in

GeekyGeeky Una moneríaUna monería

La tecla perdida del QWERTY: Un misterio de 145 años

¿Qué era? ¿Para qué servía?


Tecla perdida

La máquina de escribir Sholes and Glidden llegó al mercado entre 1873 y 1874. También conocida bajo el nombre «Remington N. 1», fue la primera en alcanzar el éxito comercial, pero al mismo tiempo sirvió como plataforma de lanzamiento para el formato QWERTY. Sin embargo, aquella versión original presenta varias diferencias en comparación con los teclados modernos. Por un lado, los símbolos especiales brillan por su ausencia, y por el otro… hay una tecla extra: Tres puntos verticales, a la izquierda de la tecla «A». ¿Por qué estaban esos puntos ahí?

Algunos símbolos son particularmente complicados de reproducir en un teclado configurado de forma tradicional. El recurso principal para resolver dicho inconveniente es el Mapa de Caracteres, que por suerte no se ha ido a ninguna parte (a Windows 10 le encanta recortar funciones «antiguas»), y registra una cantidad extraordinaria de símbolos, varios de ellos muy oscuros. Por supuesto, los caracteres extraños e inusuales preceden a los ordenadores, y hay ejemplos que se remontan al nacimiento del formato QWERTY.

Eso nos lleva a la máquina de escribir Sholes and Glidden. Revolucionaria para la época, nadie pone eso en duda. Pero al tratarse de un «producto de primera generación», lo cierto es que arrastraba ciertas limitaciones. En primer lugar, era una «máquina ciega», o sea que el usuario no podía ver lo que escribía en el papel. Después, su diseño estaba limitado a letras mayúsculas, un detalle que aún en aquella época transmitía LA IDEA DE ALGUIEN GRITANDO. Y finalmente, la máquina no poseía caracteres especiales como paréntesis o corchetes. Sin embargo… la máquina tenía esta tecla:


Qué. Es. Eso.

La «imagen de práctica» de Remington, que a su vez servía como anuncio publicitario

Su dibujo no deja lugar a confusiones: Tres puntos verticales. En la actualidad es posible localizar a ese símbolo gracias a la fuente Segoe UI Symbol, en tres variantes: Tres puntos «U+205D», Elipsis vertical «U+22EE», y Operador de tres puntos «U+2AF6» (técnicamente existe un cuarto código, «U+FE19»). Ahora, la pregunta es: ¿Por qué lo escogieron? Ante semejante déficit de símbolos en el modelo original, no es difícil imaginar opciones más útiles. Eso fue exactamente lo que sucedió con la versión británica de la máquina de escribir, que colocó en ese lugar al símbolo de la libra esterlina.


Remington 1, edición británica. No hay tres puntos verticales.

Ese cambio, y una vieja carta de Mark Twain a su hermano Orion (con varios caracteres escritos por su hija a modo de diversión) confirman que el rol de la tecla no era mecánico (ya sea adelantar el papel o modificar la posición del «cursor»). Un artículo japonés llamado «En la Prehistoria del QWERTY» sugiere que los tres puntos eran utilizados como «separadores de párrafos» para evitar errores de transcripción entre los operadores de telégrafos al momento de recibir mensajes. Otras fuentes indican que se trataba de un solidus usado en la identificación de chelines, lo cual no tiene mucho sentido en una máquina destinada al mercado estadounidense.


La carta de Mark Twain a su hermano



Pero una de las hipótesis más interesantes nos traslada al curioso mundo de las bibliografías. En el siglo XIX, los títulos de algunos libros eran muy largos, y las barras verticales (|) se aplicaban con frecuencia para identificar la separación de renglones, o comprimir poemas en un párrafo continuo. Los tres puntos verticales simplemente marcarían una serie alternativa de pausas para los renglones. La publicación «A Century of Printing / The Issues of the Press in Pennsylvania 1685-1784» del año 1886 posee ejemplos que apuntan en esa dirección.


Los tres puntos en acción. ¿Una alternativa a la barra vertical?

Entonces, ¿por qué no colocar una barra vertical normal en la máquina? El punto es que ya existía. La «I» latina mayúscula se encargaba de ese trabajo «y» de representar al número 1 en la máquina de escribir. Añadir otra tecla más para hacer lo mismo sería absurdo, por lo tanto, Sholes y compañía optaron por una versión diferente. El problema es que esa hipótesis no termina de justificar la presencia individual de la tecla. Su uso sería demasiado limitado y oscuro.

Obviamente, la investigación de los entusiastas no termina allí, y con cada nueva fuente surge un poco de información extra. En lo personal, creo que la publicación de Eric Fischer basada en un suplemento del Scientific American del año 1887 es la correcta: Los tres puntos verticales servían de «comodines» para representar paréntesis, corchetes, y otros símbolos similares ausentes en la máquina de escribir. Vamos a pensarlo: Un usuario necesita escribir el número 160 entre paréntesis (que no tiene). Con la «I como 1», eso quedaría en I60, pero si aplicara líneas verticales a modo de paréntesis, se transformaría en II60I. En cambio, con los tres puntos verticales, sería ⁝I60⁝, entregando una referencia visual más clara.


Otro posible rol para la tecla perdida: Equivalente de paréntesis y corchetes

De un modo u otro, los tres puntos verticales desaparecieron con el debut de la Remington N. 2 (una actualización muy superior a su predecesora), y hoy son poco más que una rareza Unicode.


Fuente: Sentence Spacing



Reportar

¿Qué te pareció?

Héroe

Escrito por Lisandro Pardo

Moderador de ComunidadUsuario VerificadoVotadorAutor de contenidoCreador de GaleríasCreador de Listas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Etak Navigator: El GPS antes de los GPS (1985)

La primera fotografía en color

La primera fotografía en color