in

GeekyGeeky Una moneríaUna monería Thug lifeThug life

¿Recuerdas los balazos en el T-1000 de Terminator 2? ¡No eran CGI!

Un trabajo impresionante… y era 1991


Terminator 2

Terminator 2 ya tiene 30 años sobre los hombros. En lo personal aún estoy tratando de procesar ese detalle, pero la película quedó grabada a fuego en nuestros cerebros por diferentes razones, y sus efectos especiales aparecen al tope de la lista. Las propiedades líquidas del T-1000 demandaron un amplio uso de efectos generados por ordenador, pero también hubo mucho trabajo práctico, incluyendo a los balazos recibidos por el T-1000, que se abrían como pétalos en el pecho de Robert Patrick…


1991. Guerra del Golfo, el nacimiento de la World Wide Web, la caída de la Unión Soviética, y por supuesto… Terminator 2. A nivel cinematográfico, el año entero fue interesante (Lionheart, Robin Hood, Point Break, The Addams Family, Star Trek VI), pero todos los cañones apuntaban al regreso de Arnold como el implacable androide del futuro que esta vez no buscaba asesinar, sino proteger.

102 millones de dólares (más de 205 millones ajustados por inflación) convirtieron a Terminator 2 en la película más cara de la historia en 1991, pero a juzgar por los resultados y el impacto cultural, valió la pena gastar cada centavo. Al mismo tiempo, T2 reescribió varios libros en materia de efectos especiales, liderados por un T-1000 virtualmente invulnerable que recibía balazos y escopetazos como si no fueran nada. El uso de ordenadores fue fundamental para reproducir esas «heridas» en algunas escenas, pero hay un pequeño detalle: Al momento de enfocar los impactos, no había CGI.


Los efectos especiales de los balazos en Terminator 2


Los efectos por ordenador en Terminator 2 estuvieron a cargo de Industrial Light & Magic. La gente de Pacific Data Images desarrolló los efectos ópticos, y todo lo práctico quedó bajo responsabilidad de Stan Winston, quien ya había colaborado con Cameron en la primera película, y al que también conocemos por sus trabajos en Aliens, Jurassic Park, y la saga Predator. Winston falleció en 2008, y su familia fundó la Stan Winston School of Character Arts para continuar con su legado. La escuela tiene un excelente perfil en Instagram repleto de cortos, pero uno de los que más ha llamado la atención es el de los balazos recibidos por el T-1000.



La publicación original explica que para estudiar la apariencia de los impactos, Winston y su equipo se la pasaron semanas enteras disparando proyectiles en barro, y duplicando los resultados en formas esculpidas. Un proceso de metalización por vacío sobre material de látex respaldado con una espuma blanda de caucho le permitió a estas formas obtener el famoso aspecto cromado del T-1000. Los artefactos finales fueron creados con diferentes patrones y tamaños, usando un mecanismo inspirado en flores y pétalos. Todo el sistema fue montado en una placa de fibra de vidrio que Robert Patrick llevó en su pecho durante la filmación, y activado vía radiocontrol.

Si quieres ver más de estos bocadillos, no dudes en visitar el perfil de la Stan Winston School en Instagram. ¡Enlace abajo!


Stan Winston School en Instagram: Haz clic aquí

Fuente: Hackaday


Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
Buscar aplicaciones sin publicidad para Android

Cómo buscar aplicaciones sin publicidad para Android

Cómo recuperar la clave de Windows

Cómo recuperar la clave de Windows y otros productos de Microsoft