in

GeekyGeeky

Cómo transformar a un viejo iMac G5 en un monitor

Si el formato es ideal, ¿por qué no aprovecharlo?


Un truco bastante común entre los ordenadores portátiles es convertirlo en headless cuando su pantalla deja de funcionar, pero también funciona a la inversa, o sea, tomar su panel y hacer que trabaje como monitor independiente. Entonces, ¿qué tan difícil sería extender esa idea a un viejo sistema iMac G5? El entusiasta Thomas Burns decidió averiguarlo por su cuenta, y aunque reconoce que existen métodos más sencillos, su proyecto de exploración y transformación no deja de ser fascinante.


Reparar y reutilizar hardware que parece destinado al vertedero es uno de los procesos más satisfactorios que podemos llevar a cabo. En la mayoría de los casos, el componente a reemplazar es relativamente económico, y uno queda sorprendido por lo fácil que es extraer miles de horas adicionales en cualquier dispositivo. Dos ejemplos contundentes fueron compartidos por Matt de DIY Perks, cuando recuperó las piezas de un ordenador portátil dañado, y transformó a un smartphone casi destruido en una laptop.

Sin embargo, el proyecto de Thomas Burns se enfoca en algo un poco más grande: Un iMac G5 iSight del año 2005. Los límites en sus especificaciones, sumados a la arquitectura PowerPC y la falta de soporte actual, básicamente convirtieron a estos iMacs en pisapapeles, pero lo cierto es que poseen algunos componentes de buena calidad. En este G5 específico, se trata de su pantalla: Con un tamaño de 20 pulgadas y una resolución nativa de 1680×1050, está pidiendo a gritos funcionar como un monitor secundario, y el formato All in One del iMac es extremadamente útil aquí.


… sí, es un hack bastante amplio
Un paso fundamental es lograr que el inverter funcione sin intervención del hardware original

El camino elegido por Thomas no es el más sencillo. De hecho, su primera recomendación para los lectores es que si desean hacer algo similar, busquen un módulo compatible en AliExpress por menos de 50 dólares y reemplacen toda la estructura de «controladora+inverter», conectando ese hardware directo al panel. En cambio, su esfuerzo estuvo concentrado en identificar pinouts y voltajes. Por un lado, casi no hay información de servicio sobre el panel, y con Apple siendo Apple, tampoco es una documentación que se pueda solicitar. Y por el otro, Thomas descubrió un error importante en uno de los conectores, que indicaba 3.3V, cuando en realidad era de 12V.


El puerto HDMI del breakout, ocupando el espacio de un viejo puerto Firewire
¡Está vivo!

El resto fue cuestión de «engañar» al inverter para que se encienda correctamente (con la ayuda de un relé), instalar un puerto HDMI usando a uno de los agujeros Firewire en la carcasa, y sumar un nuevo interruptor de encendido. En lo personal, estoy de acuerdo con Thomas: Es más fácil comprar el módulo de conversión, que además incluye HDMI «y» VGA, pero si decides seguir este mismo camino, podrás encontrar los datos necesarios en el enlace más abajo.


Accede al proyecto: Haz clic aquí


Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Enlaces Recomendados de la Semana (N°593)

Si los dibujos animados más famosos fueran reales, ¿cómo se verían? (galería)