in

Una moneríaUna monería Thug lifeThug life ¡Pero qué c...!¡Pero qué c...!

¿Por qué «toleramos» mejor nuestras propias flatulencias?

Las principales hipótesis son… interesantes

Flatulencias

Se calcula que el ser humano libera entre 0.5 y 2.5 litros diarios de gas, en ambas direcciones. El rol natural de las flatulencias para mantener el correcto funcionamiento del organismo no está en duda, sin embargo, existe un pequeño detalle: Cuando el gas es nuestro no resulta tan problemático, pero si proviene de otra persona, es básicamente un arma química de la Primera Guerra. ¿Por qué sucede eso? ¿Acaso nos gustan más nuestras propias flatulencias?


La primera pregunta sobre flatulencias es la más obvia de todas: ¿Por qué ametrallamos a nuestro entorno con gases? En esencia, porque lo necesitamos. El gas intestinal es ingerido (especialmente cuando comemos o bebemos), derivado de su presencia natural en alimentos y líquidos, o el resultado del proceso de fermentación. Para ser precisos, el 74 por ciento del gas pertenece a la producción intestinal endógena (o sea, en nuestro interior), pero el factor más importante detrás de su volumen y composición (que puede variar enormemente) es la dieta: Algunos alimentos son difíciles de procesar, y arrastran un componente mucho más punzante, por así decirlo. Un ejemplo clásico es el de los frijoles, y Men’s Health exploró sus efectos con un simpático vídeo:



¿Nuestros gases huelen mejor?

Sin embargo, esa publicación también instala otra duda, y es que por algún motivo, nuestras propias flatulencias huelen mejor, o son toleradas sin problemas. De acuerdo con Loretta Breuning, autora, profesora y fundadora del Inner Mammal Institute, se trata principalmente de una cuestión de costumbre: La expulsión de gas es diaria, y su olor se vuelve familiar. Al mismo tiempo, explica que el olfato es un mecanismo esencial de supervivencia en la naturaleza. Ante la necesidad de detectar otros olores (piensa en leche, carne o frutas podridas), la respuesta es ignorar los nuestros.


Detectar olores nocivos es una de nuestras primeras líneas de defensa, y pasar por alto los nuestros sería un proceso clave

La nutricionista Tracy Lockwood sugiere otro factor, que es el familiar. Ella indica que nuestra capacidad de producir metano (apenas uno de múltiples componentes en el gas intestinal) se basa en la genética, y que los descendientes de «productores de metano» tienen un 95 por ciento de probabilidades de convertirse en productores también. Además, la exposición temprana a esta clase de olores puede llevar al desarrollo de cierta sensación de familiaridad y seguridad.

Ahora, ¿qué sucede si nuestros gases cometen una clara violación del Protocolo de Ginebra? De regreso al primer párrafo, la culpable es nuestra dieta. Lockwood recomienda reducir la cantidad de crucíferos con altos niveles de sulfato, un componente que no suele ser bien absorbido por el intestino, pero si la situación no mejora, la recomendación siempre es consultar a un profesional.


Accede al artículo: Haz clic aquí


Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recursos de diseño y creación para descargar gratis

Freebiebucket: Recursos de diseño y creación para descargar gratis

Parsec

Parsec: Escritorio remoto especializado en videojuegos