in ,

La sangre de ordenador de IBM

El gigante azul continúa estudiando de cerca al cerebro humano, inspirándose en él y desarrollando nuevas tecnologías que buscan revolucionar el futuro de la informática. En esta oportunidad, se trata de un ordenador alimentado por un electrolito que provee energía y refrigeración al mismo tiempo, casi como si fuera sangre.

Todos recordamos muy bien la forma en que Watson obtuvo su victoria en el juego Jeopardy! frente a los dos campeones Ken Jennings y Brad Rutter. Sin embargo, ha quedado muy claro que la prueba no fue suficiente para IBM. De hecho, el doctor Bruno Michel del laboratorio IBM en Zurich considera a aquel desafío “injusto” por una sola razón: Jennings y Rutter estuvieron en un nivel muy similar al de Watson utilizando sus cerebros, que consumen el equivalente a unos 20 vatios, cuando Watson necesitó 85 mil.

En otras palabras, la eficiencia energética se presenta como un objetivo mucho más relevante para IBM que el rendimiento puro, provocando que el gigante azul gire una y otra vez hacia el cerebro humano. El silicio hizo un excelente trabajo hasta ahora, pero sus límites están cada vez más cerca, e IBM ve a la tecnología biónica como una solución viable.

Sangre electrónica de IBM

¿Qué crearon sus expertos esta vez? Un prototipo de ordenador basado en “sangre electrónica”. Un sistema “redox” bombea electrolito a través del ordenador, que a su vez lo alimenta de energía y asume el rol de líquido refrigerante. Básicamente, lo que busca IBM con esto es imitar el altísimo nivel de eficiencia del cerebro humano, con su compleja red de circulación. En caso de igualar o acercarse lo suficiente a esa eficiencia, nos esperan espectaculares desarrollos en materia informática. Para el año 2060, IBM quiere un ordenador de un petaflop con el tamaño de un sistema de escritorio actual, o en las propias palabras del doctor Michel, “un superordenador en un cubo de azúcar”.

También agregó que la industria gasta 30 mil millones de dólares en energía y “los deja escapar por la ventana” en forma de calor, mientras que el 99 por ciento del volumen de un sistema convencional está destinado a refrigeración y distribución de energía. Este camino eventualmente debería llevar tanto a IBM como a otras compañías a superar la barrera del zettaflop. Michel dice que un sistema zettaflop en la actualidad demandaría más electricidad de la que se produce en todo el planeta, por lo tanto, chips tridimensionales y la “sangre electrónica” para refrigerarlos podrían ser la clave para su existencia.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

One Comment

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Juegos Online de la Semana (27/10/13)

BlackBerry Messenger: Ahora para iOS y Android