Tiradero Visual de la Semana (N°4)

Open list
21 submissions already

He llegado a la conclusión de que nadie lee las cosas que escribo aquí, ¡todos van directo a las imágenes! Entonces, y ya que estamos, les voy a contar de la vez que una mosca se quedó encerrada en el vidrio frontal de mi microondas. Es un vidrio doble, supongo que por protección, y la muy tarada se quedó atorada justo en el medio de ambos, vaya uno a saber cómo. No estaba ni afuera, ni adentro del microondas. Estaba en el umbral. Un poco como el gato de Schrödinger, pero sin tanta ciencia. 

La mosca soportó el descongelamiento de un pollo y cinco calentadas de café antes de fenecer. Hoy, si uno se asoma, todavía puede ver pequeños restos de su cádaver, que se consumen un poco cada vez que se me antoja inyectarme cafeína vía oral.

Ahora sí, con ustedes, el tiradero visual de la semana. ¡Que lo disfruten!

Deja tu voto

15 points
Upvote Downvote

Total votes: 41

Upvotes: 28

Upvotes percentage: 68.292683%

Downvotes: 13

Downvotes percentage: 31.707317%

This post was created with our nice and easy submission form. Create your post!

23 Comments

Deja una respuesta
    • ¡Las cosas que tengo que escribir para llamar la atención! La próxima les cuento de cuando bajaba nidos de camoatí para comerme la miel. Y así hasta que se me acaben las anécdotas 😀

  1. He llegado a la conclusión de que nadie lee las cosas que escribo aquí . . .
    Que era lo que estabas escribiendo? no importa, igual lo pasaré por alto . . . ja ja ja

  2. Buena la historia de la mosca frita, me pregunto porque las cucarachas son inmunes a la radiación del micro y hasta parece gustarles. La foto 14 me ha dejado pensando en lo universal de esa señal haha. Salu2

  3. Teniendo en cuenta que queda cadaver de mosca atrapada en el microondas, en cada uso del mismo estás comiendo algo de mosca y así hasta que desaparezca. Lo que me hace acordar a Bart Simpsons.

  4. Jajajajajajajajaja, yo igual volví al inicio, pues me fui directo a las imágenes.

    Gracias Fer por tener en cuenta siempre los comentarios de tus visitantes.

  5. Oye Max me encantó tu anécdota de la mosca. La verdad ocurre muchas veces y no solo con moscas, también con cucarachas y otras alimañas. Seguro la tuya murió de hambre.

  6. Lo que no dices es que, quizás, te comiste la mosca asada y después ya no pudiste si no cagarla en lo que ya no escribiste. ¿Adquiriste el complejo edípico de mosca? ¡Ja! Debes consolarte, inventaste algo. ¡Eureka! ¡Eureka!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *