in

Weapons Against Robots: Emulando a John Connor

Cada día que pasa es mayor el número de robots que “militan” en las fuerzas armadas de los países más poderosos del planeta. Este hecho no pasa desapercibido a muchos expertos, quienes temen que la situación en algún momento se desborde y nos condene a un futuro terrible. Pero siempre hay alguien que ve una oportunidad de hacer un buen negocio, y parece que esta situación no es la excepción.

Como dice Richard Tyler en su columna del Telegraph, no pocos fanáticos de Terminator deben haber asociado la red de supercomputadoras encargadas de lidiar con el enorme volumen de datos generados por el LCH con la red Skynet (responsable de tomar el control del mundo mediante una colección de despiadados robots asesinos).

Es que el LHC ha dado para todo. Nosotros mismos nos hemos pasado un par de meses entre contentos y acojonados, siempre con la mente puesta en el resultado de los choques de extrañas y masivas partículas impulsadas por Dios sabe qué tipo de energías, a través de un túnel frío e interminable. Pero hasta el momento no hemos pensado en un hecho en extremo trascendental: para procesar la información que escupe esa máquina, hace falta una gigantesca grid de superordenadores, capaz de dejar a DeepBlue a la altura de un Commodore 64 averiado.

Pero todo llega. Algunos, como decíamos, han comenzado a pensar que el peligro real está en el ordenador “de a bordo” y no en el acelerador en sí mismo. Y no se han quedado sentados a esperar que T-800 les golpee la puerta, sino que han organizado la resistencia. Ben Way, quien puede ser descrito como un visionario (o un oportunista, según el cristal con el que se lo mire) ha tomado el toro por las astas y, en menos de lo que canta un gallo, se ha montado una ¿empresa? destinada a desarrollar una serie de armas que dejarían a las de los Hombres de Negro absolutamente en ridículo. Ben pretende poner a punto algunas cositas destinadas a patearles el trasero metálico a los robots que podría construir algún día un superordenador encabronado. Si eso no es ser previsor, que me lleven preso.

En realidad, lo que Weapons Against Robots Defence Company intenta haceres ganar un poco de dinero, gracias a nuestro natural rechazo a los robots-malos-que-quieren-hacernos-pedacitos. Su objetivo declarado es “protegernos de las amenazas de un futuro robótico”. Según puede verse en su pagina Web, WAR Defence desarrolla productos de tres clases, todos dedicados a salvarnos de los robots. Han puesto a su gente a trabajar en armas capaces de destruir robots; en sistemas para la detección y monitoreo de las amenazas robóticas; y en una serie de virus increíblemente malvados destinados a tomar el control de los robots asesinos y convertirlos en inofensivos adictos al jugo de naranja.

Ben sostiene que “es fundamental que comencemos  a discutir ya mismo sobre las consecuencias a largo plazo y las implicaciones éticas que la revolución robótica planteará”. Es que la moda de los robots militares no se detiene. Y, aunque por ahora la decisión de disparar a un humano todavía depende de otro humano, tarde o temprano, cree Ben, esas decisiones se tomarán mediante complejas reglas lógicas y matemáticas programadas en el cerebro de un robot.

Ben, que no tiene un pelo de tonto, asegura que “las consecuencias de un potencial malfuncionamiento de uno de estos cerebros electrónicos podrían ser devastadoras”. Con esta preocupación en mente, ha puesto a sus ingenieros a pensar en formas de recuperar el control en caso de que los robots bélicos del futuro nos metan “en problemas”. Y más tarde especula sobre la evolución de la robótica: “dentro de 15 años, [los robots] serán elementos comunes dentro de nuestra sociedad. Y 15 años más tarde, poseerán un intelecto comparable al de un humano.” En este punto, es lícito preguntarse si Way hace bien en preocuparse por el tema, o simplemente es otro tío buscando la forma de hacerse rico. El profesor de Inteligencia Artificial de la Universidad de Sheffield, Noel Sharkey, asegura que la de Ben es “la primer respuesta real que he visto al uso de robots autónomos como maquinas de guerra”. Bueno, real o no, al menos es un pionero en la materia.

En realidad, uno tiende a preocuparse cuando lee sobre como el ejercito planea constantemente aumentar el numero de robots que emplea en sus filas. O sobre como una rebelión robótica podría complicarnos la vida. Pero es muy probable que Ben se haya adelantado un poco. Tampoco parece muy serio crear una empresa con un nombre bonito para “vender” sistemas de armas y dispositivos de defensa que no existen contra una amenaza que quizás nunca se concrete. Quizás, como siempre, sea más fácil y lógico prevenir que curar, evitando construir maquinas que puedan acabar con nosotros.

Si Asimov, en el siglo pasado, pudo pensar tres leyes para impedir que los robots nos dañen, los ingenieros actuales deberían ponerse a buscar una forma práctica de mantenernos a salvo.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

7 Comments

Leave a Reply
  1. JAJA!, CREO QUE ESE TIO HA VISTO MUCHAS PELICULAS TIPO TERMINATOR O YO ROBOT. LO CIERTO ES QUE EL NUMERO DE ROBOTS DIA CON DIA SE HA INCREMENTADO, BASTA CON VER LOS REOBOTS TIPO "ASIMO" (EL DE JAPON) QUE REALMENTE NOS PONENE A PENSAR QUE ALGUN DIA TENDREMOS A UNO DE MAYORDOMO Y SI QUE SON BONITOS, PERO ESO DE PENSAR QUE ALGUN DIA ESE PEDASO DE OJALATA ME QUIERA PATEAR EL TRASERO… NO ESTOY TAN SEGURO. SI BIEN LA I.A. AVANZA A PASOS AGIGANTADOS, DUDO MUCHO QUE EN 30 AÑOS SE DE EL SALTO A UNA INTELIGENCIA IGUAL O SUPERIOR A LA NUESTRA,AUN QUE HAY UNO QUE OTRO TIO EN EL MUNDO QUE LA VERDAD NO PARECE TENER MAS QUE UN CHICHARO COMO CEREBRO. TAL VEZ Y LAS COSAS SEAN DIFERENTES Y LA I.A. REALMENTE LLEGUE A SER TAN ALTA COMO NOSOSTROS, ES POSIBLE, BIEN SE HA DICHO, QUE DENTRO DE MILLONES DE AÑOS NO EXISTA MAS INDICIO DE NOSOSTROS QUE ENTIDADES POST-BIOLOGICAS MECANICAS QUE BAGUEN POR EL UNIVERSO. PUES ESPERO QUE LA EMPRESA DE ESE TIO QUIEBRE, JAJA, SUENA FEO, NO?, PERO REALMENTE NO QUIERO VER QUE UN T-800 TOQUE MI PUERTA CON INTENCION DE TERMINAR MI EXISTENCIA. PUES COMO DICEN POR ESTOS RUMBOS: EL FUTURO ES AHORA!, SALUDOS A TODOS 😀

  2. La verdad, es un poco triste tener que decir esto, pero es imposible que suceda algo como en la historia de terminator, o matrix.
    La razon es bastante simple, y es que no se puede hacer un programa que nos diga si otro programa termina o no. (Lo cual esta teoricamente demostrado)
    Las consecuencias de esto creo que son bastante obvias. Un programa podria "crear" codigo, pero en cuanto le inserte un ciclo, si ese ciclo es infinito o no nunca va a poder decidirlo. Y esto es algo bastante simple, si nos ponemos quisquillosos seguramente se pueden encontrar muchisimos mas ejemplos…

  3. No veo posible que las maquinas acaben con nosotros, seguramente lo hagamos antes entre nosotros, y los supervivientes terminaran viviendo a lo MAD MAX

  4. Que los robots nos superaran es un hecho, pero no por eso tenemos que crear conflictos. Podemos pasar nuestra conciencia a un robot y listo.
    CUIDADO CON LOS HACKERS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Análisis: Google Chrome Dev Channel

Los teléfonos móviles de Hansel y Gretel