RGB-Pi: Conecta tu Raspberry Pi a un televisor SCART para una emulación ideal

La vida del retrojugador es más complicada de lo que parece. Los recursos para emular sistemas son muy abundantes, y el Raspberry Pi puede cubrir la gran mayoría de los requisitos de hardware, pero el siguiente paso de cualquier entusiasta es reproducir con precisión la experiencia original y obtener la máxima calidad al mismo tiempo. Eso instala la necesidad de conectar el Raspberry Pi a un monitor o televisor de tubo sin usar su salida compuesta, y ahí es cuando interviene RGB-Pi, un cable especial con un diseño limpio que habilita el soporte RGB vía GPIO, usando un puerto SCART en el otro extremo.

La salida compuesta de vídeo basada en el clásico RCA amarillo es una de las más soportadas del mercado. No importa qué tan antiguo sea el dispositivo, lo más probable es que puedas obtener vídeo de él a través de ese conector, siempre y cuando aceptes un pequeño detalle: Su calidad no es tan buena. La llegada del S-Video y el YPbPr (léase «componente») mejoró las cosas, pero con el paso del tiempo cedieron su lugar al HDMI y las pantallas planas. Ahora, cualquiera pensaría en este punto que el HDMI garantiza la calidad, lo cual es cierto… para señales digitales. Las consolas retro y en especial los viejos juegos fueron diseñados con señales analógicas en mente, incluyendo scanlines y otros detalles. Cuando convertimos todo eso a HDMI, el panel aplica upscaling por las diferencias de resolución, encontramos lag, y se ve horrible. En situaciones normales, los entusiastas que emulan consolas con un Raspberry Pi deben aceptar dichos cambios o «bajar» al soporte compuesto del mini ordenador, pero ahora tienen una alternativa: RGB-Pi.

(N. del R.: La captura no representa la calidad final que verá el usuario)

RGB-Pi es un desarrollo español que se basa en un conector europeo SCART compatible con televisores de tubo que ya tengan algunos años sobre los hombros. En esencia, todo lo que tiene que hacer el jugador es conectar el Raspberry Pi al televisor usando el cable, e iniciarlo con la imagen modificada de Recalbox que ya posee los ajustes necesarios para reproducir las resoluciones nativas de cada juego. Lamentablemente, el sitio oficial no cuenta con detalles técnicos avanzados, pero me atrevería a decir que dentro del conector SCART existe algo similar a un Gert VGA 666 (si no es así, por favor dejen un comentario), muy recomendado para conectar el Raspberry Pi a un clásico monitor VGA de ordenador. Al adoptar un RGB-Pi, el usuario no debe forzar ningún filtro adicional o corrección en el entorno de emulación, y tanto el cable como el televisor CRT se encargan del trabajo pesado.

En resumen, es lo mejor de ambos mundos: RGB-Pi permite reproducir con precisión los gráficos de los juegos retro en un televisor CRT sin abandonar la conveniencia y las múltiples ventajas del Raspberry Pi. El sitio oficial indica que RGB-Pi puede tener algunos problemas de compatibilidad y/o sincronización con los monitores Sony PVM/BVM (Santo Grial de los adictos al RGB) que utilizan conectores BNC, y con ciertas unidades Samsung. Ante cualquier duda se recomienda entrar en contacto para despejar dudas y ordenar el cable, que cuesta 30 euros más envío.

Deja tu voto

2 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 6

Upvotes: 4

Upvotes percentage: 66.666667%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 33.333333%