in

Thug lifeThug life No me gustaNo me gusta

La evolución de las consolas portátiles


Pequeñas bolillas, puntos luminosos en pantallas primitivas, sonidos humildes y apenas un juego por cada una de ellas. Las consolas portátiles han recorrido un largo camino para llegar a lo que son hoy, comenzando con ejemplares muy básicos, pero que en su momento supieron entregar horas y horas de diversión al alcance del bolsillo. En esta ocasión, mencionaremos los inicios de las consolas portátiles, y los modelos que han sido más relevantes para el género hasta la fecha.

Había una época en la que tener un Atari 2600 te daba el derecho de sentirte como un semidios caminando sobre la Tierra. No había nada malo en ver a este aparato conectado al televisor, dispuesto a otorgar una sesión de videojuegos tras otra. Pero la necesidad de diversión no estaba solamente en el hogar, y lentamente, el concepto de consola portátil fue madurando, casi al mismo tiempo que la revolución de consolas hogareñas. Hoy tenemos sistemas muy poderosos, con una calidad gráfica impresionante, y una proyección a futuro que nos deja pensando cómo van a hacer para superarse en los años por venir. Mientras tanto, nada mejor que recorrer un poco del pasado y el presente de las consolas portátiles.

Los Pocketeers

Técnicamente no eran considerados como consolas portátiles, pero los Pocketeers sí eran “juegos” portátiles, aunque no tenían nada electrónico en su interior. Sus inicios los ubican en el año 1975, licenciados bajo diferentes marcas y nombres en países como Estados Unidos, el Reino Unido y Japón. Algunos de los diseños eran muy sencillos, recurriendo a simples bolillas metálicas, pero otros podían llegar a ser muy complejos en su interior, e incluso había modelos para dos jugadores. También se “reciclaron” algunos de estos diseños, como el juego “Derby” que se convirtió luego en “Grand Prix”. No había necesidad de baterías, y los gráficos estaban impresos sobre simples piezas de cartón. Era el comienzo.

Mattel Auto Race

Entre 1976 y 1977, Mattel lanzó al mercado lo que muchos interpretan como el primer juego portátil completamente digital, el Auto Race. Aunque quedó un poco opacado frente a la recepción que tuvo el siguiente título Electronic Football (teniendo en cuenta la relevancia del fútbol americano en Estados Unidos), el Auto Race era una excelente pieza de tecnología para tratarse de pequeñas luces y un contador. Esto llamó el interés de una enorme cantidad de fabricantes hacia un mercado en claro crecimiento, y en algunos casos los juegos lanzados tenían ciertas similitudes (las libertades con las licencias eran mayores), pero también existieron juegos específicos que quedaron en la historia.

Simon

Uno de los “juegos específicos” a los que nos referimos es el Simon. Milton Bradley lo lanzó en el año 1978, y todavía puede comprarse hoy, un detalle que confirma su enorme popularidad. “Simon es un ordenador, Simon tiene un cerebro, o haces lo que Simon dice, o te vas por el fregadero” sería una humilde traducción del eslogan original de Simon. Un verdadero icono de los ‘80, el Simon disparó una cantidad impresionante de clones, pero el objetivo del juego se conservó intacto: Debes presionar los botones en el orden que indica Simon, y ese orden se vuelve cada vez más largo con cada turno. Contó con varias versiones en tamaño reducido, e incluso existió una en formato de reloj de pulsera.

Microvision

Este tal vez sea uno de los primeros ejemplos de una buena idea mal aplicada en el mundo de las consolas portátiles. Aún montada en el éxito del Simon, la Milton Bradley Company lanzó la consola Microvision, y fue la primera en utilizar cartuchos intercambiables. Esto le daba un potencial mucho mayor, ya que intentaba abandonar el concepto de un juego por dispositivo, y hacer que la consola sea más variada para el usuario. A pesar de que tuvo un primer año muy sólido, problemas de diseño sumados a una falta crítica de cartuchos de juegos hicieron que la Microvision cayera en un pozo, y eventualmente fuera retirada del mercado en 1981. Esos resultaron ser los últimos años de Milton Bradley como compañía independiente, y en 1984 pasó a ser parte de Hasbro.

Game & Watch

El siguiente salto evolutivo se estaba gestando al otro lado del mundo. Mientras viajaba en tren, un tal Gunpei Yokoi, quien luego se convertiría en una leyenda dentro del mundo de los videojuegos, tuvo la idea de un reloj con un juego integrado que ayude a pasar el tiempo, después de haber visto a un hombre de negocios entretenerse con una simple calculadora. En 1980, esta idea se materializó en la serie Nintendo Game & Watch de juegos portátiles. El primero de ellos fue Ball, lanzado a finales de abril de ese año. Se conocen más de cincuenta títulos oficiales, algunos de ellos no tan portátiles, pero el éxito del Game & Watch fue rápidamente registrado por el resto del globo. Clones no oficiales comenzaron a aparecer por todas partes. El último juego oficial de Game & Watch llegó en 1991, sin embargo, Nintendo ya tenía algo más en mente.

Nintendo Game Boy

El 21 de abril de 1989 fue el día en el cual el concepto de consola de juegos portátil quedó definido para siempre. No es una exageración. Nintendo contaba con una posición bastante sólida en el mercado de consolas hogareñas, pero el Game Boy, otra creación de Gunpei Yokoi, cambió la forma de entretenimiento para toda una generación. A pesar de que su primer modelo tenía algunas limitaciones (sin backlight, por ejemplo), y la competencia luego lanzó consolas con un hardware muy superior, la hegemonía del Game Boy fue total. En primer lugar, su duración de batería era soberbia (hasta 12 horas con cuatro baterías AA). Luego tenemos a su agresivo precio, la mitad del valor de lo que ofrecía la competencia. Después estaba la función de enlace, que permitiía a dos jugadores compartir una partida. Y finalmente, el “momento bisagra”: La inclusión del Tetris como título de regalo en Estados Unidos y Europa. Casi 120 millones de consolas vendidas, incluyendo sus variantes Pocket y Color, mientras que sus rivales no llegaron a la décima parte. En otras palabras, fue el iPhone de las consolas portátiles.

Atari Lynx

Casi al mismo tiempo que el Game Boy, la gente de Atari presentó a su consola portátil Lynx. No era la primera vez que Atari entraba en este mercado (el primer juego portátil fue el Touch Me de 1978), mientras que el diseño de la consola Lynx estaba basado en el Handy Game de Epyx. El Atari Lynx era muy superior al Game Boy en materia de hardware, comenzando con una pantalla a color, backlight incorporado, un sistema de red que podía conectar hasta ocho jugadores a la vez (el hardware soportaba más aún), y un diseño ambidiestro. Lamentablemente, el precio inicial de la consola (el doble que el del Game Boy), sus altos requerimientos de batería (apenas cuatro horas con seis AA) y la falta de títulos populares hicieron imposible para el Atari Lynx que ganara tracción, ni siquiera con su versión revisada. Apenas se vendieron cinco millones de unidades.

Sega Game Gear

Tratando de subirse al exitoso tren que llevaba al Game Boy a toda velocidad, la gente de Sega presentó a su portátil Game Gear en territorio nipón durante el mes de agosto de 1990, mientras que Occidente la conoció en abril de 1991. Básicamente, la consola resultó ser una versión portátil del Master System, abriendo las puertas a un repertorio de juegos mucho más amplio. Aunque la pantalla a color y los títulos disponibles eran muy atractivos, la duración de la batería y los problemas técnicos que azotaron a la consola, no. Seis baterias AA apenas podían dar unas tres horas de juego, mientras que la consola fue víctima, entre otras cosas, de capacitores defectuosos. Aún así, acumuló once millones de unidades vendidas en los siete años que estuvo en el mercado. Sega trató de copiar la fórmula con el Nomad (la versión portátil del Mega Drive), pero eso fue todo un fiasco.

WonderSwan

Si en algún momento hubo una consola que pudo perturbar los sueños del Game Boy en todas sus versiones, al menos en territorio nipón, esa fue la WonderSwan. Su modelo original, diseñado por el mismo Gunpei Yokoi al dejar Nintendo, fue lanzado en 1999, mientras que la versión a color llegó al mercado en diciembre de 2000. En poco tiempo, la WonderSwan logró capturar casi un diez por ciento del mercado, beneficiada por un precio inferior al del Game Boy, y un contrato exclusivo con Square que llevó a la consola títulos como Final Fantasy I y II. Lamentablemente, Nintendo presentó una sólida respuesta con el Game Boy Advance, Square y Nintendo hicieron las paces, y la poca ventaja de la WonderSwan se desvaneció en el aire, dejando el mercado en el año 2003.

N-Gage

Ya en el siglo XXI, Nokia tuvo esta idea de combinar a un teléfono móvil con una consola de juegos. En la teoría parecía una fusión perfecta, y así fue como el N-Gage fue presentado al público en el año 2003, esperando robar usuarios al Game Boy Advance. La práctica nos contó una historia completamente diferente. El diseño del N-Gage resultó más que inadecuado para jugar, los títulos disponibles eran muy pobres en comparación con el Game Boy Advance (y toda la serie Pokémon haciendo estragos), y su precio estaba muy por encima de lo esperado. Nokia envió a los proveedores millones de unidades, sin embargo, la marca N-Gage quedó golpeada desde el comienzo, y ni siquiera la versión revisada logró corregir la situación. Desde 2003, el N-Gage ha tenido solamente 58 juegos.

Nintendo DS

En el año 2004, Nintendo tomó una decisión bastante riesgosa: Dejar de lado el nombre Game Boy para sus consolas portátiles. De esta forma llegó el Nintendo DS, con cambios muy importantes en su diseño, comenzando con la inclusión de una segunda pantalla, y conectividad WiFi. Manteniendo la costumbre, Nintendo garantizó la retrocompatibilidad con los cartuchos de Game Boy Advance en el primer modelo, lo cual hizo mucho más sencilla la transición de una consola a la otra. De más está decirlo, la Nintendo DS ha sido un éxito absoluto hasta ahora. Combinando a todas sus variantes, la consola ha vendido más de 144 millones de unidades, la segunda en todo el planeta detrás de la PlayStation 2. También resultó ser popular entre la comunidad de “modders”, alterando su firmware y ejecutando código desarrollado por terceros, a pesar del rechazo de Nintendo a esta práctica.

PlayStation Portable

Nos faltaba un jugador muy importante en esta lista, y no se trata de otro más que Sony. La PSP fue lanzada en diciembre de 2004 en Japón y en marzo de 2005 en Estados Unidos, aunque la denominada “región PAL” debió esperar hasta el mes de septiembre para recibirla. La PSP es la primera consola de juegos portátil en utilizar un formato de disco óptico para sus títulos, y cuenta con excelentes opciones de conectividad, sin mencionar una atractiva pantalla de cuatro pulgadas (reducido a 3.8 posteriormente). Hasta el momento hay cuatro modelos oficiales, incluyendo el PSP Go recientemente retirado, el cual quedó como una especie de oveja negra de la familia. De todas formas, la serie PSP logró un respetable volumen de ventas, con casi setenta millones de unidades alrededor del globo. Al igual que sucedió con la Nintendo DS, la PSP es una consola muy apreciada por la comunidad gracias a su capacidad de ser modificada.

Nintendo 3DS

Así es amigos, ya llegamos a 2011, y lo último en materia de consolas portátiles no es otra cosa sino la Nintendo 3DS. Presentada entre febrero y marzo de este año, la 3DS es la primera consola en implementar soporte autoestereoscópico. Las tres dimensiones se sienten muy cómodas en el cine, y lentamente buscan llegar a móviles y televisores, pero Nintendo no lo dudó ni un segundo, y aplicó la tecnología sobre su sistema. Tomás realizó una excelente cobertura de la 3DS, y cualquier interesado en comprar una debería darle un vistazo. Hasta ahora, su recepción ha sido interesante. Lleva casi cuatro millones de unidades vendidas, y el año aún está muy lejos de terminar, por lo tanto dicho número sólo puede ir hacia arriba.

Ahora, si se preguntan por qué no hay mención de dispositivos como el iPhone o el iPod Touch, la respuesta es sencilla: No son consolas de juegos. El iPhone es un teléfono móvil, y el iPod un reproductor. Gracias a la intervención de su sistema operativo, ambos aparatos pueden ejecutar juegos, pero siguen sin ser consolas. El futuro tal vez nos muestre una fusión general entre móvil, tablet y consola. Hasta entonces, la consola de juegos portátil se verá definida a través de dispositivos dedicados, con diseños cada vez más refinados. Esperamos que hayan disfrutado el recorrido. ¡Buena suerte!

Reportar

¿Qué te pareció?

Legenda

Escrito por Lisandro Pardo

Moderador de ComunidadUsuario VerificadoVotadorAutor de contenidoCreador de GaleríasCreador de Listas

Comentarios

Leave a Reply
  1. La verdad es que me encantan estos pequeños repasos a la historia de la electrónica de consumo. Me hacen vivir momentos buenos de nostalgia del pasado.

    Yo en casa aún tengo cuatro máquinas de Nintendo Game & Watch nuevecitas. No sé si aún funcionan.

  2. Cordial saludo, buen tema recordar es vivir ahora quien no recuerda el famoso TELEBOLITO Y SU SONIDO CARACTERÍSTICO BIP BIP BIP……

  3. Con la N-cage no se si es un celular que te permite jugar o es una consola que te permite hacer llamadas… lo que si me llevo al pasado es el comercial de gameboy y el juego de tetris…

  4. Jejejejejeje la verdad es k yo soy de esa generacion del ’80 que las ha vivido casi todas en su aparicion y desaparicion… Y debo decir que el articulo es muy fiel a la realidad…
    Tube las primeras "consolas" portatiles con juegos como los Donkey Kong en varias versiones, y demas, recuerdo tb una blanca que era de lucha que causo mucho furor tb! Los graficos eran combinados, dibujos estaticos y personajes que se movian por la pantalla (un lujo entonces!) o una de football alargada en que podian jugar 2 jugadores uno en cada lado!!. Mas tarde tube una GameBoy, a la que exprimí con el mario y el tetris hasta la saciedad… en aquella epoca era un portento!
    Posteriormente cometí el error de comprarme una GameGear con su complemento para la television (unico en aquel entonces!) y su famoso Columns, Shinoby, etc… Grandes momento siempre que tubieras un enchufe cerca, olvidate de llevarla como la Gameboy…

    En fin cuantas horas dedicamos escondidos en alguna sombra, sólo saltando barriles hasta hacer que la velocidad del Donkey fuera endiablada… =)
    Gran articulo

  5. "Ahora, si se preguntan por qué no hay mención de dispositivos como el iPhone o el iPod Touch, la respuesta es sencilla:

    No son consolas de juegos"

    Esto es digno de ser remarcado. ¡Muy buen artículo!

  6. Uff, excelente. Estoy de acuerdo con el amigo Scorpio-Taisho, hablaron como todos unos expertos al decir eso de "No son consolas de juegos". Muy bien dicho, saludos.

  7. ¡El AutoRace lo he tenido en mis manos! Un juego realmente curioso, y muy entretenido. No sabía que había sido el primero.

    P.D.: Lo que faltó fue la saga GP (GP32, GP2X, etc…).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Janimation: Extraordinaria animación facial

Gliese 581d podría ser el primer exoplaneta habitable