in

Ratones paralíticos vuelven a caminar.

Utilizando nanotecnología, un grupo de científicos logró que un grupo de ratones volvieran a mover sus piernas luego de haber cortado sus medulas espinales.La posibilidad de reparar lesiones en las médulas espinales rotas representa una luz de esperanza a miles de pacientes que se encuentran imposibilitados de caminar luego de sufrir algún accidente.

Samuel Stupp tiene, en su laboratorio de Illinois, un grupo de los ratones muy especiales: han recuperado milagrosamente por lo menos el uso parcial de sus piernas posteriores. Sus médulas espinales dañadas se han reparado, al menos en parte, sin cirugía o drogas. Se les ha aplicado una simple inyección de un líquido conteniendo unas estructuras moleculares minúsculas, desarrolladas por Stupp y a sus colegas en la universidad de Northwestern. Luego de seis semanas, los ratones han podido caminar de nuevo.

No tienen su agilidad anterior, pero las lesiones eran tan importantes que de no ser por este tratamiento deberían estar paralizados por completo. Stupp es especialista en uno de los campos más emocionantes de la investigación médica: la medicina regeneradora. Si él y sus colegas depende que enfermedades trágicas como el Parkinson y el Alzheimer, entre otras, sean cosa del pasado.

El equipo de Stupp se especializa en combinar el mundo de la nanotecnología con la biología, creando moléculas que se “montan” sobre células del cuerpo humano. Los ratones del laboratorio de Stupp pueden moverse porque las moléculas fueron diseñadas para atacar la razón exacta por la que la médula espinal no puede curarse. Cuando se separa la cuerda, las células gliales del cuerpo crean una cicatriz (llamada “cicatriz glial.”).

“La cicatriz aparece unas semanas después de que lesión se produce, y es la causa básica de que el paciente se paralice para siempre. La cicatriz actúa como un bloqueo físico que evite que las células se regeneren y crezcan,” dice Stupp.

Stupp, mediante la nanotecnología ha logrado “engañar” a las células para que no formen esta cicatriz. En lugar de eso, se envía una señal biológica que las células nuevas generen axones, que conectan nuevamente la médula dañada. Eso es justo lo que Stupp y sus colegas encontraron cuando disecaron la columna espinal de algunos de los ratones. “Vemos los axones regenerados a través de la lesión,” dijo.

Las nanoestructuras son totalmente biodegradables. Desaparecen en solo semanas, sin efectos colaterales. Los ratones todavía luchan para caminar, a veces arrastrando un pie. Es tan una solo una victoria parcial en este punto. Pero es un logro significativo en un campo que aún está en su infancia.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Las abejas anuncian el Apocalipsis?

Citizen Prime: un superhéroe citadino