¿Cuánto espacio libre debes dejar en tu PC con Windows?

Administrar el espacio disponible en un ordenador no es tan complicado en estos días. Un terabyte de capacidad cuesta menos de 50 euros, y las unidades de estado sólido son cada vez más grandes, sin embargo, hay usuarios allá afuera que siempre encuentran la manera de consumir hasta el último byte. Una pregunta clásica de mantenimiento es cuánto espacio debería quedar libre en promedio. Con el paso del tiempo se establecieron ciertas «reglas», pero el software ha cambiado, y las exigencias del usuario son diferentes.

¿Falta espacio en tu ordenador? Un disco duro Seagate de un terabyte no supera los 46 euros, mientras que por el lado de Western Digital queda a las puertas de los 50 euros. Si el presupuesto es demasiado ajustado y no es posible invertir en una unidad nueva, siempre se puede recorrer el camino del «refurbished» o los «pulls» de ordenadores nuevos. Aún así, hay veces en las que el espacio nos falla, y llega la hora de una gestión más profunda. La unidad de sistema empieza a guardar vídeos, juegos, música e imágenes, pero ese contenido compite con el propio Windows y sus actualizaciones masivas. Entonces, ¿cuál es el límite? ¿Cuánto espacio libre debe quedar para que las cosas funcionen de forma más o menos decente?

La unidad C (SSD) es un ejemplo extremo aquí, con 94 GB libres de 111. El disco duro D, aislado del sistema, sólo tiene un 32 por ciento de espacio disponible, sin pérdida de rendimiento.
La famosa «regla del 15 por ciento» surge de la documentación del desfragmentador

Siendo honesto, creo que nadie lo sabe con certeza. Microsoft se ha limitado a sugerir parámetros de «espacio mínimo» en ciertas tareas (como las instalaciones), pero solo eso. Tal vez su dato más firme sea al momento de desfragmentar. La documentación oficial indica que el desfragmentador necesita un 15 por ciento del espacio libre para el proceso completo, o de lo contrario realizará una desfragmentación parcial. En el caso de los SSD esto es irrelevante porque no requieren una desfragmentación clásica, y hay viejas guías que apuntan a un 25 por ciento de espacio libre, aunque en los últimos cinco años las unidades de estado sólido han mejorado en gran medida, y su degradación tarda más en manifestarse. Al mismo tiempo, estamos obligados a destacar que ya no conviene hablar de porcentaje, sino de espacio neto. Después de todo, el 15 por ciento de 3 TB son 450 gigabytes, y no tiene sentido desperdiciarlos.

Aunque siempre voy a apreciar una buena administración, los 3 TB ya están por debajo de los 100 euros…

Regresando a los discos duros, mi recomendación personal sobre cuánto espacio libre debería quedar es «todo el que puedas permitir, con moderación», en especial si hablamos de la unidad que posee la instalación de Windows. No olvidemos que las velocidades de un disco duro no son constantes, y si a esto le sumamos una partición repleta de datos combinada con los efectos de la fragmentación, su rendimiento inevitablemente decae. Esa merma es más tolerable en discos secundarios que sirven como «contenedores», pero la unidad con el sistema operativo, el archivo de intercambio y el archivo de hibernación necesita responder lo más rápido que pueda. Por ese y otros motivos se ha vuelto tan popular la configuración híbrida de SSD+HDD. Deja un pequeño estado sólido para Windows, y que todo lo demás se quede con el disco duro.

Deja tu voto

7 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 15

Upvotes: 11

Upvotes percentage: 73.333333%

Downvotes: 4

Downvotes percentage: 26.666667%