in

La evolución de los discos duros

A pesar de que el mercado está buscando la forma de acelerar la adopción de las unidades de estado sólido, los discos duros convencionales todavía conservan una excelente posición, gracias a su muy bajo costo por gigabyte de almacenamiento. Habiendo alcanzado ya la barrera de los tres terabytes, los discos duros parecen tentar constantemente a los límites de su evolución natural, ya que siempre parecen encontrar la forma de hacer algo mejor o más rápido, y ofrecer al mismo tiempo aún más capacidad. El camino de los discos duros ha sido largo, y aunque esta galería nos enseñará cierto punto de estabilidad en su diseño, que se conserva incluso hoy, valdrá la pena hacer este pequeño recorrido.

Recuerdo muy bien aquellas épocas (si ya mencioné esto, pido disculpas, uno se hace viejo…) en las que un disco duro no era algo común, sino más bien un lujo. Mi primer disco duro fue un Seagate, tenía 40 megabytes de espacio y era un verdadero lujo. Llegué a darle un formato en baja (a pesar de enorme etiqueta roja “DO NOT LOW-LEVEL FORMAT” del fabricante), optimicé su rendimiento un poco con la vieja herramienta Norton Calibrate, y rindió admirablemente hasta su eventual retiro con la llegada de un disco de 500 MB. Así es, de 40 pasé a 500, pero este enorme salto era en realidad algo muy común. Los primeros discos duros eran grandes, lentos, en extremo delicados, y guardaban poca información. De hecho, el primer disco duro, el IBM 350, pesaba más de una tonelada y en muchos casos requería de transporte aéreo. Apenas podía guardar 4.4 megabytes, y se necesitaron 44 años para alcanzar y superar el primer gigabyte de almacenamiento en un producto comercial.

A partir de la introducción de la tecnología Winchester (nombre heredado del viejo IBM 3340), y de la llegada del primer disco duro para sistemas de escritorio, el aumento en la capacidad de los discos salió disparado por los aires. Se había necesitado casi medio siglo para alcanzar al gigabyte, mientras que a partir de 1980, sólo debieron pasar 22 años para romper la barrera de los 137 GB. Tres años después, Hitachi lanzaba el primer disco de medio terabyte. La aceleración en el aumento de capacidad superó incluso al ritmo de la Ley de Moore, duplicándose cada año. Por supuesto, la carrera de los discos duros no estuvo libre de incidentes. Muchas compañías quedaron en el camino, mientras que el resto se compró entre sí, y los usuarios debimos tolerar cosas como unidades defectuosas y pérdida de información. Pero aquí estamos, con los discos de estado sólido reclamando atención en una acera, y los discos duros alcanzando un terabyte por platillo en la otra. ¿Tendremos un equilibrio, o los SSD serán finalmente los herederos del mercado? Mientras lo consideramos, nada mejor que recorrer esta humilde galería.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

19 Comments

Leave a Reply
  1. recuerdo el ibm 3380 XD incluso lo vi funcionando me quede de o.O mi memoria SD tiene 100 veces mas capacidad que eso hahahaha

    buen post
    @daniel: trabajaban por modulos y no usaban SO servian como almacen de datos nadamas tenian la misma funciona que un disco esclavo y los modulos era lo mismo que conectar varios discos en una sola maquina

  2. Creo que te faltó una foto, al menos a mi gusto, de aquellos Seagate que traían su protección de hule, para absover golpes.

    Y mencionar también, entre todos los que aparecen cuales si valían la pena, y cuáles dieron lata.

    Saludos

    • #4 No me acordaba de ellos hasta que lo mencionaste… Un forro de goma que los hacía muy bonitos (y engorrosos a la hora de ubicarlos en la torre)

      y he aquí a mi consentido, compañero de aventuras, mi Quantum Bigfoot de 2GB con el que pasé años maravillosos de descarga de música, fotos, juegos y videos y que viajaba conmigo en mi maleta para instalarlo en las torres de mis compañeros (claro, cuando éstas tenían una bios que soportara TANTO tamaño). Fué mi "primera memoria USB" :’)
      -tiempos aquellos…-

  3. Mi primer disco fue un Seagate ST-1102A de 186 MB que aun tengo guardado. El segundo fue otro Seagate de 6 GB que aun está en uso en una maquinita vieja. El tercero es un Samsung de 80 GB que aun tengo en uso en mi PC (excelente calidad, por cierto), cuando lo compré, hace 7 más años, pensé que nunca lo iba a llenar, jajaja, años después tuve que acompañarlo con otro disco. Como evoluciona la tecnología.

    Por cierto, excelente artículo.

  4. Aun recuerdo el disco rigido que tenia en mi 286 con la controladora montada sobre la placa base. Que ruido metia! Creo que era de 10mb. Tengo un disco de 40 mb y otro de 100 mb dando vueltas…

  5. Lo más importante que tienen que mejorar en las unidades ssd para que tengan más aceptación, es mejorar la tecnología de almacenamiento flash. Porque como ya sabrán algunos, las unidades flash se desgastan con el tiempo de usarlas mucho las celdas que almacenan la información, se van deteriorando con el uso y cualquier pérdida de información en una celda rota es prácticamente irrecuperable al contrario que en un disco duro tradicional.

    Cuando consigan un almacenamiento solido que no tenga ningún tipo de desgaste en su electrónica entonces se podrá hablar de verdad de unidades que puedan reemplazar poca poco a los discos duros de toda la vida.
    Es por eso que la gente que entiende, recomienda que si se posee una unidad ssd se use para el sistema operativo y para los datos un disco duro tradicional, así solo se perdería el sistema y no nuestra información en caso de que fallase la unidad.
    Previamente tendríamos una copia del sistema en una imagen iso o en un dvd o cd que pudieramos reinstalar en cualquier momento, o particionar el espacio libre del hd como emergencia para instalar el sistema operativo.

  6. Yo hace unos meses me hice en un rastrillo con un viejo disco duro de portátil IBM Travelstar de 12gb de capacidad y con interfaz Ata me parece.
    Lo desarmé por curiosidad para ver como era un disco duro por dentro, ya que nunca había visto uno y hacía mucho tiempo que quería ver y tocarlos por dentro con mis propias manos.
    Me encantó cuando vi lo pulido y limpio que estaba el plato principal que por cierto tiene 2, junto con la aguja de lectura-escritura aparcada en el landz de la unidad. Me costó un montón quitarle la tapa superior costó lo suyo, pues no quería romperlo pero fue interesante, además que la tapa de la fuerza quedó doblada como una lata de sardinas jeje. No tenía destornilladores torx para quitar los tornillos y lo hice usando un cuchillo como destornillador, lo tengo guardado en un armarito como una curiosidad y de vez en cuando lo saco, y le limpio el plato de arriba con alcohol para que brille bien y se vea más bonito, que pena que el sistema de agujas se atasca si las pongo encima de los platos, no funciona bien por alguna razón así que retiro las agujas con mucho cuidado para no rayarlos.

  7. Yo tengo una vieja maquina con Disco Duro de 40 GB de Western Digital y con procesador Pentium IV con Windows XP Service Pack 3. Este disco duro que es el primero y jamas fue reemplazado funciona de maravilla desde que compre la PC en el año 2.004 y todavia funciona de maravilla. Aun le queda 17 Gb de espacio libre para seguir almacenando. Este disco duro ha anguantado de todo y todavia funciona bien.

  8. Recuerdo mi primera PC, una Epson con micro 8088, solo 640Kb de RAM y un disco duro de 20Mb con MSDOS 3.30. pero aun tengo mi antigua PC Pentium III con slot 1 a 650MHz, 256Mb de RAM con un disco duro SANGSUM de 40GB que nunca me ha fallado, y la sigo usando para correo sin problemas. jajaja

Responder a Nabu Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Excelente demo de piernas biónicas

MotionBeam: Proyecta y controla juegos de smartphones en la pared