in

Coches: calor del escape genera electricidad


Los investigadores de la Universidad de Pardue y la empresa General Motors han trabajado juntos para crear un sistema capaz de generar electricidad a partir del calor que se desperdicia por el tubo de escape de los motores de combustión interna. Esa energía podría utilizarse para mover un motor eléctrico que contribuya a impulsar el vehículo, convirtiéndolo en un híbrido y disminuyendo el consumo de combustible.

La National Science Foundation y el Department of Energy de los Estados Unidos han financiado con 1.5 millones de dólares un proyecto conjunto de la Universidad de Pardue y la empresa automotriz General Motors (GM). El interés del gobierno estadounidense en este proyecto se debe a los efectos que tendría para la economía y el medio ambiente el trabajo que ha desarrollado el equipo de ingenieros dirigidos por el Profesor Xianfan Xu, de la cátedra de Ingeniería Mecánica e Ingeniería Eléctrica de la mencionada universidad.

Yaguo Wang, trabajando en el proyecto (Purdue University/Mark Simons)

Se ha puesto a punto un prototipo basado en generadores termoeléctricos (TEG, por ThermoElectric Generators), que pueden generar una corriente eléctrica a partir del calor que se produce a la salida de los motores de combustión interna. Esta energía puede utilizarse para cargar las baterías y alimentar los sistemas de energía eléctrica de un automóvil, como así también para reducir la carga de trabajo del motor y mejorar la economía de combustible. Es posible que al leer esto creas que se está violando alguna ley física, ya que “usar un motor para mover un generador que ayude al motor” suena muy parecido a los cientos de “maquinas de movimiento perpetuo” publicitadas por los charlatanes de turno. Pero nada mas alejado de la realidad: el calor que utilizan los TEG es el “desperdicio” del funcionamiento normal del motor de combustión interna, algo que se produce de todos modos pero que normalmente no se aprovecha. De alguna manera, este invento lo que hace es elevar la eficiencia total de cada litro de combustible quemado por el motor.

El sistema puede “cosechar” el calor de los gases de escape. (CC/KoS)

El cacharro debe instalarse en el sistema de escape, detrás del catalizador, donde puede “cosechar” el calor de los gases. Los humos que expide el motor se encuentran a una temperatura cercana a los 700 grados centígrados, bastante menos de los casi 1.000 que existen dentro de los convertidores catalíticos. La idea de montar un sistema similar en esa zona mas caliente es tentadora, pero lamentablemente los sistemas actuales no pueden aprovechar temperaturas tan altas. Las primeras pruebas “de calle” comenzarán el primer día del año próximo, dentro de poco más de un mes. El equipo liderado por Xianfan Xu espera reducir el consumo de combustible entre un 5 y un 10 por ciento, un porcentaje nada despreciable. Sin embargo, los investigadores están trabajando para resolver problemas relacionados con la eficiencia y la fiabilidad del sistema, utilizando nuevos materiales que puedan extraer aún más energía del calor de los gases de escape.

Motor de combustión interna. (Flickr/Dave7)

Estos materiales termoeléctricos generar electricidad a partir de la diferencia de temperatura existente en dos zonas. “Una de las caras del material se calienta con los gases de escape y la otra permanece fresca. Mientras se mantiene esa diferencia de temperaturas entre ambas caras, se produce una corriente continua", explica Xu, quien ha trabajado en estos dispositivos durante una década. El material elegido por los investigadores de GM es el Skutterudite, una mezcla de mineral de cobalto, arseniuro, níquel y algo de hierro.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply
  1. Esto se lleva haciendo décadas en los buques mercantes. Se aprovecha el calor de los gases calientes de escape en la caldereta de exhaustación, dicho calor, se aprovecha para generar vapor y, una vez tienes vapor, tienes dos opciones: o lo expandes en una turbina, o por otra parte lo usas para calentar otros fluidos (fuel-oil por ejemplo, para poder bombearlo).

    Otra cosa, aunque dicho "reciclaje" de calor ya existiera (o más concretamente, la idea de aprovechar los gases de escape para aunmentar el rendimiento aunque fuera con otro proceso), creo que es un gran momento para incorporarlo a los coches, ya que si se implantara, significaria una contribución a reducir el efecto inverdadero.

  2. Considerando que más de un 60% del combustible se convierte en calor eso sería un montón de potencia, ahora ya que recuperasen un 10% y podrían sacar el alternador y dejar de quitarle torque al motor con la bomba de bencina, agua, luces, etc etc. Es una idea antigua en cualquier caso, ojalá rinda ésta vez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Primer órgano bioartificial en España

Juegos Online de la Semana (25/11/10)