El «grafeno 3D» del MIT es diez veces más fuerte que el acero

Hablar sobre el grafeno es cada vez más difícil. Hemos explorado a fondo sus propiedades y estudiado su enorme potencial, pero en estos días el material camina por un sendero complicado, y todavía faltan muchos años de desarrollo para ver los primeros productos basados en él. Varios proyectos buscan mejorar la producción en masa del grafeno, y hasta que eso no «explote» por completo, su presencia seguirá limitada a los laboratorios. Así llegamos al último desarrollo del MIT, donde un grupo de investigadores experimentaron con formas tridimensionales de grafeno que en teoría serían diez veces más fuerte que el acero, con apenas el cinco por ciento de su densidad.

Transistores, circuitos completos, capacitores, dispositivos transparentes… mucho, y a la vez, nada. El grafeno prometió el cielo, la tierra, un par de lunas, y todavía lo estamos esperando. Las razones son variadas, pero los expertos coinciden en que el grafeno probablemente tenga un mejor futuro sobre aplicaciones nuevas, y no como reemplazo directo de soluciones ya existentes. De más está decirlo, la paciencia será crítica: Algunos hablan de media década, mientras que otros apuntan más allá del año 2025 para ver los primeros productos de consumo general. Obviamente, esta decepción general (si se la quiere llamar así) no bloquea la presencia del grafeno en el laboratorio. Y con eso en mente, el MIT continúa sus experimentos.

 

En esta oportunidad, un equipo de investigadores diseñó formas tridimensionales del grafeno con una configuración similar a la de una esponja. Los datos indican una fuerza diez veces superior a la del acero, con apenas el cinco por ciento de su densidad. Pero no todo es responsabilidad del grafeno, sino que la forma en sí hace gran parte del trabajo sucio. Utilizar grafeno sería un caso ideal, sin embargo, el MIT no descarta la posibilidad de adoptar otros materiales y aplicar características geométricas similares.

En el vídeo observamos una prueba basada en el plástico utilizado por una impresora 3D. El modelo de giroide con paredes delgadas demostró una falla más gradual, mientras que el modelo con plástico extra acumuló energía hasta explotar. MIT insiste en que la geometría es el «factor dominante», y que el grafeno sería apenas una elección óptima. Un poco decepcionante desde cierto punto de vista, pero con aplicaciones en el mundo real mucho más cercanas (puentes, sistemas de filtración, etc.).

Deja tu voto

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

3 Comments

Deja una respuesta
  1. En ingenieria Civil, uno de los aspectos más importantes de los materiales es su ductilidad y su deformación antes del fallo. Para evitar fallos catastróficos sin previo aviso, necesitamos ver como se deforma el material antes del colapso, si este se produce. Por lo que veo en el video, ese material practicamente se destruye cuando falla, y el de la derecha practicamente se volatiliza. Imaginad un edificio al que añadir 10 kg, directamente se desplome…. Aun así, un material muy interesante. Un saludo

  2. Es increíble el resultado del test que mostraron en vídeo comparando ambos materiales, siempre pensé que el de plástico más denso soportaría más que el de paredes delgadas, ahora bien y como dicen en el artículo, tal vez veamos su uso en aplicaciones nuevas, o también la nasa sea el primero en probarlo en algunos de sus proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *