Circuitos integrados autoreparables

Cuando un circuito integrado falla la única forma de volver a poner en condiciones de funcionamiento la máquina que depende de el es reemplazándolo por uno nuevo. La tecnología utilizada en la construcción de estos componentes, muchos de los cuales tienen millones de transistores  y miles de conductores que pueden eventualmente fallar, impide que el usuario o un técnico pueda acceder a su interior para intentar una reparación. Sin embargo, algunos científicos están desarrollando circuitos integrados autorreparables, capaces de volver a funcionar luego de una avería. Si esta investigación se convierte en una tecnología masiva, podríamos tener circuitos capaces de sobrevivir a la mayoría de los fallos.

Si. Cuando un circuito integrado cuyo costo quizás no supere unos pocos centavos de euro falla, hay que gastar una pequeña fortuna para reemplazarlo. O peor aún: si su encapsulado es lo suficientemente moderno, del tipo BGA o similares, quizás haya que reemplazar incluso la placa en la que está montado o -en el peor de los casos- el artefacto completo. La tecnología utilizada en su construcción hace imposible que alguien -ni siquiera los ingenieros que los han diseñado- puedan intentar repararlos. Un circuito integrado típico es un pequeño rectángulo de silicio, de no más de unos 5 o 6 milímetros cuadrados, en el que se han creado mediante técnicas litográficas cientos de miles (a menudo millones) de componentes individuales. Esa pequeña oblea se conecta mediante delgadísimos conductores de oro a los pines del integrado y luego se lo sella definitivamente con algún tipo de plástico o cerámica, que además de protegerla dificulta enormemente el acceso al interior del componente. Y en caso de que se lo pueda abrir, la oblea de silicio y sus conecciones son generalmente irreparables.

Sin embargo, una nueva tecnología podría cambiar este panorama. Un grupo de profesores de la Universidad de Illinois, entre los que se encuentran Nancy Sottos (profesor de ciencia de los materiales), Scott White (profesor de ingeniería aeroespacial) y el profesor de química Jeffrey Moore, utilizaron los avances producidos en el campo de los polímeros para desarrollar un nuevo tipo de circuito integrado “autoreparable”. Obviamente, hay que aclarar que este tipo de componente, si alguna vez llega al mercado, no será capaz de sobrevivir a cualquier tipo de desastre. Solamente podría restablecer conexiones rotas en su interior de forma automática y prácticamente instantánea. Los investigadores han publicado los resultados de su investigación en la revista especializada Advanced Materials. “Se trata de un avance que simplifica los sistemas”, explicó Moore. Y agregó: “en lugar de tener que construir sistemas redundantes o subsistemas de diagnóstico, el material utilizado en la construcción del integrado será capaz de solucionar el problema por si mismo.” Se trata de un avance que no solo será bienvenido en la industria doméstica, como la que nos provee de ordenadores o automóviles, sino por la industria aeroespacial, en donde un fallo puede acabar con una misión cuyo desarrollo ha costado cientos de millones de dólares e insumido ciento de miles de horas hombre.

El equipo de Illinois ya había desarrollado un sistema similar capaz de autoreparar polímeros, y ahora la adaptaron para solucionar problemas relacionados con  materiales conductores. Básicamente, el sistema utiliza microcápsulas de unas diez micras de diámetro depositadas sobre la parte superior de los conductores de oro que se utilizan para conectar entre si partes del circuito. Cuando se produce una grieta, las microcápsulas se abren liberando el metal líquido que contienen en su interior. Este metal llena el vacío producido en la linea, restableciendo el flujo eléctrico.Lo realmente destacable de este trabajo es que constituye un primer ejemplo del uso de estas microcápsulas”, explica White. “Hasta ahora sólo se había intentando la autoreparación estructural. Esta investigación se centra en la restauración de la conductividad“, finaliza. Los investigadores demostraron que el 90 por ciento de sus muestras recuperaron el  99 por ciento de la conductividad original, incluso utilizando una pequeña cantidad de microcápsulas. Cuando esta tecnología esté madura, podrá aplicarse también a las baterías, dando lugar a una nueva generación de equipos extremadamente resistente a los fallos.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

10 Comments

Deja una respuesta
    • #1 Lo mismo pienso yo, a la industria espacial puede que le venga muy bien, pero el resto… nos seguirán metiendo cosas que al cabo del tiempo se estropean para que compremos más.

    • #1 ahi vienen los conspiranoicos con sus teorias de de obsolencia progranmada cuando seguro no saben un carajo de ciencia de materiales
      estudia tu y luego ven y fabrica cosas utilizables que duren miles de años sin que te cueste millones de dolares porfavor estudien antes de empezar a hablar sin saber

      • #3 La cuestion no es fabricar cosas que por construccion duren mucho, sino no programar las cosas para que aunque los materiales estén en perfecto estado dejen de funcionar

      • #3 Por lo visto no sabes ni de ciencias de los materiales ni de la simple economia.Osea en realidad no tiene nada que ver una cosa con la otra, pero la caducidad programada no es una conspiración es algo con lo que sin ella no funcionarian los mercados tal como los conocemos hoy en dia.

  1. La obsolecencia programada no es cuestión de duración, es cuestión de eso "obsolecencia", generar actualizaciones con el fin de vender más veces lo mismo y que las actualizaciones hagan incompatibles los elementos antiguos. Que salga el iphone 4 le hagan meses de promoción lo vendan como pan caliente y para época de las fiestas saquen el mismo teléfono pero con una S al final, eso es obsolecencia programada. Igual que el Ipad I y el Ipad II. Generar dispositivos autorreparables es una excelente opción para evitar la contaminación por desechos electrónicos

  2. ya tenemos robots que llevan armas robots (buscar robot militar talon)
    otros que puden llevar gran cantidad de peso (hrcules, big dog, etc) que tienen capacida parqa resolver problemas y hasta tenemos robots esferas (hexapod) y ahora tienen una capacidad de autoreparacion que aunque muy minima siempre puede avanzar cuanto falta hasta que una potencia como estados unidos o china junte todo esto para quien sabe que(petroleo, guerra seguridad,guerra, pertoleo conquistar la luna???)

  3. Aquí todo el mundo habla como si fuera Dios y supiera perfectamente sobre todo.

    Para mí científicamente hablando, es un logro impresionante, punto. Meterse en los temas de la obsolescencia programada es desvirtuar el trabajo de esta gente.

    Si es que son ganas de negativizar las cosas, joder. Y por cierto, la obsolescencia programada funciona porque la gente quiere y compra.

  4. Una misión a Marte, falla un puto chip y todos muertos ¡¡¡
    De eso trata esta nueva tecnología, abarcando esencialmente el desarrollo espacial. En unos años lo tendremos en nuestros hogares y tener en cuenta que el desarrollo tecnologico tiene un principio y un fin, tras ese fin se inician nuevos metodos y caminos. Los procesadores en unos años llegaran a su tope de desarrollo y en ese momento las grandes empresas se dedicaran a los contenidos, software, etc…
    Ya no sera necesario cambiar de Tablet cada 2 años.
    Puede que salga un nuevo Tablet (es un ejemplo) con mejor batería, pantalla, etc, pero en lo esencial ya no perderán competitividad para los usuarios. Resumiendo pasara de ser una compra necesaria para estar al día con el hard a ser compras por el capricho de cambiar de modelo por xxx nuevas prestaciones, que no influyen para nada en el manejo del soft.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.