in

Scratches

Horror y aventura gráfica, como hacía mucho no se veían, en un esfuerzo independiente. Sí, ¡las aventuras gráficas siguen vivas! Entérense de todos los detalles en este análisis. Y, de regalo, una entrevista exclusiva con uno de sus desarrolladores.

Es una tarde nublada en las afueras de Inglaterra. El silencio es casi espectral. Los pájaros parecen haber sido callados por alguna fuerza arcana y los moradores del bosque, de existir, prefieren guardar silencio. Sólo el silbido del viento entre las hojas, interrumpido por los crujidos de la vieja casona victoriana, indican que no están inmersos en una dimensión donde los sonidos han sido vetados. El aire se respira puro, pero cargado de secretos. Están contentos; al fin han encontrado el lugar de paz que tanto anhelaban. Pero la tranquilidad se esfuma cuando de las paredes de su nuevo hogar comienzan a susurrar ecos de horrores pasados… y se dan cuenta de una inevitable verdad: no están solos.

Algo se esconde en el sótano
En Scratches (Rasguños en español), tomaremos el rol de Michael Arthate, un escritor de horror desesperado por terminar su próxima novela. Lo que no sabía, al decidir pasar un fin de semana tranquilo en la casa victoriana de su amigo Jerry, en busca de inspiración, era que su vida se convertiría en una de sus tenebrosas historias. Rasguños es tradicional por donde se lo vea. Es una aventura gráfica en su forma más pura. Y es excelente en todo lo que intenta hacer. Lo más curioso y notable es que… ¡fue realizada sólo por dos personas en el transcurso de dos años! Agustín Cordes, diseñador y programador del juego, y Alejandro Graziani, que estuvo a cargo de todo el arte. Como podrán apreciar en las fotos, Scratches parece un juego realizado por las más renombradas empresas de desarrollo. Nada tiene que envidiarles.

En relación al juego, entrevistamos a Agustín Cordes, quien nos iluminó un poco sobre su proceso de desarrollo. “En las aventuras de hoy en día se ha dejado de usar el texto. No me refiero al texto que podemos encontrar en un diario o un libro, sino el texto como parte de la interfase. Años atrás era una parte integral de las aventuras gráficas pero hoy ha sido muy dejado de lado; como es el caso de las descripciones exhaustivas de las escenas o los pensamientos del protagonista. Una buena descripción le puede dar énfasis a la escena y así ayudar a un aspecto al que le estamos dando mucha importancia en Rasguños: la atmósfera”. Ciertamente, Rasguños es pura atmósfera. Para que se den una idea, podrán encontrar incontables alusiones a grandes escritores como H.P. Lovecraft y Edgar Allan Poe en el juego. Y Scratches define con absoluta genialidad algo en lo que suelen fallar la mayoría de las aventuras gráficas: los puzzles. La resolución de acertijos se da de forma orgánica y va de la mano de la historia. Por lo que podrán esperar una verdadera experiencia narrativa.

“Recopilamos docenas de fotos, planos e información sobre casas Victorianas.”, nos cuenta Agustín. “Hasta llegamos a leer un poco de historia para poder entender los estilos. O sea que, puede parecer raro, pero les aseguramos que no hemos puesto un pie en una casa Victoriana.” Sí, es muy raro. Ya que parece una fotocopia exacta de cualquiera de esas mansiones pomposas que se suelen ver en las películas de hollywood. “Ahora, esto va sonar insólito pero les doy mi palabra que fue así. Nosotros teníamos un diseño preliminar de la planta baja y primer piso de la casa. Habíamos ubicado las habitaciones de tal manera que nos parecía lógica y además se ajustaba a las necesidades del juego. Bueno, casi nos caemos del asiento cuando nos encontramos con unos planos prácticamente iguales a los que habíamos diseñado. Esto no sólo nos facilitó las cosas, sino que la casa del juego está realmente basada en planos reales, ya que adaptamos las ligeras diferencias.” Un rumor inicial que convirtió a Scratches en un juego de culto instantáneo fue que, se decía, los ataúdes del juego están basados en modelos reales. Agustín lo confirma “Respecto a los demás edificios y los ataúdes, también fueron basados en modelos reales, fotografiados con nuestra fiel cámara digital durante los muchos paseos de Alejandro. El pobre hasta se metió de contrabando en una cripta de verdad. No sé hasta que punto llegó, pero creo que abrió varios ataúdes. ¡Con gente adentro!” Sí, señores. ¡Esa es verdadera investigación! ¡Esa es verdadera pasión!

En la entrevista que le realizamos, Agustín se llena de orgullo al admitir que mucha gente compara a su juego con clásicos como The Dark Eye, Blackstone Chronicles o The 7th. Guest, viejos clásicos entre el género de las aventuras gráficas. “Es gracioso, pero en verdad varias personas han notado que el aspecto gráfico es similar a The 7th. Guest. Y debo admitir que el comedor de nuestra casa Victoriana es muy parecido.”, asegura el diseñador. “¡Lo más desconcertante es que fue integramente diseñado por Alejandro Graziani, y él en su vida ha jugado The 7th. Guest!”

Scratches no es una experiencia apta para cobardes. Genera una atmósfera asfixiante, opresiva y tétrica, llena de misterios y sobresaltos. Es cautivante por momentos, intrigante por otros. Pero terrorífico la mayor parte del tiempo. El jugador debe prestar absoluta atención a los detalles. Cuadros, cajones, diarios, mesas, sillas, todo puede contener una pista, algo necesario para escapar del horror.
Aquellos interesados en experimentar el terror más absoluto, no tienen más que ir a la página oficial de Nucleosys y bajar la demo, el trailer y/o las películas. Y, si les interesa tanto como a nosotros, y son aficionados a las aventuras gráficas, vayan corriendo a comprarla. No por nada Scratches se mantiene en el Top Ten de Amazon de los juegos de PC más vendidos de los últimos tiempos. Por algo será…

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ferzzola

19 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

MTV lanza su línea de reproductores mp3

Los juegos para ejercitar el cerebro hacen furor en Japón