in

Order Up!

Order  Up! es un juego para Nintendo Wii en donde debes cocinar diferentes platos y satisfacer lo mejor posible a todos tus clientes. Mientras tanto puedes comprar nuevas recetas y restaurantes para ir ganando prestigio. Aunque parezca una premisa muy simple, es sorprendente lo divertido y adictivo que puede ser.

Como se  podría decir que ahora están de moda los juegos de música y de ritmo, Nintendo está apuntando a otro tipo de cosas, como los juegos de cocina. Posiblemente este género haya tocado su punto más alto con Cooking Mama, para Nintendo DS, sin embargo, Order Up! demuestra cuán adictivo puede ser cocinar virtualmente.

Como podrás imaginar, el objetivo principal de Order Up! es cocinar. Ya sea, cortar, freír, hornear, o saltear, el objetivo es que el cliente tenga la comida en su boca antes de que se enfríe o él se harte de esperar. Pero hay valores que se le agregan a este concepto principal que lo hacen entretenido y, muy pocas veces, desafiante.

La jugabilidad de Order Up! promete tenerte prendido a la Wii durante varias horas.

El juego comienza cuando tu personaje cae de un avión hacia un montón de basura (literalmente). De repente se encuentra en una ciudad que no conoce y para sobrevivir se presenta como cocinero en el negocio de comida rápida. Aquí estaremos bajo las órdenes del estereotipo de adolescente lleno de granos que sigue todos los instructivos al pie de la letra y aprenderemos la mecánica básica del juego, además de hacer hamburguesas y papas fritas. Una vez que nos sentimos listos para empezar a jugar, nuestro personaje con la ayuda de un préstamo bancario abre su propio restaurante.

La jugabilidad es bastante simple. Personas entran al restaurante, el mozo los atiende y trae una orden a la cocina. Al presionar en la orden podemos ver la lista con los diferentes ingredientes a preparar y la acción correspondiente. Por ejemplo, las papas fritas deben freírse, y para eso hay un medidor con dos flechas que indica el punto en el que se encuentra (con ambos extremos siendo crudo y quemado). Una de las flechas siempre se mueve más veloz que la otra, es por eso que hay que hacer que ambas queden en el centro de la barra. Con un simple movimiento del Wiimote podemos sacar un poco la freidora fuera del aceite y la flecha superior volverá a su lugar de inicio. Nuevamente se volverá a mover más rápido que la otra pero esta vez ambas llegarán al medio. Esta mecánica es igual para esas cosas que deben cocinarse. Después hay ciertos ingredientes que hay que cortar, algo que también se hace con un movimiento del Wiimote. En el caso de los tomates, y el resto de los ingredientes que deben ser cortados, es necesario coordinar el movimiento con lo indicado en el juego. Por cada ingrediente que se prepare hay una calificación, y la suma da el resultado final del plato.

A simple vista la mecánica puede parecer muy simple, y en sí lo es, pero lo complicado comienza cuando hay que atender más de un pedido a la vez. Un día de trabajo consiste en seis mesas con entre cuatro a seis pedidos. El problema con tener varios pedidos al mismo tiempo es que el resto de los platos se enfrían y los clientes no quedan contentos. Cuando un cliente está satisfecho da más propina y eso sirve para luego remodelar el restaurante, comprar otras recetas, especias, y contratar asistentes. Los asistentes se encargan de los ingredientes que les indiques, pero generalmente su nivel no es muy alto y los resultados no son muy buenos. Para variar un poco la jugabilidad también hay algunos mini-juegos que consisten en librar el restaurante de una infestación de ratas, o lavar los platos bajo la dura mirada del inspector de salubridad. Estos son muy simples y divertidos por un corto período de tiempo, pero funcionan bien como agregado para el juego.

El arte es bastante peculiar y el humor, aunque inocente, tiene un gran nivel.

Donde más se destaca Order Up! es cuando hay diferentes pedidos esperando. Cortas tomate para uno, salteas ajo para otro, y fríes papas para un tercer cliente. Tratar de manejar todo al mismo tiempo puede ser muy divertido y satisfactorio. También hay que tener en cuenta detalles en los pedidos, ya que algunos clientes piden diferentes especies en su comida.

Gráficamente Order Up! presenta un arte caricaturesco que le sienta muy bien, ya que todo en este juego es exagerado. Desde los clientes y su manera de pedir y calificar su comida, hasta la simpleza y el humor del juego. Desde el principio cuando el chef cae del avión por un agujero podemos notar que en ningún momento se toman en serio, y eso es una de las mejores cualidades que tiene. Order Up! no se presenta como el super simulador de cocina, sino que es simple y promete robarte algunas horas de tu día para divertirte.

Curiosamente el tutorial transcurre en un local de comida rápida.

Volviendo a la jugabilidad, a medida que los críticos culinarios visiten el restaurante, irá sumando estrella, y eso te dará dinero para seguir mejorando el establecimiento y comprar recetas. Pero también se puede comprar otros locales y variar de diferentes tipos de comida, como mexicana e italiana. Finalmente podrás llegar a un torneo de chefs en donde deberás probar todo tu poderío.

El funcionamiento del Wiimote está muy bien logrado y es sorprendentemente receptivo. Mientras que con el Nunchuk podemos movernos a través de la mesa, el Wiimote nos servirá para hacer el resto de las cosas, como maniobrar las diferentes herramientas de la cocina.

Una de las cosas más criticables de Order Up! es su duración, ya que será difícil sacarle algo más de seis u ocho horas, principalmente porque es muy fácil. Para satisfacer la necesidad de la mayoría hay un modo “difícil” en donde la diferencia más notable es la desaparición de la barra que indica el estado de la comida. Pero más allá de eso no es tan difícil como nos gustaría que sea. Finalmente, en Neoteo nos moríamos por hacer un desafío para ver quién era el verdadero maestro de la cocina, pero resulta que Order Up! no trae soporte multijugador, ni en línea, ni en la misma consola. No entiendo por qué habrán tomado esta decisión, pero puedo decirles que es un desperdicio enorme.

Si has jugado al Cooking Mama para Nintendo DS tendrás una idea de qué te espera con Order Up!, pero no cometas el error de creer que son similares, ya que podemos ver algunas diferencias entre estos dos. La más notoria es que en Cooking Mama solo estamos encargados de la cocina, mientras que en este juego nosotros somos los dueños del restaurante y debemos mejorarlo con el dinero que ganemos. El otro factor que los separa es la profundidad del juego. Mientras que en el juego para DS lo único que tenemos a nuestra disposición son las técnicas de cocina como cortar, freír y asar, en Order Up! hay diferentes tipos de comida, restaurantes, recetas, especias, lo cual lo hace más variado y a la larga más duradero.

Lamentablemente, una vez dominado el desafío es casi inexistente.

En caso de que este estilo de juegos te interese y no tengas una Wii, hay un juego muy viejo que a lo largo de los años se creó en un clásico de culto. En 1994 MicroProse nos deleitó con Pizza Tycoon, un juego en donde debíamos crear nuestra propia pizzería y crear pizzas nuevas y exóticas. También había que pelear contra la competencia con técnicas poco honorables, como infestarle la cocina de ratas y hacer un trato con la mafia para que acabe con su negocio. Puedes descargarlo desde aquí.

En definitiva Order Up! es un juego extremadamente simple y adictivo. En caso de que te interese la temática no hay razón para probarlo. La única razón por lo bajo de su puntaje es que su misma fortaleza es su debilidad. La simpleza que presenta lo termina convirtiendo en un juego corto y fácil, lo que no permite mostrar todo su potencial.

Puntuación: 78%

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Tomás Garcia

3 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cómo crear archivos MP3 con LAME

¿La Nintendo Wii con almacenamiento holográfico?