Commodore VR64: Un clásico de la retroinformática, en realidad virtual

El Commodore 64 cumplió 35 años, y sus fans más férreos no bajan los brazos. Existen docenas de ideas y hacks allá afuera, pero el trabajo de «Jim_64» se encuentra en un nivel diferente. Tal y como lo sugiere su nombre, Commodore VR64 es un proyecto que adapta a un casco virtual para ser utilizado en el Commodore 64, y su creador incluso se tomó la molestia de desarrollar un juego compatible.

La historia nos dice que Atari creó un laboratorio de investigación repleto con experimentos de realidad virtual en 1982. Así es: 1982, mismo año en el que fue lanzado al mercado el ordenador Commodore 64. Lamentablemente, la crisis del ’83 hizo pedazos a los sueños virtuales de Atari, mientras que el Commodore 64 arrasó con todo lo que no estaba clavado al suelo. Su aventura duró casi doce años (arrojando la toalla en abril de 1994), pero fue a mediados de 1995 que la realidad virtual trató de seducir a los jugadores con soluciones al estilo del Virtual Boy. El fracaso de ese sistema y el extremo costo de alternativas más avanzadas abandonaron a la realidad virtual en un pozo muy profundo, del cual le costó mucho trabajo escapar. Con esto quiero decir que la realidad virtual y el Commodore 64 nunca tuvieron la posibilidad de cruzarse en forma oficial. Entonces… ¿por qué no lo hacemos «extraoficial»?

Ese fue el trabajo del entusiasta «Jim_64» con su Commodore VR64. Básicamente todo comenzó con el proyecto de ciencias de su hija, enfocado en cascos virtuales. Después de haber fabricado su propio Google Cardboard y de usar a smartphones como pantallas, Jim_64 llegó a la conclusión de que necesitaba hacer un casco virtual compatible con el Commodore 64. Tomó a un sencillo casco virtual genérico de diez dólares, instaló una pantalla LCD que encaja en el espacio del teléfono, sumó un transformador y aplicó cantidades perturbadoras de pegamento.

La pantalla está dividida en dos secciones de 19 columnas por 25 filas, equivalentes a una resolución de 152 por 200 píxeles en cada ojo. Por supuesto, ningún entorno de realidad virtual está completo sin software compatible, y el Commodore VR64 no es la excepción. Para cubrir el vacío y demostrar la capacidad de su casco, Jim_64 creó un juego llamado Street Defender, cuya descarga es gratis. Si un Commodore 64 puede alinear ejes de transmisión durante tres décadas, el hecho de que posea un casco virtual no es algo tan descabellado.

Deja tu voto

1 point
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 1

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%