in

GeekyGeeky

Retrosoftware: The Secret of Monkey Island, obra maestra de la era dorada de Lucasfilm

Piratas, fantasmas, secretos, y el mejor humor de los ’90

The Secret of Monkey Island

En octubre de 1990, tres de las mentes maestras de Lucasfilm, Ron Gilbert, Tim Schafer y Dave Grossman, lanzaron al mercado una aventura gráfica que se grabó a fuego en los corazones y las mentes de toda una generación. Me refiero a The Secret of Monkey Island, una historia inspirada en la edad de oro de la piratería, que arroja a un peculiar entusiasta en el centro de la Isla de Mêlée, envuelta en una crisis con piratas aterrorizados, un fantasma implacable, una fascinante gobernadora que busca su reelección, comerciantes sin escrúpulos, y «expertos» de dudosa habilidad.


La aventura de Lucasfilm Games como desarrollador de videojuegos comenzó en mayo de 1982, pero fue en 1985 que llegaron al mercado sus títulos iniciales. Ballblazer y Rescue on Fractalus! formaron parte de la primera ola, The Eidolon y Koronis Rift de la segunda, y sería un error no mencionar a Habitat para Commodore 64, ancestro de los MMORPG actuales. Sin embargo, Lucasfilm es sinónimo de aventuras, y 40 años después, eso no ha cambiado.


Maniac Mansion. Para muchos jugadores, todo comenzó aquí.

La primera de ellas se basó en Labyrinth, clásico musical fantástico con Jennifer Connelly y el mismísimo David Bowie. Un año después (5 de octubre de 1987, para ser precisos) llegó el turno de Maniac Mansion, éxito absoluto desde todo punto de vista, y al que probablemente visitemos en el futuro. En 1988 Lucasfilm publicó Zak McKracken and the Alien Mindbenders, y en 1989 regresó a otra franquicia, Indiana Jones and the Last Crusade, demostrando que es posible hacer buenos juegos inspirados en películas.


El Loom posee una historia más oscura y triste, pero no por eso menos interesante

En 1990, Lucasfilm decidió explorar territorio experimental con Loom, una historia mucho más adulta y oscura de lo usual, que utiliza una versión modificada del sistema SCUMM, reemplazando a verbos y acciones con notas musicales. Sin embargo, en octubre de ese mismo año, Lucasfilm regresó a un perfil más colorido y humorístico para su nueva aventura: The Secret of Monkey Island.


The Secret of Monkey Island: Hazte a un lado Jack Sparrow, aquí viene Guybrush Threepwood

The Secret of Monkey Island
… y eso es todo lo que necesitamos saber. XD

El juego comienza con el arribo de nuestro héroe, Guybrush Threepwood, a la extraña Isla de Mêlée, con un solo objetivo: Convertirse en un pirata. En la superficie, Mêlée parece ser el lugar para esa actividad, pero el joven Guybrush no tarda demasiado en descubrir que la isla se encuentra virtualmente paralizada. Por un lado, la gobernadora Elaine Marley busca su reelección, algo sencillo considerando que es la única opción disponible. Después tenemos a un sheriff molesto y obsesionado, Fester Shinetop, mucho más siniestro de lo que parece. Y en tercer orden encontramos a todos los piratas en tierra, espantados por las actividades del temible pirata LeChuck, transformado en un fantasma vengativo que aterroriza los mares.


La gobernadora busca la reelección, pero no tiene competencia, así que…
The Secret of Monkey Island
Nada mejor que un ambiente ruidoso, una buena bebida cáustica, y un pirata borracho colgado del techo
Los gráficos de la versión VGA eran notables para la época
No es la única referencia a Loom que vamos a encontrar en el juego…

LeChuck no sólo desea reducir la piratería a cero para controlarlo todo, sino que además busca el amor (definitivamente no correspondido) de la gobernadora Marley. En un principio, la gobernadora lo invitó a cenar a su mansión, pero ante su evidente obsesión con ella y sus incesantes avances, Elaine le dijo «que se caiga muerto», algo que al parecer interpretó de manera literal. Se supone (y es un gran «se supone») que LeChuck murió en una tormenta mientras buscaba el Secreto de Monkey Island para impresionar a la gobernadora. La llegada de Guybrush a Mêlée, su deseo de convertirse en pirata y el interés de Elaine por el joven aprendiz colocan a nuestro héroe en la mira de LeChuck casi de inmediato.


Para ser un pirata, hay que hablar con estos tres…
Uh oh…
The Secret of Monkey Island
Una de las mejores frases en la historia de los videojuegos
El pueblo tiene de todo, desde atajos inesperados hasta extraños negocios

Completadas las pruebas que convierten a Guybrush en un pirata oficial y certificado (Vencer a la Sword Master, robar el Ídolo de Múltiples Brazos de la mansión de la gobernadora y descubrir el tesoro escondido de Mêlée), la situación cambia para peor: LeChuck secuestra a la gobernadora y huye a Monkey Island con ella. Su siguiente paso es obtener un barco, lo que requiere hablar con Stan, un vendedor tramposo y con una pésima reputación, y con el tendero, que no le daría crédito ni a su propia madre. Finalmente, Guybrush necesitará una tripulación, y ya sabemos que los piratas de la isla no quieren saber nada con LeChuck, por lo tanto, deberá buscar en lugares no del todo comunes… como si hubiera algo común en Mêlée.


El mapa de la isla
Algunos personajes son… raros
El capitán Smirk puede ayudar a Guybrush con la espada…
… pero el arte de la espada es el arte de los insultos, y hay que insultar mucho para ganarle a la Sword Master.
La tipa es dura, pero no imposible de vencer

¿Lo más impresionante de todo? ¡Esta es apenas la primera parte! Guybrush no sólo necesita llegar a Monkey Island a pesar de su tripulación (que en líneas generales no sirve para nada), sino que además estará obligado a resolver un conflicto entre un grupo de caníbales y un ermitaño loco llamado Herman Toothrot, y encontrar la manera de destruir a LeChuck y recuperar a la gobernadora. Claro que… una cosa es Guybrush teniendo un plan, y otra diferente es Guybrush llevándolo a cabo.


… es esto, o morir devorado por los caniches. XD
La mansión del a gobernadora es impresionante…
… y llena de cosas extrañas.
Definitivamente Fester, definitivamente
Guybrush se quedó sin palabras. Yo también. ❤️

La aventura puede ser compleja por momentos debido a la sutileza o el timing requerido en ciertas soluciones, y sufrir algunas instancias de grind (por ejemplo, aprender todos los insultos y sus respuestas antes de enfrentar a la Sword Master), pero The Secret of Monkey Island nunca pierde el humor ni la dinámica. Además, las múltiples referencias a juegos previos de Lucasfilm lo hacen mucho más interesante, y siempre nos roban una sonrisa cuando menos lo esperamos.


Cállate, Fester.
Lo que Fester ignora es que Guybrush puede aguantar la respiración por diez minutos
¡¿Cómo que no?!
Te distraes por cinco minutos, y el desgraciado de LeChuck secuestra a la gobernadora
Más fácil decirlo que hacerlo

«¿Y si lo quiero en Windows?»

La edición especial de The Secret of Monkey Island con gráficos mejorados y modo clásico incorporado está disponible a través de plataformas como GOG y Steam a precios muy accesibles. Como alternativa, cualquiera con acceso a los archivos originales puede utilizar ScummVM (sin dudas la mejor herramienta para ejecutar títulos de Lucasfilm/Lucasarts), o usar DOSBox en su configuración por default de 3000 ciclos (el ejecutable de Monkey Island arroja errores en entornos demasiado rápidos).



Una vez que hayas terminado el juego, recomiendo inmediatamente seguir con su secuela, LeChuck’s Revenge, tan buena como la primera aventura. ¿Por qué? Porque eso te dejará listo a nivel cronológico para enfrentar al nuevo título de la franquicia, Return to Monkey Island. La recepción de la crítica especializada y el público ha sido excelente hasta aquí, nada sorprendente sabiendo que el propio Ron Gilbert estuvo al timón de su desarrollo. ¿Qué esperas? ¡Regresa al Caribe con Monkey Island!


Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mapa interactivo

Mapa de batallas históricas: Descubre los combates más cercanos a tu ubicación actual

Paletter

Paletter: Cómo generar paletas de colores con una imagen