Desarrollan “condón USB” para proteger smartphones

Los llamados “cargadores maliciosos” no son ningún artilugio ficticio. En la última conferencia Black Hat quedó demostrado que un cargador aparentemente común puede ser convertido en un vector repleto de malware con el objetivo de infectar a un smartphone, pero dicho concepto existe desde hace un buen tiempo. Para evitar una infección de esa clase, nada mejor que un condón USB, que interrumpe cualquier conexión de datos en cargadores públicos.

Hace aproximadamente tres meses hablamos sobre una iniciativa de AT&T para instalar cargadores públicos solares en puntos estratégicos de New York, como un beneficio gratuito destinado a todos aquellos que en una emergencia necesitan una recarga rápida en sus dispositivos. Como alguien que lleva dos baterías extra a falta de una, entiendo que puede llegar a ser muy complicado administrar la energía en un smartphone para que no nos abandone en un momento crítico… pero hay un problema. Cualquier punto de recarga público tiene el potencial de ser una fuente de malware esperando a que alguien conecte su móvil sin sospechar nada. En la última conferencia Black Hat, un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia logró esconder un BeagleBoard dentro de un cargador (bautizado Mactans), que transfirió un virus a un iPhone sin haber sido sometido a un jailbreak. El virus fue programado para que el smartphone hiciera una llamada, pero no tenemos dudas de que podría hacer algo mucho peor.

Condón USB

 

Lamentablemente, el perfil propietario en los puertos de los dispositivos iOS coloca al usuario como primera línea de defensa (en otras palabras, no conectes a tu iPhone en cualquier parte), pero en el caso de dispositivos Android y otros móviles que usan un puerto USB convencional, sólo se necesita de algo como un condón USB, desarrollado por Stephen A. Ridley, y alguien a quien sólo se conoce como “Drakkhen”. Todo lo que hace el condón es interrumpir los dos enlaces de datos en cualquier puerto USB (D+ y D-), manteniendo intactas a las conexiones de tierra y de 5 voltios. El condón está disponible con conectores del tipo A, micro B y mini B, por lo que puede adaptarse a casi cualquier móvil (o por qué no tablet) en el mercado. Y en cuanto a cómo usarlo… creo que no es necesaria ninguna explicación. Si bien existen cables USB compatibles exclusivamente con el proceso de recarga, el condón USB tiene el tamaño de un pendrive, y es mucho más fácil de transportar. El sitio oficial ha abierto la preventa de estos condones con un precio de diez dólares, pero el circuito es tan sencillo, que cualquier entusiasta de la electrónica probablemente sea capaz de duplicarlo en cuestión de minutos.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *