in

Ubuntu Edge: El super-smartphone de Canonical


No es la primera vez que nos encontramos a un smartphone buscando el apoyo del crowdfunding para llegar al mercado, aunque creo que nunca ha habido un proyecto que trate de alcanzar semejante nivel. La intención de Canonical de llevar a Ubuntu al espacio móvil es bien conocida, pero todo software necesita alguna clase de hardware sobre el cual ejecutarse, y ese hardware, es Ubuntu Edge.

Mark Shuttleworth comienza la descripción del proyecto con una nota bastante curiosa: La industria automotriz tiene a categorías deportivas como la Fórmula 1 para poner a prueba nuevas tecnologías, pero en el mundo de los smartphones no hay nada similar. Y tiene razón: Los fabricantes que deciden correr un riesgo con un nuevo componente o protocolo se cuentan con los dedos de una mano, mientras que los productos disponibles no dejan de ser versiones pulidas y refinadas de conceptos que ya llevan varios años en circulación. Eso no sucederá con Ubuntu Edge. La intención del Edge es la de “ser un Fórmula 1” entre los smartphones, basado en tecnologías que por vías tradicionales demorarían años en llegar a un producto de distribución masiva.

Ubuntu Edge

La estética es un factor crítico entre los smartphones, y no hay excepciones con el Ubuntu Edge. Estará fabricado a partir de una pieza única de metal texturado, algo que nos hace recordar al proceso Unibody de Apple. El Edge utilizará una pantalla de 4,5 pulgadas, ubicándose justo en la frontera del formato phablet, pero hay algo más: De la misma forma en que las cámaras digitales han tenido su carrera de megapíxeles, Shuttleworth y compañía creen que está sucediendo lo mismo en las pantallas de los smartphones, aumentando la densidad de píxeles de forma innecesaria. Por lo tanto, la pantalla del Ubuntu Edge tendrá una resolución máxima de 1.280 por 720 píxeles, pero buscará mejorar otros aspectos, como la precisión de color, el brillo y el contraste. Las especificaciones técnicas no dan precisiones sobre el SoC, pero el Edge contará con 4 GB de RAM, y unos escalofriantes 128 GB de almacenamiento interno. El smartphone funcionará como una PC cuando se encuentre estacionado en su dock, y también ofrecerá la posibilidad de realizar dual-boot entre Ubuntu y Android. Dos cámaras (8MP y 2MP), WiFi n, dos antenas LTE, y soporte NFC son algunos de los elementos que se unen al Ubuntu Edge, y su batería estará basada en nanocables de silicio, con una mayor densidad energética.

Para finalizar, Ubuntu Edge necesita dinero. Mucho dinero. Algunos proyectos de crowdfunding lograron obtener sumas impresionantes desde todo punto de vista, sin embargo, Ubuntu Edge está buscando reunir 32 millones de dólares. En 72 horas ha superado la marca de los 5,5 millones, pero el proyecto entró en una especie de pozo. El punto de acceso más económico para un Edge era de 625 dólares, y ya se han reservado las 1.250 unidades disponibles. El siguiente punto asigna al Edge un valor de 725 dólares, pero sólo se han solicitado ochenta al momento de escribir estas líneas. Entiendo perfectamente que Shuttleworth busque establecer al smartphone como una plataforma de alta tecnología, pero los colaboradores quieren un Ubuntu Edge, y aparentemente lo quieren a un precio más accesible, Fórmula 1 o no.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Android 4.3 ya es oficial

Haswell para tablets, el próximo objetivo de Intel