Sunspring: Mira la película escrita por una inteligencia artificial

Las hemos visto interactuar con humanos a través de canales de chat y redes sociales (con terribles consecuencias), generar arte, jugar videojuegos, describir imágenes, conducir coches, y hasta reconstruir películas. Dicho eso, ¿por qué no dejar que una inteligencia artificial haga su propio filme? El resultado es Sunspring, un corto cuya historia estuvo a cargo de «Benjamín», una red neural recurrente de memoria a corto plazo, alimentada y entrenada con múltiples guiones de ciencia ficción.

La duda sobre qué puede y qué no puede hacer una inteligencia artificial lleva cierto tiempo flotando en el aire. La cantidad de experimentos con redes neurales y aprendizaje de máquinas es cada vez mayor, pero los ejemplos más robustos de inteligencia artificial ya son utilizados por millones de personas alrededor del globo diariamente. Sin ir más lejos, el reconocimiento de voz y la interpretación de lo que decimos por parte de los principales asistentes (Siri, Google Now y Cortana) llega a niveles extraordinarios, pero el plan es ir más allá, desplazar los límites, y trabajar sobre ellos. Eso hace que las inteligencias artificiales deban adentrarse más en «territorio humano», enfrentando tarde o temprano a conceptos como filosofía y arte en todas sus formas. Hablando de arte… imaginemos por un momento a una inteligencia artificial especialmente entrenada para escribir un guión de ciencia ficción. Dicho entrenamiento incluye tres elementos escogidos al azar, y docenas de guiones que van desde «2001» y «Ghostbusters» hasta «Blade Runner» y toda la saga de «Star Wars». ¿Qué podría llegar a salir de semejante combinación? La mejor manera de responder esa pregunta, es viendo la película:

 

Este corto que apenas supera los nueve minutos se llama Sunspring, y participó del festival de cine Sci-Fi London bajo una categoría que impone un límite de 48 horas para la creación de la pelicula. El ojo entrenado probablemente reconozca a Thomas Middleditch, número uno de la serie «Silicon Valley» que atraviesa su tercera temporada. El director de Sunspring es Oscar Sharp, y su colaborador Ross Goodwin es un investigador de inteligencias artificiales en la Universidad de New York… lo que nos lleva a «Benjamín». Benjamín (nombre que escogió la inteligencia artificial para identificarse) se encargó de escribir cada línea en el guión.

No hay dudas de que los actores hicieron un excelente trabajo aportando carácter, personalidad y lenguaje corporal a cada pieza del guión, pero imagino que trabajar con Benjamín debió haber sido un desafío muy especial. Desde cierto punto de vista es posible identificar la ruta que trató de seguir la red neural con la historia: Una especie de triángulo amoroso, cargado de drama y traición, aunque salpicado con sentencias sin sentido que por momentos desconectan al espectador por completo. En resumen, Sunspring coloca sobre la mesa una pregunta: ¿Puede una inteligencia artificial escribir el guión de una película? En lo personal, diría que no… por ahora. Creatividad e inteligencia no van necesariamente de la mano, y eso, es algo que las redes neurales también deberán aprender.

Leave your vote

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

  • Joel Z.

    Algo complicada de seguir la trama el asunto…pero bueno creo que quedo mejor que un guion escrito por mi