Cinco cosas que nunca debes hacer con tu coche nuevo

¿Coche nuevo? ¡Felicidades! En muchas regiones, adquirir un vehículo es una clara señal de progreso personal, y sé que cualquiera en una situación así estaría con ganas de dar una vuelta cuanto antes, sin embargo, existen detalles técnicos a considerar. Los mecánicos han debatido durante años si los vehículos nuevos necesitan salir a rodar o ser ablandados como se dice en ciertos países. Cada fabricante tiene su serie de recomendaciones para los primeros kilómetros, pero hoy vamos a presentar un grupo de cinco reglas generales que por lo menos deberías tener en cuenta.

Una vez acompañé a mi padre en un viaje para ablandar el motor de un camión que había sido completamente reconstruido. Fue un paseo largo, pero el motor se comportó de maravillas, y todos los involucrados en el proceso quedaron satisfechos. Un cuarto de siglo después, el mundo de la mecánica sigue debatiendo ciertas prácticas. Algunos defienden la acción de rodar, mientras que otros dicen que ya no es necesario debido a las pruebas que reciben el motor y el vehículo antes de salir a la venta. Ahora, «condiciones de fábrica» no es lo mismo que «condiciones de calle», e imagino que existen diferencias notables entre probar a un motor «sobre el banco», y hacer lo mismo una vez que fue instalado. En estos días, los fabricantes hablan sobre recomendaciones para los primeros mil o dos mil kilómetros, y el canal Engineering Explained las repasa:

 

Las primeras dos están muy relacionadas entre sí: No ir a todo gas, y no cambiar velocidades al límite. Básicamente lo que se busca es preservar la salud del conjunto «pistón-aro-camisa» (me disculpo si conocen esto con otra expresión, así lo he llamado toda la vida), además de lograr que todo quede bien asentado y sellado. Subir de velocidad encuentra su punto óptimo en la línea roja o muy cerca de ella, pero en los primeros kilómetros del coche, se sugiere hacerlo a revoluciones mucho más bajas. Variar las revoluciones es importante para registrar cómo se comporta el motor, lo que nos lleva a la tercera recomendación, que es no usar el control de crucero al principio. Con las dos últimas sugerencias encontramos un consenso más amplio: No hacer distancias cortas, y no remolcar nada. Algunos vehículos necesitan apenas 400 o 500 kilómetros, pero los viajes demasiado cortos no permiten alcanzar una temperatura de funcionamiento estable. Finalmente, remolcar algo exige al motor, lo que nos deja de regreso en la primera recomendación.

El vídeo también nos brinda ejemplos específicos de coches con una reputación de alto rendimiento: En el Nissan GT-R, la recomendación para los primeros 480 kilómetros es no exceder las 3.500 revoluciones por minuto y mantener la aceleración a un 50 por ciento o menos, lo cual es muy llamativo porque Nissan reporta un máximo de 311 kilómetros por hora en ese modelo. Después pasamos a la última generación del Acura NSX, el cual ya sale de fábrica con un equivalente a 240 kilómetros y diferentes cargas en el motor, jamás superando las 4.000-4.100 revoluciones. El último ejemplo que nombraremos aquí es el Chevrolet Corvette, con indicaciones similares: No pasar las 4.000 RPM en los primeros 800 kilómetros. Como era de esperarse, los comentarios están al borde una flame war, lo que deja expuesto el perfil subjetivo de la mecánica automotriz en general, pero hablamos de datos provenientes de los fabricantes. Si no supieran lo que hacen y dicen, sería un problema serio.

Deja tu voto

1 punto
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 1

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%