in

Cómo evolucionó el «contador de salud» de los videojuegos (vídeo)

Un repaso desde los 8 bits hasta la actualidad

La barra de salud no siempre fue una barra en medio de la pantalla. A lo largo de varios videojuegos supo representar toda clase de objetos, incluido valores numéricos, hasta llegar a formar parte del propio personaje. Disfruta de un vídeo con la evolución del contador de salud de los videojuegos.

Todo jugador de videojuegos sabe lo que es una barra de salud, también conocida como medidor de energía o el indicador de vida. Un mecanismo elemental que indica el estado de un personaje u objeto, y que va disminuyendo a medida que recibe daño. Este parámetro no siempre estuvo presente en los videojuegos, ya que en las primeras generaciones donde reinaban títulos como Space Invaders o Pac-Man uno sabía que el roce de un fantasma o el impacto de un láser de los alienígenas significa automáticamente una muerte. Fue recién durante los 80s cuando los juegos empezaron a implementar el contador de salud.

El juego de boxeo Punch-Out!! (1983) de Nintendo fue uno de los primeros juegos en implementar este mecanismo, que luego adoptarían juegos similares como Street Fighter II: The World Warrior. Aunque es más una barra de resistencia (stamina), funciona de la misma manera: cuando está vacía es un nocaut. Hubo variantes en esta mecánica donde en lugar perder la salud al ser golpeado, el contador decae continuamente, actuando más como un temporizador (Lunar Jetman), o donde la barra de salud es reemplazada por un valor numérico (Gauntlet). Otra transición de este estilo se vio con el clásico Super Mario Bros. (1985), donde si Mario o Luigi agarran un champiñón pueden ser heridos hasta dos veces antes de perder una vida.

A veces, los medidores de salud emulan un electrocardiograma como se puede ver en Nodes of Yesod (1985) y Resident Evil (1996); así como también hubo un tipo de contador de salud, aunque bastante inusual, conocido como el pollo asado (pollómetro) que se vio en Atic Atac (1983) de Ultimate Play the Game (que más tarde sería conocido como Rare). Otros ejemplos notables fueron vistos en Pyjamarama (1984), que tiene un vaso de leche que representa la energía, Agent X (1986), donde un recuadro te muestra que con cada vida perdida el personaje está un paso más cerca de la tumba y el cerebro del presidente que cambia de pensar en paz a guerra inmediatamente, y Knightmare (1987), que tiene un rostro humano que poco a poco se va deteriorando hasta quedar finalmente los ojos.

A partir de los 90s la mayoría de los juegos habían implementado la barra de salud que todos conocemos… con excepción de un juego: Wolfenstein 3D. El retrato del personaje permaneció, excepto que esta vez estaba animado, y el rostro se ensangrentaba a medida que recibías daño. Lo mismo se vio en Doom y Quake. Al día de hoy el contador de salud ha evolucionado de ser una simple barra en la pantalla a formar parte del personaje, como se puede ver en Dead Space (2008), donde la vitalidad de Isaac se visualiza en un led sobre la espina dorsal del traje. ¿Cómo seguirá evolucionando este parámetro en el futuro? Sólo el tiempo lo dirá.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Matias Benítez

Especialista en juegos, películas y series.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Alternativa gratuita a Photoshop

Cómo corregir la perspectiva de una imagen

covers

Los mejores covers de videojuegos en YouTube