in

Neil Armstrong, el primer humano sobre la Luna (1930-2012)

El pasado sábado murió, a los 82 años de edad, Neil Alden Armstrong. Será recordado por siempre como el primer ser humano en pisar nuestro satélite natural, y quienes lo conocieron aseguran que poseía un temple de acero y una humildad ejemplar. Apodado por sus compañeros “Ice Commander” (“El Comandante de Hielo”), falleció como consecuencia de las complicaciones derivadas de una cirugía a la que fue sometido a principios de agosto pero las huellas de su gran paso quedarán para siempre grabadas en la superficie de la Luna.

El astronauta estadounidense Neil Alden Armstrong, reconocido mundialmente por haberse convertido, hace más de 40 años, en el primer hombre en pisar la Luna, falleció a los 82 años como consecuencia de las complicaciones derivadas de una operación cardíaca -sus médicos habían detectado que  sus arterias coronarias estaban obstruidas- a la que fue sometido el 7 de Agosto. Habia nacido en Wapakoneta (Ohio) el 5 de agosto de 1930. Desde muy joven se sintió atraído por los aviones, y a los 15 años tomó su primer curso de pilotaje. A los 16 ya tenía una licencia de piloto. Se unió a la Marina, y efectuó mas de 70 misiones de combate en el marco de la guerra de Corea (1950-1953). Había estudiado ingeniería aeronáutica en la Universidad de Purdue (Indiana) y conseguido una maestría en Universidad de California del Sur. En 1955 comenzó a trabajar como piloto de pruebas, y luego de haber pilotado más de 50 aviones diferentes fue seleccionado por la NASA para convertirse finalmente en astronauta.

Neil Armstrong fotografiado por Buzz Aldrin

De 1962 a 966 se entrenó en el seno de esa agencia, y efectuó su primer vuelo en septiembre de 1966 junto a David Scott en la misión Gemini 8. En esa oportunidad consiguió realizar el primer acople de dos módulos espaciales en órbita. Pero su salto a la fama tendría lugar en 1969 cuando junto a los astronautas Buzz Aldrin y Michael Collins, a bordo del Apollo 11, conformó la tripulación de la primer misión tripulada a la Luna. El 20 de Junio de 1969 Armstrong se convirtió en el primer ser humano en pisar suelo extraterrestre, en un evento que fue transmitido por televisión a millones de personas. Elegido para salir primero del módulo Eagle por una sencilla cuestión de espacio (no había sitio para cambiarse de lugar con Aldrin y él estaba más cerca de la puerta), pisó el gris suelo lunar y pronunció las históricas palabras “es un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para la humanidad” que todos recordamos.

De carácter reservado, prácticamente nunca habló en público, ni siquiera para refutar a los amantes de las conspiraciones que sostienen que todo se trató de un montaje y que los pasajeros del Apollo 11 en realidad nunca llegaron a la Luna. “Estimabamos que la probabilidad de regresar sanos y salvos a la Tierra eran de un 90%”, declaró recientemente. «La posibilidad de posar el Eagle sobre la Luna en el primer intento no era mayor al 50%. Pero un mes antes del lanzamiento del Apolo 11 ya habíamos llegado a la conclusión de que estábamos listos para intentarlo, y descender finalmente sobre la superficie de la Luna”. La misión finalizó prácticamente sin problemas, y luego de plantar la bandera de su país en el suelo selenita, regresaron a la Tierra con unos 21 kilogramos de rocas lunares.

A unos 50 kilómetros del sitio elegido para realizar el alunizaje, se encuentra un cráter que ha sido bautizado con el nombre de este astronauta, que abandonó la NASA en 1971 para desempeñarse como profesor de Ingeniería Aeroespacial en la Universidad de Cincinnati. En 1979 se pasó a la actividad privada, desempeñando cargos de importancia en empresas de primer nivel, entre las que se encuentran algunas de la talla de Lear Jet y United Airlines. Hace poco había roto su tradicional silencio para efectuar críticas a las políticas del presidente Barack Obama, luego de que el líder político decidiese eliminar los fondos destinados al programa Constellation de la NASA que preveía la vuelta de las misiones tripuladas a Luna y, más tarde, a Marte. Ha muerto un grande, pero su paseo lunar serásiempre uno de los hitos más importantes de la historia.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Diseño de diagramas de flujo y cuadros sinópticos

Crisis: El primer malware en infectar entornos virtuales