Hack para actualizar Windows 7 y 8.1 en nuevos procesadores

A pesar de Microsoft

La historia circuló rápidamente por la Web, y la respuesta de los usuarios no se hizo esperar. La decisión de Microsoft de bloquear actualizaciones en plataformas Ryzen y Kaby Lake con Windows 7 y Windows 8.1 generó una tormenta de críticas, pero en Redmond no parecen estar dispuestos a cambiar de opinión. La consecuencia es un nuevo parche que hackea un archivo interno del sistema, y engaña a Windows Update de modo tal que siempre ve a un procesador soportado.

Una mancha más en el expediente de Microsoft, sin lugar a dudas. En plena locura febril del «software como servicio» y demandas legales que se multiplican, Redmond decidió bloquear Windows Update en Windows 7 y Windows 8.1 cuando se utiliza a estos sistemas operativos sobre hardware Ryzen o Kaby Lake. Microsoft ya había tratado de hacer lo mismo con Skylake, pero después de la reacción inicial movió el bloqueo una generación. Si bien es necesario reconocer que existen algunos desafíos técnicos al momento de instalar Windows 7 en un ordenador Ryzen (principalmente por el lado de la detección USB), nada de esto sucedería con los controladores adecuados. Si sumamos el detalle de que Windows 7 tiene soporte hasta 2020 y Windows 8.1 ni siquiera salió del mainstream, es fácil llegar a la conclusión de que hay muchos usuarios enojados.

Esta es la advertencia que presenta Windows Update cuando detecta un procesador «no soportado»

Uno de ellos es «Zeffy» en GitHub, quien además de compartir su opinión sobre Windows 10 usando palabras muy coloridas, publicó un parche que desbloquea el uso de Windows Update en Windows 7 y 8.1 con Ryzen-Kaby Lake. Los hotfixes que añaden la restricción en primer lugar son KB4012218 y KB4012219. Esto demandó una serie de comparaciones en los archivos, y Zeffy finalmente dio con wuaueng.dll, que posee dos funciones: IsDeviceServiceable(void) y IsCPUSupported(void). Con una simple edición, wuaueng.dll es obligado a reportar al CPU como compatible.

Ahora, la letra pequeña. En primer lugar, todo lo que debe hacer Microsoft para desactivar el parche es emitir una nueva versión de wuaueng.dll en futuros hotfixes. Esto convierte al proceso entero en una carrera, ya que el usuario necesitará sobreescribir al nuevo wuaueng.dll con uno modificado en cada ocasión. Y en segundo lugar, la edición de archivos de sistema quiebra la integridad del System File Checker, o sea que cualquier revisión vía SFC presentará errores. Las alternativas son limitar los updates en Windows 7 y 8.1 a «sólo seguridad» para evitar la instalación de KB4012218 y KB4012219 (cosa que no impide a Microsoft colocar el bloqueo en otros parches), o usar una solución externa como WSUS Offline Update y rodear a Windows Update por completo.

Deja tu voto

5 points
Upvote Downvote

Total votes: 11

Upvotes: 8

Upvotes percentage: 72.727273%

Downvotes: 3

Downvotes percentage: 27.272727%

3 Comments

Deja una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *