Raspberry Pi dentro de una terminal súper antigua

36 años no son nada para el mini ordenador

Y en otro episodio inédito de «No vamos a parar hasta que un Raspberry Pi nos prepare un cappuccino», el plan es combinar la magia del popular mini ordenador con una terminal más vieja que quien escribe este texto. Después de dejar que duerma por un par de años, el usuario «dennis1a4» tomó a su terminal Heathkit H-19A de 1980, realizó algunas reparaciones, y la conectó a un Raspberry Pi a través de su interfaz serial. El resultado final es mucho más «Fallout» de lo que podemos imaginar.

Las terminales requieren un poco más de paciencia que un ordenador tradicional. El software moderno puede emular en gran medida a las terminales más conocidas, pero si planeas restaurar o reutilizar una, debes saber muy bien lo que estás haciendo. Mi conocimiento general se limita a teclados de terminales, la conversión de sus protocolos y las modificaciones que necesitan para funcionar correctamente en un sistema actual. Sin embargo, algunos entusiastas allá afuera tienen el tiempo y la habilidad que les permite ir más allá. Un buen ejemplo es el de «dennis1a4», quien rescató de la basura a una terminal Heathkit H-19A (agosto de 1980). Varios años más tarde, decidió sacarla de su estantería y hacer algo con ella. ¿La mejor opción? Usarla como terminal para un Raspberry Pi.

La terminal, con el Raspberry Pi colgando en su interior

Al ser una pieza de hardware con más de tres décadas de edad, es lógico esperar algunos inconvenientes técnicos. En este caso, las líneas de -5 y -12 voltios estaban fuera de combate. El regulador 7912 (-12v) se encarga de alimentar al 7905 (-5v), por lo que las primeras sospechas se enfocaron en el 7912, pero su funcionamiento fuera de circuito era correcto. Al medir la línea de -12v descubrió un corto a tierra en algún punto. Afortunadamente, el primer componente que retiró resultó ser el culpable, un viejo capacitor en la salida del 7912. Una vez reemplazado el capacitor y reinstalado el regulador, comenzó a trabajar en el resto de la terminal. Había eco de caracteres pero nada en la salida, debido a que se encontraba en modo offline (la tecla que cambiaba el modo se averió).

Con un par de chips fuera, el Raspberry Pi y la terminal se hablan sin obstáculos

Y así llegamos a un conflicto de voltajes. La Heathkit H-19A utiliza +/- 12v en la interfaz serial, con el potencial de iluminar al Raspberry Pi como un árbol de Navidad. Una vez más, la suerte favoreció a dennis1a4: El voltaje en la línea de datos del CPU a los chips de la interfaz serial era de unos 3 voltios, por lo tanto, la solución fue retirar esos chips, y conectar el Raspberry Pi directamente al CPU de la terminal. El último paso fue activar las secuencias de escape ANSI, y configurar el enlace a 9.600 baudios. El resto, es historia.

Deja tu voto

-1 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 15

Upvotes: 7

Upvotes percentage: 46.666667%

Downvotes: 8

Downvotes percentage: 53.333333%