in

STRAFE: Sangre y violencia, como los FPS de antes

La década de los ‘90 fue un verdadero festival de tripas, explosiones, sangre y gritos para el mundo de los videojuegos. Los desarrolladores incluso fueron acusados por diferentes sectores de promocionar la violencia y el satanismo… pero nosotros nos entregamos durante meses enteros a esos juegos. Y ahora aparece STRAFE, un nuevo FPS que en 2015 trata de capturar la mágica esencia de 1996. Si nos guiamos por su extraordinario trailer, creo que lo ha logrado.

Wolfenstein 3D debutó en el año 1992. Doom en el ’93. Doom 2 y Heretic en el ’94, Hexen en el ’95 y Quake en el ’96. ¿Notan el patrón? La década de los ‘90 nos ofreció a algunos de los mejores juegos de la historia, en los que básicamente teníamos que desmembrar todo lo que se nos cruzaba por delante. Escopetas, lanzamisiles, granadas, cañones de energía y hasta una motosierra eran nuestras herramientas de trabajo, el cual disfrutamos mucho. Esos juegos se convirtieron en el horror de turno para los grupos conservadores y las organizaciones religiosas, que trataron de imprimir su moral a pura prohibición y censura. Afortunadamente su fracaso fue absoluto, y aquellos títulos pioneros dieron paso a sagas completas (quiero hacer una mención especial a Serious Sam y sus kamikaze sin cabeza) que en estos días parecen haber perdido un poco de sustancia. Cuando eso sucede, nunca está mal regresar a las raíces, y en el camino nos encontramos a STRAFE.

 

Oh. Por. Dios. Al ver el trailer por primera vez, mi mente decidió recordar por algún motivo extraño a Evil Dead, la canción “We’re Not Gonna Take It” de Twisted Sister, The Lost Boys (el hermano mayor es un clon de Corey Feldman), y muchas cosas más que provocaron nostalgia inmediata. El monitor CRT, la camiseta de Coca-Cola que usa el hermano menor, la referencia a Indiana Jones, y el hecho de hacer explotar la cabeza de un menor de edad sin miedo a que los paladines de la moral comiencen su bombardeo hacen del trailer de STRAFE uno de los mejores que he visto en años. Todo comienza con un chatarrero espacial que regresa a su nave nodriza (el ICARUS) sin haber encontrado nada. Las coordenadas son las correctas, pero no hay ni un sólo rastro de ICARUS, salvo por su teletransportador. Nuestro personaje decide transportarse a bordo, y allí comienza su infierno repleto de sangre, vísceras, y niveles que cambian en cada partida gracias a la generación no procedimental, o al menos eso es lo que dicen sus responsables.

Cada gota de sangre, cada cartucho descartado y cada miembro arrancado permanece en el nivel, y al no poder desarrollar mapas de los niveles, los creadores de STRAFE recomiendan seguir el rastro de muerte y caos para regresar a una zona previa. No hay lugares que permitan cubrirse, y la salud no se regenera. En otras palabras, STRAFE te hará perder, y mucho. Su campaña en Kickstarter comenzó hace un par de días, y ya ha recibido casi 50 mil dólares de los $185.096 dólares que busca. El juego con su soundtrack tiene un precio de 25 dólares, y estará listo para el mes de junio… de 2016.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

5 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Web: Usa WhatsApp desde el navegador

Tres minutos para la medianoche