«Sombras desde los Muros de la Muerte»: Un libro venenoso que debe ser manipulado con guantes

No es una opción

La historia humana está repleta de libros raros, ya sean reales o ficticios. Desde el Manuscrito Voynich (que sigue dividiendo a los expertos) hasta el famoso Necronomicon (un maravilloso invento de H.P. Lovecraft), algunas piezas son sencillamente irresistibles por el misterio que las rodea, o por un detalle macabro asociado a su impresión. Uno de esos libros es «Sombras desde los Muros de la Muerte», escrito por el doctor Robert M. Kedzie e impreso en 1874. En términos sencillos, si alguien lo manipula sin protección, podría terminar muerto.

Una práctica muy inusual a la hora de encuadernar libros es la llamada bibliopegia antropodérmica, y como su nombre lo sugiere… utiliza piel humana. Algunos de nuestros lectores tal vez piensen que hay que estar demasiado loco para hacer un libro así, pero hasta la fecha se ha confirmado (aplicando diferentes técnicas) que más de una docena de libros poseen efectivamente piel humana en su exterior, incluyendo un ejemplar que se remonta al año 1568. Hay algo más que fascinante en la idea de un libro macabro, ya sea por su contenido o su encuadernación. El simple hecho de que hayan sido «impregnados de muerte» los coloca en una categoría diferente, y automáticamente los convierte en piezas de colección. Siguiendo esa línea, ¿qué tal suena un libro que puede matar al lector imprudente…?

Una de las copias terminó con sus hojas plastificadas…

«Sombras desde los Muros de la Muerte» es una publicación del doctor Robert M. Kedzie, quien sirvió como cirujano en el Ejército de la Unión durante la guerra civil estadounidense, y luego se convirtió en profesor de química en lo que hoy es la Universidad Estatal de Michigan (MSU). Uno de los objetivos de Kedzie fue advertir al público sobre los riesgos del arsénico, que fue combinado con cobre durante décadas para crear coloridos papeles pintados destinados a la decoración de interiores. Ese detalle revela por completo la naturaleza del libro: Sus páginas están saturadas con niveles potencialmente letales de arsénico, por lo que su manipulación requiere guantes, y de ser posible, protección respiratoria. Una de las hipótesis (correctas) de Kedzie era que con el tiempo, los papeles con arsénico generaban micropartículas de polvo que podían envenenar a familias enteras durante décadas… lentamente.

El arsénico cubrió de muerte a muchos hogares en el pasado con papeles pintados tóxicos, y ejemplos como el «Verde de Scheele» y el «Verde de París»

Como parte de su campaña, Kedzie creó un total de cien copias, y las distribuyó en bibliotecas públicas de todo Michigan con instrucciones precisas de jamás permitir que los niños se acerquen al libro. «Sombras desde los Muros de la Muerte» apenas dedica un par de páginas al texto, que incluye una cita a Levítico 14:37, la cual habla sobre la «cuarentena de casas infectadas». Las 86 páginas restantes no son otra cosa más que muestras de papeles pintados tomadas de comerciantes locales. El mensaje de Kedzie llegó tan profundo que la mayoría de los bibliotecarios cortaron por lo sano al destruir sus copias, y solamente sobrevivieron cuatro ejemplares. Dos de ellos permanecen en Michigan (uno en la MSU, el otro en la Universidad de Michigan), el tercero está en la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, y el cuarto quedó en poder de la Biblioteca Nacional de Medicina, que decidió digitalizarlo para que cualquier interesado lo pueda explorar sin riesgo.

Deja tu voto

9 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 11

Upvotes: 10

Upvotes percentage: 90.909091%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 9.090909%

Lisandro Pardo

7 Comments

Deja una respuesta
    • Yo no lo veo tan estúpido, por lo que leí, el autor lo hizo no solo con fines científicos y de prevención. De no existir ese libro hoy, muchas de esas pinturas o químicos se seguirían usando y tal vez se hubiera tardado más en aparecer instituciones que se encargan de hacer los estudios sobre materiales peligrosos en usos domésticos.

      Con respecto a los niños: “las distribuyó en bibliotecas públicas de todo Michigan con instrucciones precisas de jamás permitir que los niños se acerquen al libro.”

    • este tipo de comentarios es lo que muestra que una persona no es de leer mucho ni informarce, siempre para dar una opinion es bueno leer y informarce, ase un tiempo ya atras que seria muy bueno que le revisaras, en esta misma pagina isieron una lista de productos, consmeticos, deportivos, y para el cuidado medico, de elemtentos que eran radioactivos,(https://www.neoteo.com/curanderismo-atomico-elementos-radiactivos-curarlo/), me encatarian que buscaran una nota de la revista Reader´s Digest “La Revista Selecciones ” donde cuenta que un niño siguiendo las intrucciones de un libro armo un ractor nuclear en su casa, usando sistemas de alarmas de inciendio., si vamos al caso, hoy en dia, muchos niños provacan accidentes por replicar lo que ven en TV, internet, o simplemente porque tienen amigitos estupidos que los incitan a la estupides… en todo caso en ninguna de estas situaciones e visto un cartel advirtiendo literal mente “PUEDES MORIR SI HACES ESTO”… para mi este hombre tuvo una excelente idea, por que realizo un libro con los mismo materiales que estoy seguro, hoy excisten en casa antiguas… al dia de hoy..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.