in

GeekyGeeky Una moneríaUna monería

WorkBoy: El misterioso accesorio para Game Boy, redescubierto después de 28 años

Los fans creían que no existía, pero…


Entre abril y julio de 1989, el Game Boy original llegó a las estanterías con un precio oficial de 89.99 dólares, y no tardó en conquistar el mercado del entretenimiento portátil. Además de contar con un gran número de juegos, no faltaron las compañías dedicadas a la creación de accesorios que buscaban mejorar la experiencia con la consola, pero el WorkBoy prometía algo diferente: Transformar al Game Boy en una herramienta productiva, con un perfil más cercano al de un ordenador. El dispositivo desapareció a pocos meses de su lanzamiento oficial, y la comunidad pensó que no quedaba ningún prototipo…


Game Boy: ¿Más allá de la consola?

Para millones de personas alrededor del mundo, la consola Game Boy fue la primera en sus vidas, aquella con la que crecieron y se divirtieron. Las historias de muchos jugadores desafiando a la oscuridad de sus habitaciones con una linterna o en la parte trasera de un coche acumulando largas horas de viaje se multiplican en la Web, absolutamente cargadas de nostalgia y buenos recuerdos.

Pero el Game Boy logró superar todos los límites, y si hay algo que no podemos negar es su potencial de transformación. Cámaras, impresoras, lentes de aumento, luces integradas, baterías extendidas, altavoces, cartuchos adaptadores, sonares, carcasas protectoras… la lista era inmensa. Los accesorios más raros son sencillamente irresistibles para los coleccionistas, pero si hay uno que debemos colocar por encima del resto, es el WorkBoy. A simple vista, parece un mini teclado para Game Boy. En esencia, era mucho más que eso.


WorkBoy: El Game Boy como asistente digital


El historiador Liam Robertson publicó en el canal DidYouKnowGaming? un mini documental que explora los orígenes y la desaparición del WorkBoy. El accesorio, diseñado por Source Research and Development y producido por Fabtek Inc., tenía como objetivo transformar al Game Boy en una especie de PDA con funciones de calendario, agenda, calculadora, finanzas, alarma, geografía, traducción de idiomas, conversión de unidades, y mucho más.

El plan era ofrecer una alternativa a los padres que veían al Game Boy como un simple elemento de ocio. El costo de un PC para tareas de productividad podía alcanzar niveles escandalosos a principios y mediados de los ’90 (digamos, 3.000 dólares), por lo tanto, con el WorkBoy sería posible convertir a la consola en un «semi-ordenador», y extraer valor adicional de la inversión original. El debut del WorkBoy estaba programado para finales de 1992 o principios de 1993 con un precio máximo de 89 dólares. Sin embargo, después de una amplia promoción en televisión y revistas especializadas… se esfumó.


¿Trabajar con un Game Boy? El WorkBoy quería hacer eso posible

El vídeo describe los esfuerzos de Robertson para rastrear al arquitecto original del WorkBoy y fundador de Source, Eddie Gill. Fue el propio Gill quien sugirió la existencia de apenas dos prototipos del WorkBoy en todo el planeta, uno de ellos almacenado en las infinitas bóvedas de Nintendo. La clave era rastrear al otro prototipo, y eso lo llevó a Frank Ballouz, fundador de Fabtek, con una amplia experiencia en el mercado de las recreativas. Ballouz accedió a una entrevista, y casi de manera casual, confirmó lo que Robertson quería saber: El prototipo estaba en su poder.


WorkBoy: El rompecabezas completo

Como si eso fuera poco, Ballouz le envió el prototipo del WorkBoy a Robertson para que realizara pruebas en su consola, pero el rompecabezas no estaba completo: El teclado necesitaba un cartucho especial para funcionar. Ballouz no lo tenía y Gill tampoco, pero la «solución» llegó a través de la gran filtración de datos que Nintendo sufrió durante todo 2020. Dentro de ese megapack había material exclusivo de desarrollo y prototipos que nunca habían visto la luz… incluyendo el firmware compatible con el WorkBoy.


WorkBoy
El WorkBoy, funcionando a la perfección

28 años y un cartucho Flash después, el WorkBoy comenzó a funcionar tal y como sus creadores lo habían visualizado. Pero la duda de fondo seguía firme: ¿Por qué se canceló tan cerca de su debut? La primera dificultad fue que Nintendo había decidido bajar el precio de su Game Boy, dejando al WorkBoy en una posición complicada: Nadie le prestaría demasiada atención si era más caro que la propia consola. La segunda sucedió en Japón, con la explosión de una fábrica de memorias DRAM. Los precios de los componentes se dispararon, y cualquier idea de volver más competitivo al WorkBoy resultó imposible.


En resumen

Fotografías aisladas en viejas revistas, el deseo de los fans, la determinación de un historiador, la colaboración de los responsables originales y una fuga masiva de datos permitieron resolver el misterio del WorkBoy 28 años después. El universo Game Boy acaba de ser sacudido, y seguramente vamos a ver información extra sobre el dispositivo muy pronto. ¿Quieres conocer otro accesorio extraño para el Game Boy? Lee todo sobre el Pedisedate, un artefecto diseñado para drogar niños.


Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
Aptoide

Aptoide: Alternativa a Google Play

Escanear códigos de barras: Programas para leer códigos de barras