in

Cue: Doctor y nutricionista en un sólo dispositivo

Hace poco hablamos de la falta de precisión en los artículos sobre salud y enfermedades publicados en la Web. Sin embargo, la idea de posponer la visita al médico no se limita a la información. Cada vez más accesorios vestibles se enfocan sobre nuestro bienestar, y ahora aparece Cue, un dispositivo que entre otras cosas, puede hacer un análisis de sangre y reportar qué necesita atención. ¿Triunfo tecnológico, o tierra fértil para hipocondríacos?

¿Por qué tantas personas se resisten a ver al médico? Es fácil pensar en cosas como la falta de tiempo, la incomodidad de pedir un turno (si es necesario), y la frustración de la espera en el consultorio o el hospital. En lo personal, creo que el punto más delicado es el enfado que provoca escuchar al doctor recitar todo lo que está mal en nosotros. No coma carne, deje el cigarrillo, baje el nivel de sal, cuidado con el azúcar. Nadie quiere escuchar un sermón, independientemente de si es merecido o no. Aún así, todas las alternativas que ofrecen posponer o incluso evitar las recomendaciones de un doctor deben ser tomadas con pinzas. Los expertos ya han demostrado su preocupación sobre la calidad que Wikipedia posee en los artículos dedicados a enfermedades. Y el hardware está haciendo de las suyas también: Un simple sensor vestible que mide el ritmo cardíaco no reemplaza a un electrocardiograma, pero en la mente de algunos usuarios sí puede hacerlo. Al mismo tiempo, surgen cosas como Cue.

 

En primer lugar, el diseño de Cue busca tomar cierta distancia de la apariencia que suele tener el equipamiento médico. Si uno pasa cerca de un Cue sin saber lo que es, podría confundirlo con un mini-parlante o algo similar. Sin embargo, su funcionamiento se basa en pequeños cartuchos descartables que se instalan en la ranura principal. El usuario toma una muestra (sangre, saliva o mucosidad) dependiendo del tipo de análisis que desee, y en cuestión de segundos, la información es transmitida a un dispositivo móvil. Si hay una deficiencia de vitamina D, la aplicación sugerirá una caminata. En caso de inflamación, recomendará cosas como licuados. Y si llega a detectar la presencia de gripe, automáticamente indicará ponerse en contacto con un doctor.

El precio oficial para Cue es de 199 dólares, aunque la historia no termina allí. Su modelo de negocios es similar al de las impresoras, y la verdadera ganancia llega con el costo del material descartable: Cada cartucho tendrá un precio de cuatro dólares, y la prueba de gripe diez. Con estos factores, Cue se excluye a sí mismo de muchos mercados, pero ese no es el punto. Sé que habrá muchas personas interesadas en obtener información directa sobre su salud, y la mecánica de Cue parece ser más que conveniente. Lo que me preocupa es la conducta del usuario. ¿Qué pasa si alguien se vuelve demasiado dependiente de Cue? ¿Qué impide a alguien hacer una prueba de gripe al primer estornudo, o iniciar una dieta de licuados si se siente hinchado? También tengo dudas en cuanto a lo técnico. ¿Detección de gripe en segundos? ¿Acaso no se necesita una semana o dos para eso? Cue tendrá la chance de probarse cuando salga a la venta, en la primavera de 2015.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Juegos Online de la Semana (13/06/14)

Enlaces Recomendados de la Semana (Nº259)