in

Aerografito, el material más liviano del mundo (99.99% aire)

En su momento pareció que el aerogel sería imbatible como el material más liviano. Sin embargo, después apareció el micro-enrejado metálico, tan liviano que podía ser sostenido por un diente de león sin deshacerlo. Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad Técnica de Hamburgo y la Universidad de Kiel han descubierto lo que hasta aquí sería el material más liviano del planeta: Aerografito. Está basado en tubos huecos de carbono, y su densidad se ubica en unos increíbles 0.2 miligramos por centímetro cúbico.

Para el curioso de turno, algo como el aerogel sería el “regalo geek” ideal. Es muy conocido, y lleva muchos años entre nosotros, pero no es algo que se vea todos los días. Sus propiedades como aislante con extraordinarias, e incluso ya tuvo su debut en el espacio a través del recolector de polvo “Stardust”. Cuando hablamos de una composición que supera al 99 por ciento de aire, las propiedades de aislamiento se hacen más que evidentes. El micro-enrejado metálico, anunciado por la Universidad de California Irvine y Caltech en noviembre del año pasado es otro extraordinario representante de materiales livianos, pero hay que agregar otro más a la lista. Últimamente se están descubriendo múltiples propiedades en materiales derivados del carbono, por lo que no me sorprende tanto que este nuevo desarrollo llamado aerografito esté basado en tubos de carbono.

Básicamente se trata de una red de tubos de carbono poroso, desarrollados en escala micrométrica y nanométrica. El aerografito está compuesto principalmente por aire, un 99.99 por ciento para ser exactos (la misma proporción que el micro-enrejado metálico), pero es su densidad la que lo ha colocado al frente de todas las publicaciones: Apenas 0.2 miligramos por centímetro cúbico. A modo de comparación, el aerogel tiene una densidad promedio de 2.1 miligramos bajo el mismo volumen (aunque ha habido versiones con un miligramo), mientras que el micro-enrejado se ubica en los 0.9 miligramos. Sus responsables han informado que el aerografito cuenta con una capacidad de compresión sorprendente (hasta mil veces), regresando a su forma normal como si se tratara de una esponja. Si eso te parece poco, el aerografito también puede conducir la electricidad.

Otro detalle a tener en cuenta del aerografito es que puede sostener hasta cuarenta mil veces su propio peso, lo cual también le da una notable resistencia. Algunas de las mejores cosas son espontáneas, y el aerografito es un excelente ejemplo de ello, ya que los investigadores de Universidad Técnica de Hamburgo y la Universidad de Kiel no lo estaban buscando específicamente, sino que se “toparon” con el aerografito cuando estudiaban estructuras tridimensionales de carbono. Tal vez sea un poco temprano para hablar de posibles aplicaciones, pero ya se habla de que podría tener un lugar en el mundo de los supercapacitores.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ODROID-X: El hermano mayor del Raspberry Pi de cuatro núcleos

Pantallas flexibles OLED de 60 pulgadas para 2017