in ,

Angry Birds: Los pájaros espías


Sin lugar a dudas, la saga Angry Birds se convirtió en una de las más populares de los últimos años. Estos pájaros con cierta facilidad para la violencia han llegado a una gran cantidad de plataformas… y al parecer, nuestras agencias de inteligencia preferidas, la NSA y el GCHQ, aprovecharon esto para espiar a los usuarios. Rovio niega cualquier cooperación, pero ya está pagando las consecuencias…

Mi “fase Angry Birds sucedió sobre un ordenador, y no en el smartphone. Después de arrojar pájaros psicóticos por mucho más tiempo del que hubiera deseado, el juego simplemente quedó en un rincón, acumulando polvo digital. Pero la saga continuó evolucionando, aparecieron nuevos títulos, y su popularidad se salió completamente de control. Ropa, peluches, tazas, parques temáticos, una película confirmada… los productos tanto oficiales como “bootleg” asociados a Angry Birds asaltaron el planeta con una velocidad que sólo el comercio del Siglo XXI puede alcanzar. Hoy, Angry Birds vuelve ser el centro de atención, pero no por las razones que su desarrollador Rovio espera. En los últimos días, portales de alto perfil como The Guardian y The New York Times revelaron que la NSA y el GCHQ británico han estado explotando a ciertas aplicaciones con “filtraciones” para obtener información personal de los usuarios, y entre estas aplicaciones aparecen los juegos de Angry Birds.

Angry Birds

Nombre, edad, género, estado civil, preferencia sexual, ubicación, tipo de smartphone, tamaño de pantalla, listas de contactos, libretas de direcciones y registros de llamadas son algunos de los datos que las aplicaciones comprometidas pueden llegar a filtrar, y que de acuerdo a los documentos liberados por Edward Snowden, están en el orden de “docenas”. La situación llegó a un punto de ebullición el pasado martes, cuando la página principal de Angry Birds fue sometida a un clásico proceso de “defacing”. En otras palabras, un atacante reemplazó su arte oficial con una nueva imagen que muestra al pájaro rojo con el escudo de la NSA en la frente, y la leyenda “Spying Birds”. Esto llevó a una declaración formal por parte de Rovio, cuyo texto especifica que la compañía no colabora de ningún modo con agencias de inteligencia como la NSA y el GCHQ, o similares.

El problema está en lo que Rovio “sí” menciona: De haber alguna clase de filtración, esta proviene de las redes de publicidad que están vinculadas a aplicaciones gratuitas y otros servicios Web. En caso de que dichas redes compartan datos con las agencias, el problema no estaría enfocado sobre la cantidad de dispositivos perjudicados (en teoría, todos), sino sobre el escalofriante volumen de información que deben estar recibiendo. El CEO de Rovio Mikael Hed, ya anticipó que van a “reevaluar” su asociación con estas redes. Ahora, alguien podría decir que usar un firewall para bloquear el acceso Web a aplicaciones basadas en ads sería el paso siguiente, pero no estoy seguro de qué tan útil pueda llegar a ser en realidad, sin mencionar el hecho de que sólo se aplicaría a Android. La NSA pudre todo lo que toca, y ni siquiera Angry Birds ha quedado intacto.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

The Golf Club: El nuevo simulador de golf

Cómo luciría Tierra Media desde el espacio