El motor diésel más grande del mundo

129 Flares Twitter 71 Facebook 39 Google+ 19 Pin It Share 0 Email -- 129 Flares ×

¿Alguna vez te preguntaste como sería el motor que impulsa un gigantesco buque portacontenedores? Estos barcos suelen tener cientos de metros de largo y transportar miles de toneladas a través de los mares, y obviamente necesitan de un gran motor. El más grande del mundo es el Wartsila-Sulzer RTA96-C, un motor diésel de 6 a 14 cilindros, cada uno de casi 2000 litros, que mide unos 13,5 metros de alto y más de 27 metros de largo. Con un peso cercano a las 2300 toneladas, el modelo más grande es capaz de proporcionar unos 114.800 hp de potencia. 

Wartsila es uno de los fabricantes de motores de uso naval más importantes del mundo. Con sede en Finlandia, la empresa fue fundada en 1834 y emplea en la actualidad a unas 20 mil personas. Su producto más famoso es sin dudas el Wartsila-Sulzer RTA96-C, un motor considerado como el  mayor motor de combustión interna del mundo. Se trata de un modelo turbodiésel de 14 cilindros y funcionamiento interno de dos tiempos. Wartsila produce versiones “más pequeñas” de este monstruo con menor cantidad de cilindros, a partir de seis, siempre con un número par de ellos. Sin embargo, todas comparten el mismo tamaño de pistones y otros elementos, de forma que puedan ser lo más “compatibles” posible a nivel repuestos. El combustible utilizado para impulsar esta bestia mecánica es el fuel-oil pesado, y es capaz de conseguir una eficiencia térmica superior al 50%, lo que en palabras simples significa que más del 50% de la energía que se obtiene al quemar el combustible se transforma en movimiento. Este valor es bastante más alto que el que se consigue en un motor de coche convencional, que suele tener una eficiencia comprendida entre el 35 y 40%.

El motor diésel más grande del mundo

Como es lógico, un motor de semejante tamaño -su altura, de unos 13.5 metros, equivale a un edificio de cinco pisos- sólo puede utilizarse en vehículos enormes, y los barcos portacontenedores y superpetroleros son los que se benefician de sus características. El Emma Maersk, que con sus casi 400 metros de largo es considerado el portacontenedores más grande del mundo, tiene un Wartsila-Sulzer RTA96-C de 14 cilindros en sus entrañas. Ese modelo posee sus cilindros en linea, tecnología common-rail para la distribución del combustible, sobrealimentación por turbocompresor, unos impresionantes  1.820 litros (18,2 millones de centímetros cúbicos) por cilindro (25.480 litros en total), y es capaz de entregar una potencia de 114.800 CV girando a 102 rpm. Obviamente, un motor de ese tamaño no es capaz de girar a un elevado número de revoluciones por minuto, pero ni falta le hace: es capaz de proporcionar un par máximo de 7.603.850 Nm a 102 rpm.

El consumo de combustible puede ponerte los pelos de punta. Se traga casi cuatro litros de diésel por segundo (cerca de 14 mil litros por hora) cuando se lo exige al máximo, y la mitad cuando marcha más desahogado.  Los pistones, que tienen un diámetro de 96 centímetros, recorren unos 2.5 metros a lo largo del cuerpo del motor (un bloque que pesa aproximadamente 2.300 toneladas) a una velocidad de 8.5 metros por segundo, lubricados con parte del aceite que se inyecta para que se queme junto con el combustible. El cigüeñal, que como puedes ver en las fotos es algo de otro mundo, pesa 300 mil kilogramos. ¿Vas entendiendo por que no puede girar a muchas revoluciones por minuto? 

El motor diésel más grande del mundo

Obviamente, un motor de este tamaño produce una buena cantidad de gases de escape calientes que pueden aprovecharse. Esto se consigue mediante un turbogenerador de 9.860 KW, que gira en parte gracias a los propios gases de escape y en parte al vapor producido aprovechando su calor. Para acceder a las diferentes partes de este motor se adosan a su estructura una serie de escaleras y pasarelas, sobre las cuales los operarios parecen figuras de juguete. Cada tres años se somete a una revisión total, que además de costar un ojo de la cara se encarga de reemplazar las piezas que evidencien desgaste para asegurarse de que funcionará como debe durante tres años más. ¿Lo conocías?