«Disc rot», o por qué tus discos ópticos pueden morir

Todos los discos ópticos requieren un cuidado especial. Se trata de algo básico, pero la mayoría de las personas no parecen entenderlo, y como si eso fuera poco, lo cierto es que no necesitan de nuestra ayuda para caerse a pedazos. La supuesta invulnerabilidad de los discos ópticos se convierte en una simple anécdota frente a los efectos del «disc rot», una combinación entre el deterioro físico y químico que inevitablemente lleva a errores de lectura, y en el peor de los casos, a la pérdida total de datos.

Una enfermedad puede presentar varios síntomas a la vez, y lo más probable es que comiencen como algo inofensivo. Un dolor aquí, un poco de tos allá… honestamente podría escribir un libro. Pero al igual que un humilde servidor, existen ciertos objetos cotidianos que sufren problemas de salud. La mayoría de ellos se evitan con un mínimo de mantenimiento y precaución. Filtro de aire, cambio de aceite, estabilizadores de tensión, limpieza… la lista sigue. Y después hay otros que se manifiestan con el paso del tiempo. Un buen ejemplo está en los discos ópticos. Algunas personas se quedan con el corazón roto cuando descubren que su preciada colección de CDs podría terminar hecha polvo si los fabricantes no hicieron la tarea en su momento. La «buena» noticia es que siempre tenemos la posibilidad de realizar un respaldo antes de que sea demasiado tarde. La «mala», es cuando hay demasiados datos para respaldar, o el disco original es irreemplazable.

La famosa «mancha de té» que comienza a arruinar algunos discos

El «disc rot» no es algo nuevo. En 1988, un representante de Nimbus Records, primer fabricante y distribuidor de CDs en el Reino Unido, se encargó de arrojar la bomba: Los discos compactos se «autodestruirán» en ocho o diez años. El resto de las compañías involucradas en el mercado de los CDs querían decapitar a este representante, pero su explicación era precisa. Las tintas usadas para imprimir en la cara superior de los discos se comen la laca protectora que cubre la capa de aluminio. Al quedar expuesto, el aluminio se oxida, el láser de lectura no se refleja correctamente, y empiezan los errores. Hay dos maneras de detectar esto. La primera es colocar el disco frente a una luz y buscar en la superficie pequeños puntos que la dejan pasar, no más grandes que la punta de una aguja (un daño básico en la superficie puede ser confundido con disc rot de este modo). La segunda es lo que se describe como una «mancha de té» en la superficie de lectura. Otra variante es el llamado «bronceado» del disco. Si bien es mucho más raro, un disco afectado comienza a ganar el color del bronce, desde el borde hacia el centro.

Y no, el disc rot no se limita al audio. PC, Mac, Sega CD, Saturn, Dreamcast… pocos escapan a su destrucción. Es más, los fans del formato LaserDisc pueden contar una historia de horror tras otra con su «laser rot», también asociado a la oxidación de las capas de aluminio, causada por adhesivos mediocres. Y los seguidores del vinilo tienen las manos llenas. Deformación por calor o almacenamiento deficiente, humedad, «groove burn» o vinilo de mala calidad son sus enemigos. Ahora, ¿qué podemos hacer? La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos compartió varios datos: Los DVDs son un poco más resistentes al disc rot debido a que la capa reflexiva está dentro del policarbonato, los discos grabados en forma casera no duran tanto, y el almacenamiento apropiado (ambiente controlado, sin grandes variaciones de temperatura y humedad) definitivamente ayuda (varias décadas para un disco bien hecho), al igual que una correcta manipulación.

Deja tu voto

13 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 15

Upvotes: 14

Upvotes percentage: 93.333333%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 6.666667%

  • BestmanPi

    La información es poder y para quitar el poder al pueblo, hay que quitarle la información. Antiguamente la información se almacenaba en papel, en forma de libros o prensa escrita. El papel tiene la ventaja de que bien almacenado, puede durar siglos y no depende de ningún dispositivo, pues simplemente utiliza nuestra vista y la luz del Sol o artificial para su visionado. Actualmente todos los soportes de almacenamiento (discos, memorias, etc…) son dependientes de dispositivos de reproducción, los cuales tienen una vida muy corta. Una vez desaparecido el reproductor de un formato determinado, los datos almacenados en dicho formato se vuelven inaccesibles, con lo cual, de poco sirve que les hubiésemos conservado correctamente. Esta situación permite a los distribuidores de contenido volver a vendernos el mismo contenido una y otra vez, a medida de que los soporte de almacenamiento vayan cambiando de formato.

    • Max headroom

      el papel no es la mejor manera de almacenar dato ¬¬

    • DSarkissian

      “La información es poder y para quitar el poder al pueblo, hay que quitarle la información”.

      Paranoia en gotas para explicar la obsolescencia programada.

  • ld_one

    Para eso se inventó el Millenial Disc, o M-Disc; misma comaptibilidad con CD y DVD, pero como la degradación del disco óptico no es algo palpable en los primeros 5 años en los discos normales, pues el usuario promedio no invierte en M-disc.

    No mencionan nada sobre la degradación en los Bluray, esos hasta arañazos soportan. Sl2!