“Latro”, una lámpara basada en fotosíntesis

Mike Thompson ha puesto a punto una original lámpara de aspecto “retro” que obtiene la energía eléctrica necesaria para funcionar de la fotosíntesis. Dentro del cuerpo del artefacto vive una colonia de algas que convierten la luz solar y el anhídrido carbónico en energía eléctrica que es almacenada en una batería. Completamente autónoma, la “Latro” (“Ladrón” en latín) es perfectamente capaz de mantener tu cuarto iluminado durante las noches ¿Podría aplicarse este principio a mayor escala?

Hemos buscado durante décadas una fuente de energía que resulte amigable para con el medio ambiente. Generadores de electricidad basados en el movimiento de las olas, en la fuerza del viento o en la energía de los fotones que despide el Sol son moneda corriente en los tableros de dibujo de los diseñadores, pero lo cierto es que solo un muy pequeño porcentaje de la energía que se consume en el planeta proviene de esas fuentes. La naturaleza, por el contrario, ha resultado sumamente pródiga en la “invención” de formas de obtener energía: al fin y al cabo, cada vez que “el pez grande se come al chico”, el primero obtiene energía del cuerpo de la desafortunada víctima. Los vegetales, por su parte, logran transformar el CO2 y la energía del Sol en moléculas orgánicas estables. No es ningún secreto que la vida en nuestro planeta se mantiene en buena medida gracias a este proceso, llamado fotosíntesis, que realizan las algas y las plantas. Los vegetales son verdaderas fábricas con la capacidad de sintetizar la materia orgánica imprescindible para la constitución de los seres vivos a partir de la luz y la materia inorgánica, y se estima que cada año unas 100.000 millones de toneladas de carbono se fijan en forma de materia orgánica gracias a este proceso. Si pudiésemos “copiar” la forma en que la naturaleza hace esto, podríamos obtener energía limpia, abundante y barata.

Estas algas son el verdadero “motor” de la Latro.

Mike Thompson, un diseñador que ya ha presentado antes algunos conceptos realmente innovadores, ha desarrollado una lámpara que obtiene la energía eléctrica que necesita para funcionar del proceso de fotosíntesis que lleva a cabo una colonia de algas que vive en su interior. Para desarrollar su “Latro” -término que en latín significa “Ladrón”- Thompson se inspiró en un trabajo previo realizado por los científicos de la Universidad de Stanford y Yansei. Simplificando bastante, la lampara obtiene la electricidad gracias a unos pequeños electrodos de oro -solo 30 nanómetros de ancho- que conducen la electricidad que se genera en los cloroplastos (los órganos que poseen los vegetales para realizar la fotosíntesis) desde el compartimiento de las algas hasta una batería. Esta electricidad almacenada en la batería es la que se utiliza para producir la luz.

Pequeños electrodos de oro conducen la electricidad que se genera en los cloroplastos.

Dado que se basa en el proceso de la fotosíntesis, esta lámpara debe permanecer durante el día en un sitio adecuado, donde reciba la luz del Sol. Además, cuenta con una pequeña boquilla en la que su dueño puede respirar para proveer de CO2 que el artefacto necesita para hacer su magia. Una válvula deja escapar al oxigeno que se genera como “desperdicio” durante el funcionamiento de la lampara, y otra permite agregar agua al compartimiento de las algas cuando haga falta. Sencilla, bonita y eficiente, “Latro” es un ejemplo de como podríamos copiar a la naturaleza para generar energía sin dañar -a veces irreversiblemente- nuestro medio ambiente.

Dos pequeñas boquillas permiten al dueño proveer de CO2 y agua a la lámpara.

Este genial concepto combina partes iguales de naturaleza y tecnología para proporcionarnos una lámpara que no solo produce energía gratis sino que no contamina -el único desperdicio que produce durante su funcionamiento es oxígeno-  y extrae CO2 de la atmósfera. ¿Podríamos utilizar algo como esto a mayor escala para generar la energía que consume una casa o una ciudad? Probablemente sí. El principal problema que enfrentamos hoy para construir una versión gigante de “Latro” es la necesidad de insertar los electrodos de oro en los cloroplastos. Sin embargo, así como puede aprovecharse el metano de la descomposición de los excrementos de los cerdos, es probable que con un poco de ingenio podamos algún día tener usinas que produzcan electricidad limpia a partir de enormes tanques de algas. Posiblemente, una planta generadora de este tipo sea mucho más económica y realista que instalar paneles solares en la Luna. Como sea, queda mucho camino por recorrer antes de disponer cantidades importantes de energía limpia. Mientras tanto, seguiremos quemando combustibles fósiles para obtenerla.

Deja tu voto

5 points
Upvote Downvote

Total votes: 5

Upvotes: 5

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

29 Comments

Deja una respuesta
    • Buen punto @FJS

      Según el artículo original, las algas mueren y la batería que almacena su energía se descarga. Lo que destacan en el artículo es que las algas son fáciles de cultivar y de mantener, pero recomiendan a los poseedores de una LATRO tratar a estos seres como si fueran una mascota más (sacándolas al sol, poniéndoles agua, lavándote los dientes antes de soplarles CO2 XD, y cosas por el estilo).

      • y si tocan días lluviosos???

        me gusta mucho este tipo de investigaciones, me gustaría que se aprovechen todas
        hace un tiempo vi unos videos de como construían unos edificios capaces de proveerse energía eléctrica por medio de energía eolica con 3 recolectores(no se como se llaman) cada uno sobre un puente que une ambos edificios

        espero que en un futuro tengamos varias opciones para obtener energía

  1. Pero, es cierto que en la noche las plantas hacen lo contrario, absorben oxigeno y producen CO2???.. porque si es asi, entonces al utilizar por la noche esta lampara me quitaría el oxigeno y para variar llenara mi casa de CO2… o ya estoy hablando cosas sin sentido??, es que hoy me levante inspirado..

    • Efectivamente, por ello recomiendan que no se duerma con muuuchas plantas en una habitación poco ventilada. Pero tienen que ser muuuchas para que se note.

    • #3 No te preocupes, el balance de O2 consumido y O2 producido es positivo. Es decir, consumen menos O2 del que producen (y por cierto, no es cierto que solo produzcan O2 por el día, todo depende de las necesidades de la planta en ese momento, y además, estas son bacterias!).

      ¡Imaginate que los seres fotosintéticos consumiesen más, o incluso el mismo O2 del que producen!¡No habría vida en el mundo!

  2. para mi ya hay tecnologia limpia para obtener enerjia, el problema es el poder que tienen la petroleras y el capital en general sobre la sociedad. por no decir que son los duenios…
    hasta que esto no cambie, aunke maniana se inventace un auto que ande a co2 y emita exigeno, vamos a seguir quemando conbustibles fociles!

    • Eso es correcto Nogro, pasara mucho tiempo para que se de ese cambio de mentalidad en todas las personas, desafortunadamente el ser humano no actúa hasta que el problema sea evidente

      • "desafortunadamente el ser humano no actúa hasta que el problema sea evidente " para ser sincero,ni a ese punto hemos llegado y se puede ver, por lo general solo queda en intentos de pocas personas

      • Corrijo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡… por que o si no, le caen a uno a cual transito "hasta que el problema es evidente o si prefieren hasta que nos veamos en la inmunda¡¡" 😀

  3. El tipo está loco de remate, más bien se parece a un Dr. Frankenstein moderno. Miren el proyecto que está al lado de la Latro, "Growing Pains" (en inglés).

    • Cierto, este tipo debe fumar chicle. Además tiene también otro experimento que consiste en hacer un agujero en una caja y fotografiar las imágnes que se forman en el interior a lo largo del día. Sencillamente una parída. En cuanto a este experimento con algas, es algo curioso que posiblemente podrá servir de inspiración a otros que funcionen de una forma más eficiente. El echo de tener que cuidarlas como una mascota no es muy lógico puesto que si tienes en t casa 20 lámparas te pasarás el día cuidando de tus lámparas. De momento mis lámparas convencionales me dan menos guerra 🙂 Saludos!

  4. El unico inconveniente, o bien lo más dificil de todo esto es insertar esos electrodos a los cloroplastos de las algas. De ahi en fuera lo demas es cuestión de acostumbrarse.

  5. Me gustaría saber qué ALGA se utiliza y cómo se conectan los electrodos de oro en la lámpara para qué resulte y de luz. Agradecería mucho la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *