Impresora 3D de alimentos: Imprimiendo comida

No es la primera vez que la alimentación y la tecnología cruzan espadas. Después de todo, la gastronomía molecular supo dejar su huella aún después del cierre de una de sus cunas más importantes como fue elBulli, pero en vez de nitrógeno y dióxido de carbono, lo que nos trae aquí hoy es una impresora 3D, cuyas tintas son completamente comestibles y pueden tomar diferentes formas que serían extremadamentre complejas (o directamente imposibles) de lograr a mano.

Alguna vez fui pequeño, y recuerdo muy bien las veces que hice sufrir a mi madre a la hora de “convencerme” de que comiera algo que sabía que no me iba a gustar. La clásica trampa de “si no lo pruebas, no vas a saber si te gusta” sólo funcionó la primera vez, y algunas cosas eran horrendas simplemente por su apariencia. ¿Brócoli? ¿Quién puede tener interés de comerse un árbol en miniatura? ¿Coliflor? El simple olor que deja en la cocina hace huir a los más valientes. Las verduras suelen ser las más resistidas por los pequeños de la casa, pero en muchos casos se trata de una cuestión de aspecto por sobre todas las cosas. Las papas, a pesar de ser poco más que un tubérculo, son mucho mejor recibidas por su asociación a las papas fritas y la comida chatarra. Entonces, ¿cómo se podría cambiar “la apariencia” de la comida?

La impresión 3D podría ser una solución. El Laboratorio de Máquinas Creativas de Cornell ha desarrollado una impresora 3D que puede hacer cosas como una “patita de pollo” rebozada con la forma de un transbordador espacial, pasteles con logotipos en su interior, o “snacks” de maíz que adoptan la forma de una flor y se parecen más a una aglomeración de fideos. No sólo pueden cambiar la forma de la comida, sino también su textura. De acuerdo a la necesidad, la comida puede ser más porosa, lo que permitiría freír piezas más grandes en menos tiempo, o ganar más capacidad de absorción en comidas que estén destinadas a la olla, y que deban “atrapar” sabores de otros ingredientes.

Los esfuerzos del laboratorio no han pasado desapercibidos, y algunas empresas ya están buscando formas de convertir a la impresora 3D de comida en un producto comercial disponible al público en general. Se ha hablado de costos iniciales cercanos a los mil dólares, un monto algo salado para ciertos paladares, pero la realidad indica que existen electrodomésticos mucho más caros. La cocina podría convertirse en una simple cuestión de “recargar cartuchos” con verduras, carne o pollo, siempre y cuando se tenga a la mano los “planos digitales” que le indicarán a la impresora en dónde va cada ingrediente y qué forma debe adoptar.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

  • miguel

    Parece salido de la ciencia ficcion, me recordo a los replicadores de alimento que se usaban en las naves de las series de Star Trek. Como diria el Sr. Spock: "Fascinante".

  • Anónimo

    ENJOY THIS NEEEEEEEEEERDDSS

    http://www.mediafire.com/?wm1gcoj0ld27oow

  • Nostram

    Curioso chisme.
    Por un momento, pensé que sintetizaba los ingredientes, pero al parecer necesita cartuchos con productos elaborados.
    La revolución tendrá que esperar unas décadas más, cuando sea posible sintetizarlos desde elementos comunes e inorgánicos, ahí si que se habrá terminado la agricultura, la ganadería, los transportes y las enfermedades ligadas a la ingesta de comidas poco adecuadas.

    Mientras tanto podemos divertirnos haciendo avioncitos de pollo, jeje

    • tunick

      #3 si los cartucho se recargan con comida ¿donde esta la ganancia?
      solo en darle distintas formas

  • anonimo

    Existe rama de la ciencia llamada tecnología de alimentos dedicada a la aplicación de la tecnología a los temas relacionados con los alimentos, aunque por lo general son cosas bastante simples como procesos de producción, envasado de productos, etc.

    A esto podríamos llamarle hitech de alimentos o alta tecnología aplicada a los alimentos, como aquella lengua electrónica aplicada a la catación o ismell la impresora de olores que también podría aplicarse, o el ejemplo del artículo.

    Una película donde hay algo similar es en la pelichula autopista intergalácico, la nave en la que viajan tienen un aparato donde la comida que el tripulante piense, esa aparezca. Este aparato es algo mas realista y que podría venderse en muchos restaurantes, incluso podrían reemplazar a algunos cocineros.

  • Rayo

    Si los cartuchos de tinta con más de 20 años desde su creación cuestan una barbaridad, ¿ Imagínense cuanto costarían esos cartuchos para imprimir comida inorgánica?

  • Anónimo

    Que pasada, ahora los cocineros deberán aprender autocad y 3dstudio para hacer sus recetas 3d. xD

  • Comelón

    Quiero que me imprima una hamburguesa.

  • pedro

    Quiero una hamburgesa completa… con lechuga, tomate, huevo, mayonesa y queso, pero sacame el tomate y agregale lechuga, el huevo dejaselo porque me gusta pero en lugar de mayonesa poneme mostasa, sacale el tomate y agregale jamon, el queso que quede abajo de la mostaza pero que no se toque con la hamburgesa.

    y apuerate que tengo hambre.

    jajaja

    • RAYO

      #10 No le veo la gracia.

      • DrQwerty

        #11 Si no se da cuenta señor, le habla a la impresora.

  • cYCLOPE

    jajajaj, sta kool!! I can imagine myself asking por unas papitas fritas con queso danes y jaja mmm pero… podra imprimir bebidas tambien?? jajajajaja lol

  • editora

    Así como se imprime comida desde sus ingredientes, ¿podrá imprimirse un ser vivo desde sus ingredientes? ¿Y con un poco más de arte, un ser humano? ¿Al menos, imprimir los genes que desarrollen espontaneamente a seres vivos? ¿Algo distinto a una prótesis, o más bien a un hijo dede la tecnologia, un hijo de lo inerte? Fragmentos de un libro que recomendar, para ejercitar el librepensamiento, un extracto del mismo en http://goo.gl/51IfO