar un peaje por anticipado podrían ser dos de las tantas aplicaciones para esta “súper-red WiFi móvil”, pero todo indica que habrá que esperar bastante. El mismo Mascarenas deslizó que incluso modificando vehículos antiguos que no tengan esta capacidad de comunicación, se necesitarían unos diez años, incluyendo el tiempo para resolver la “legalidad” de una red así.

Reportar

¿Qué te pareció?

Héroe

Escrito por Lisandro Pardo

Moderador de ComunidadUsuario VerificadoVotadorAutor de contenidoCreador de GaleríasCreador de Listas

Comentarios

Leave a Reply
  1. Bueno, a mi entender este concepto no es nuevo; ya lleva algunos años en investigación y se ha probado con algunos modelos. Veamos qué resultados ofrece.

  2. yo pienso que puede existir intenciones ocultas en esto, si bien la ford es parte del club bilderberg y de uno de sus mas importantes miembros, lo dejo para pensar

  3. La babaridad de poner wifi dentro de los vehiculos ya se sale de marron oscuro, bluethooth , gps, el teléfono móvil, y ahora el wifi, dentro de un habitaculo pequeño, metálico, rebotando las microondas en una caja metálica , lo encuentro bastante fuera de sitio, solo tomar la iniciativa de que es fantástico el tema pero y desde el otro punto de vista del que nadie habla o no le guata hablar o le resulta incomodo las serias dudas de salud que hay con el sistema inalámbrico, que no ocultan , grandes intereses económicos están lucrándose en un sector que cada vez está más bajo sospecha ya que, el 31 de mayo de 2011, la OMS / Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) clasificó los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente cancerígeno para humanos (Grupo 2B), en base a un mayor riesgo de glioma, un tipo maligno de cerebro cáncer1, asociados con la tecnología inalámbrica uso del teléfono. Esto es consecuencia de la clasificación de los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja en 2002 por la OMS / Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) como posible cancerígeno para los seres humanos (Grupo 2B) basados ​​en un vínculo entre la leucemia infantil y las líneas eléctricas. Estas determinaciones van cambiar el debate de si los campos electromagnéticos artificiales son seguros “,y ayer publique el nuevo estudio esta vez viene de Ucrania que existe una verdadera relación entre ondas de radiofrecuencia y cáncer más información en
    http://www.gigahertz.es/estudios__de_telefonia_inalambrica.html
    w

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

gatos de internet

Internet y los gatos. ¿De dónde vienen los gatos?

El Apple Campus, más grande que el Pentágono