in ,

BUG: Un gadget para gobernarlos a todos

Este es un dispositivo tan flexible, que hasta podría decirse es un "hágalo ud mismo". La base y los módulos (o accesorios) se compran por separado y después se unen, de hecho se debe programar o conseguir programas para el dispositivo por separado. Esto, si nos gusta programar, nos propone un dispositivo que está limitado sólo por nuestra imaginación.

El BUGbase y algunos módulos

El BUG es un dispositivo que nos propone armar nuestro propio dispositivo. Podemos comprar y armar fácilmente los módulos que queramos y después dedicarnos a programar todo tipo de funciones. La programación está asistida por programas y una comunidad dedicados que los productores aseguran estarán disponibles en todo momento. Por ahora hay sólo 4 módulos y la base a la venta a los que se iran sumando más a medida que pase el tiempo.

Los módulos disponibles actualmente son:

  • BUGview: Este módulo consiste en una pantalla táctil con una resolución de 320×240 píxeles y sensor de orientación
  • BUGmotion: Este módulo es un sensor de movimiento y acelerómetro triaxial, esto significa que puede detectar movimiento y decirnos velocidad y dirección del mismo
  • BUGlocate: Este módulo es un GPS con un conector y soporte para antenas externas que nos permite ubicarnos en cualquier parte del mundo desde -300 hasta 18000m. y decirnos en que dirección y con que velocidad nos movemos.
  • BUGcam2MP: Este módulo es una cámara de 2 Megapíxeles con flash (leds de alta intensidad) incluido. Si bien el foco es fijo ofrece todo tipo de controles a nivel software.

En el segundo cuatrimestre de este año se agregarían a estos módulos 4 más: Una "doble" pantalla táctil, un mini teclado QWERTY, un "teleportador" y un altavoz (con entrada y salida de audio).

La base, corre un sistema operativo propio que se programa mediante el SDK (Source Development Kit, o paquete de desarrollo de código fuente) y un componente en tiempo de ejecución llamado OSGi. Esto y el hecho de que el lenguaje a usar sea Java nos permite un desarrollo "simple" de múltiples programas para el dispositivo. A su vez todo esto favorece compartir el código mediante el servicio BUGnet ya que todo el software, desde el sistema operativo, es de código abierto.

Si bien nos parece una idea muy creativa, por ahora nos parece algo costosa y complicada para el usuario promedio. Aunque para quien disfrute probar, programar y desarmar sus dispositivos esto es un sueño. La base cuesta 192 euros aproximadamente y los módulos entre 32 y 64 euros cada uno. Ahora solo falta poner a trabajar nuestro cerebro y crear dispositivos con funciones nunca vista antes. ¿Haz creado un dispositivo novedoso y quieres darlo a conocer al mundo?, ¡cuéntanos en los comentarios o envíanos una sugerencia!

El SDK que se usa para programar el BUG

La base, corre un sistema operativo propio que se programa mediante el SDK (Source Development Kit, o paquete de desarrollo de código fuente) y un componente en tiempo de ejecución llamado OSGi. Esto y el hecho de que el lenguaje a usar sea Java nos permite un desarrollo "simple" de múltiples programas para el dispositivo. A su vez todo esto favorece compartir el código mediante el servicio BUGnet ya que todo el software, desde el sistema operativo, es de código abierto.

Si bien nos parece una idea muy creativa, por ahora nos parece algo costosa y complicada para el usuario promedio. Aunque para quien disfrute probar, programar y desarmar sus dispositivos esto es un sueño. La base cuesta 192 euros aproximadamente y los módulos entre 32 y 64 euros cada uno. Ahora solo falta poner a trabajar nuestro cerebro y crear dispositivos con funciones nunca vista antes. ¿Haz creado un dispositivo novedoso y quieres darlo a conocer al mundo?, ¡cuéntanos en los comentarios o envíanos una sugerencia!

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por editorwp_4054

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Test de embarazo USB

Moorestown: La placa madre más pequeña