La primera memoria USB de la historia

En estos momentos hay… cuatro pendrives sobre mi escritorio. Se han vuelto tan comunes y tan económicos, que esta situación se debe repetir diariamente para millones de usuarios. Ahora, ¿de dónde vienen? ¿Cómo nació el pendrive? ¿A quién se le ocurrió primero? Tal y como ha sucedido con otras piezas tecnológicas revolucionarias, el origen de los pendrives o memorias USB está repleto de discusiones, demandas, conflictos sobre patentes, ingenieros golpeándose en el pecho, y gigantes multinacionales.

El mundo informático recuerda muy bien que ingresamos al siglo XXI con unidades ópticas y disquetes de 3.5 pulgadas. Los discos Zip de Iomega fueron un verdadero desastre (lo dice alguien que sufrió sus «clics mortales» en carne propia), y a la hora de hacer respaldos, no teníamos otra opción más robusta que volcar nuestras vidas digitales a CDs, que debían ser tratados con mucho cariño. Sin embargo, lentamente comenzó a filtrarse en el mercado la llamada memoria USB, o como prefiero en lo personal, pendrive. El primero que tuve era de 256 megabytes, y me lo enviaron de Suiza. Iba a los ciber cafés, y pensaban que era alguna clase de extraterrestre. «¡Esa cosa no puede guardar 170 disquetes!» era el típico reclamo, y una vez que veían la capacidad disponible, preguntaban dónde podían obtener uno. Hoy, esa pregunta es irrelevante. Compré un Kingston DTSE9 de 16 gigabytes por monedas el mes pasado, y por supuesto, hay modelos mucho más avanzados. ¿Pero cuál fue «el» primero?

ThumbDrive
ThumbDrive, el primer pendrive comercial

Bueno… pregunta complicada si las hay. El malasio Pua Khein-Seng, uno de los fundadores de la compañía Phison, ha reclamado durante años el título de «padre del pendrive», y su trabajo sobre controladoras Flash USB le dan cierto crédito. Al rastrear patentes inevitablemente terminamos en US6148354A, presentada por Amir Ban, Dov Moran y Oron Ogdan de la «ex» M-Systems Flash Disk Pioneers. La patente fue entregada en abril de 1999, mientras que en septiembre de ese año, Shimon Shmueli de IBM divulgó su propio desarrollo, aunque no lo podemos llamar «patente». Shmueli insiste en que él es el verdadero inventor del pendrive, pero la historia no se termina ahí. Trek Technology de Singapur y la china Netac Technology visitaron varias cortes tratando de validar y defender sus patentes, cruzando espadas con algunos nombres de muy alto nivel. Entonces, creo que sería más fácil descubrir la fusión en frío que identificar al verdadero inventor del pendrive, pero lo que sí sabemos, es quién llegó antes a las estanterías.

DiskOnKey
El IBM DiskOnKey debutó muy poco tiempo después que el ThumbDrive

Precisamente fue Trek Technology con su ThumbDrive, en el año 2000. El dispositivo ofrecía ocho megabytes de pura gloria en estado sólido, y con un precio inferior a los 30 dólares, era mucho más accesible de lo que se imaginaba. Quien logró lanzar un producto similar ese mismo año fue IBM, con la colaboración de la antes mencionada M-Systems, bautizado DiskOnKey. Hoy, la historia es muy diferente. Trek Technology nunca logró salir por completo del mercado asiático, M-Systems fue adquirida por SanDisk, e IBM abandonó el mercado de consumo general, pero las memorias USB están en todas partes. Son cada vez más grandes, y más rápidas. Definitivamente, una excelente adición para nuestro arsenal informático.

Deja tu voto

2 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 8

Upvotes: 5

Upvotes percentage: 62.500000%

Downvotes: 3

Downvotes percentage: 37.500000%

Lisandro Pardo

7 Comments

Deja una respuesta
  1. Y también los disquetes había que tratarlos con igual o más cariño, o todo tu trabajo y tarea se iba para siempre, también por experiencia propia.

    “ocho megabytes de pura gloria en estado sólido” jajajajaja como reí con esta frase.

    • El problema para mi siempre fué de sistema operativo. Recuerdo que cuando tenia Windows 98, los diskettes funcionaban perfecto. El problema era cuando ponías un diskette formateado con Windows 98 en una máquina con Windows 2000. Después de dos o tres escrituras el disco pasaba a la historia.

      • y te obligaba a instalar los drivers de compatibilidad para que te aceptara los pendrives, de lo contrario no podrias conectarlos y revisar los archivos

    • A mi me pasaba que si no los formateaba la primera vez que los usaba, estos no servían en otra máquina (decía que estaba limpio), pero si los volvía a meter en mi PC, ahí sí mostraba que estaba lleno. Varias veces me quice colgar de las bolas pensando en que había perdido los trabajos.

      Una vez hice algo muy estúpido, me puse a desfragmentar un disquette, si hacer respaldo, y… pues bueno… perdí todo lo que había ahí. No sabía si llorar, reír, gritar o jalarme el pelo, lo que sí hice fue quedarme con una cara de idiota viendo fijamente el monitor.

  2. wow! que recuerdos, mi primer pendrive lo compré en el año 2.005 y era de 256MB, toda una masa y me ayudó a sacar de apuros en la universidad, es de la marca Markvisión y de color azul metalizado, se lo regalé a mi madre y aún sigue funcionando
    http://thumbs.buscape.com.br/pen-drive/pen-drive-markvision-256mb_200x200-PU1ab4c_1.jpg

    ahora uso un pendrive de marca Sandisk cruzer micro de color negro de 2GB que lo compré hace como 4 años atrás y todavia lo conservo
    http://pccentre.pl/images/products/PenDrive_SanDisk_Cruzer_Micro_U3_2GB_black_2009-05-04_350.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.