in

GeekyGeeky Una moneríaUna monería

«Guía de supervivencia para el Error del Año 2000», con Leonard Nimoy

Instrucciones para el apocalipsis que no fue

«Guía de supervivencia para el Error del Año 2000»

El mundo no necesita demasiado para quedar atrapado en una tormenta de histeria y paranoia, pero con el cambio de siglo, nuestro villano favorito fue Y2K, el bug del año 2000. Diferentes miembros de la esfera política, fundamentalistas, extremistas y grupos religiosos vieron en el Y2K una oportunidad única para diseminar su mensaje: La civilización caerá por dos simples dígitos, y debes prepararte. Eso dio lugar a toda clase de materiales extraños, incluyendo la Y2K Family Survival Guide del año 1998, que de algún modo involucró al mismísimo Leonard Nimoy


Si visitas nuestro perfil en Facebook, lo primero que verás es una imagen muy especial: La advertencia oficial de Best Buy a los clientes para que apaguen sus ordenadores antes del 31 de diciembre de 1999. Sin embargo, la locura del Y2K llegó a niveles mucho más extremos: Las plantas de energía explotarán, los aviones caerán del cielo, billones en ahorros desaparecerán, no habrá agua, ni alimento, ni medicamentos… porque algunos sistemas no pueden pasar del 19 al 20 en su fecha. Apaga tu PC por un rato, y todo estará bien. (?)


Tengo esta imagen desde hace más de diez años: El logo de «Preparado Año 2000» de un equipo Compaq

«Y2K Compliant» y «Preparado para el año 2000» se convirtieron en frases irresistibles para el mercado. Nuevos ordenadores (en aquella época) llegaron a las estanterías como una solución definitiva al problema, pero el hardware no estaba solo: También se vendieron kits de emergencia, generadores, guías de supervivencia, armas, municiones, y más de 45 millones de libros anticipando hambruna, guerras civiles, destrucción y sufrimiento. El formato VHS fue una pieza clave para esparcir esa nube de locura, y así descubrimos a Y2K Family Survival Guide, un ¿documental? de una hora en el que Leonard Nimoy se encarga de… bueno, azuzar a un país entero con el Y2K.


Y2K Family Survival Guide: Spock contra el Y2K


El vídeo comienza con el propio Nimoy trazando paralelas entre la situación actual de la humanidad y la leyenda de la Atlántida, recordando al público su (supuesto) alto nivel de desarrollo tecnológico, y su repentina desaparición. El documental (con la ayuda de algunos «expertos») se las arregla para introducir a Grace Hopper, el lenguaje COBOL, y la necesidad de conservar bits en aquellos años de tarjetas perforadas y costos estratosféricos. Las compañías y los gobiernos ahorraron millones de dólares, pero Nimoy arroja otra bomba: El mundo estaba gastando unos 600 mil millones de dólares para contener al Y2K.


Los ordenadores vuelan detrás de Leonard Nimoy

En otras palabras, la responsabilidad era de los programadores originales (las palabras de Alan Greenspan al respecto fueron repetidas hasta el cansancio), mezclada con la apatía y la negligencia de las autoridades que se negaron a escuchar las advertencias, algunas de ellas tan antiguas que se remontan a los ’60.


El testimonio de Greenspan en el «Federal Reserve’s First Monetary Policy Report for 1998» sobre la importancia de sacar el 19 en la fecha (ISBN: 9780160579974)

Algunos de los personajes citados aquí hablan del Y2K como un híbrido entre cáncer y teoría del caos, causando pequeños problemas que luego afectarán a sistemas más sensibles, para finalmente dejar fuera de combate a toda la infraestructura. El vídeo nos regala esto:

«En pleno invierno, al filo de la medianoche, 1 de enero de 2000, los ascensores podrían parar, la calefacción podría desaparecer, tarjetas de crédito y cajeros podrían dejar de funcionar, aviones y trenes podrían detenerse, teléfonos y televisores podrían quedarse mudos, sistemas de distribución de agua podrían no entregar agua para cocinar, beber o bañarse, la iluminación pública, semáforos y luces de edificios en todas partes podrían parpadear y apagarse, hospitales, clínicas y farmacias podrían ser incapaces de brindar asistencia médica, bancos y mercados alrededor del mundo podrían sufrir alguna forma de colapso, y las plantas nucleares podrían dejar de generar la electricidad que necesitamos para todos los aspectos de nuestras vidas diarias.». Énfasis en «podrían».


John Koskinen, el «zar del Y2K» designado por la administración Clinton para contener y neutralizar al Y2K. Koskinen pasó el cambio de siglo en un avión, en el aire.

Ahora, debo admitir que el documental no es 100% FUD, y dedica una pequeña parte a aquellas agencias y compañías que se prepararon de forma adecuada para recibir al nuevo siglo. Al mismo tiempo, destaca algunos problemas interesantes en la mentalidad de los preppers improvisados, y menciona que el Y2K podría convertirse en una oportunidad para redescubrir el concepto de comunidad: «La gente que consiga un arma, un año de comida y corra a las montañas, va a encontrar a mucha otra gente en las montañas, armada, y de muy mal humor. Lo mejor es quedarse en su comunidad, es un problema comunitario. No es el fin del mundo.»


El vídeo ofrece indicaciones generales para recolectar y almacenar agua, pensando en un período de «4 a 6 semanas»

Pero la contradicción más grande llega a través del propio Nimoy, cuando admite que en realidad «no hay expertos sobre el Y2K» porque «nunca ha sucedido algo como esto antes» y «nadie sabe con seguridad qué es lo que va a pasar». La segunda mitad del documental entra en la fase full prepper: Cómo recolectar agua (destinada a consumo e higiene), almacenarla, y de ser necesario, utilizar filtros o hervir el líquido para eliminar bacterias.


Sí, también recomienda el uso de baños químicos, y su descarga en el inodoro convencional

También habla de combustible y de comida, tanto enlatada como deshidratada, para humanos «y» mascotas. Hasta los baños químicos tienen una mención especial, en caso de que el inodoro deje de funcionar. Las recomendaciones apuntan a una preparación de «un mes a seis semanas», siempre haciendo presión sobre el aspecto comunitario, y la creación de redes locales. La parte más delicada es la de los medicamentos, porque muchos doctores simplemente se niegan a adelantar prescripciones.

La última sección del documental hace un repaso a todos los ítems que un sobreviviente del nuevo siglo debería tener a su alcance, mientras que los expertos califican el impacto del Y2K entre 2.5 y 3, en una escala de 1 a 5 (siendo 5 un desastre absoluto).

Al final, la civilización no colapsó, y el mundo no se hundió como la Atlántida. De hecho, hoy el Y2K es una razón más para burlarse de la naturaleza humana, y de la histeria que provocó en su momento. Sin embargo, algunos creen que el Y2K se convirtió en una broma porque hubo gente que lo tomó muy en serio durante el cambio de siglo, y aún así fue imposible evitar ciertos incidentes de alto perfil… pero esa es otra historia.


Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SimulIDE: Simulador de diseños de PIC y Arduino

Wiby

Navegando en la vieja Web con Wiby