¿Qué son esas cosas que ves flotando dentro de tus ojos?

Dos fenómenos muy similares, con orígenes diferentes

El simple hecho de observar el cielo azul o mirar una pantalla con fondo blanco brillante hace que en ciertas ocasiones aparezcan… «cosas» frente a nuestros ojos. Por un lado, están aquellas con una figura similar a la de las amebas, y después encontramos puntos de luz que se mueven a toda velocidad. No hay ninguna ilusión óptica aquí: Ambos fenómenos han sido apropiadamente identificados, y son mucho más comunes de lo que creemos, aunque una manifestación excesiva y repentina puede ser señal de algún problema en la visión.

Todo usuario que acumula varias horas al día frente a la pantalla sabe tarde o temprano lo que es tener «la vista cansada». El dolor o la presión en el fondo de los ojos, sentir el equivalente a arena atrapada, la necesidad de cerrar los párpados o buscar un lugar oscuro… gajes del oficio, digamos. Pero nuestros ojos no se expresan solamente cuando están bajo estrés, sino que pueden dar lugar a eventos bastante llamativos. Por ejemplo, un batallón de bacterias al mirar el cielo, o espermatozoides en esteroides que no paran de correr. ¿Qué está pasando? ¿De dónde vienen esas cosas?

En primer lugar, debemos hablar de muscae volitantes, latín para «moscas volantes», o simplemente «cuerpos flotantes». Se trata de pequeñas opacidades que flotan en el humor vítreo del ojo y arrojan sombras sobre la retina. Dichas opacidades están formadas por proteínas, glóbulos rojos o muestras diminutas de tejido, y cambian su posición con el movimiento ocular. Cuanto más cerca de la retina se encuentran mejor los podemos ver gracias a una definición superior de su sombra. En la gran mayoría de los casos, la presencia de moscas volantes responde al envejecimiento natural y no tienen consecuencias, pero si su número aumenta de manera considerable y repentina, se recomienda programar una visita con el oftalmólogo.

En cuanto a los puntos de luz que parecen correr un Grand Prix, su nombre oficial es «Fenómeno Entóptico de Campo Azul», también conocido como Fenómeno de Scheerer. En resumen, los puntos brillantes son glóbulos blancos desplazándose a través de los capilares en la retina. Los glóbulos blancos ocupan el diámetro de un capilar casi por completo, creando una cola de glóbulos rojos detrás, a la que podemos apreciar en condiciones ideales con un tono más oscuro. Aún conociendo el origen de ambos fenómenos, lo cierto es que nunca pierden el factor sorpresa.

Deja tu voto

13 points
Upvote Downvote

Total votes: 13

Upvotes: 13

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

11 Comments

Deja una respuesta
  1. Cuando tenía unos 13 años me puse a ensamblar un avioncito y por pendejo usé cianoacrilato para reforzar la union de las piezas, cuando hice presión me saltaron unas gotitas en los ojos y, aparte de que se me pegaron los parpados, me dejaron en la vista unos puntos negros con los que me he acostumbrado a vivir. Salu2

  2. Que sucedio con Disqus?? jeje, bueno yo las veo desde mi adolescencia, pero lo que veo bastante seguido desde hace un tiempo es algo parecido a esas, pero son unas telitas de color negro, a veces son un poquito molestas, estuve pensando en ir al oftalmologo para salir de dudas.

    • Disqus estaba dando muchos problemas, con videos en autoplay y publicidad muy intrusiva. Además es un peligro para la privacidad porque rastrea todo el movimiento de los usuarios por las redes.

  3. Lo que sé es que los puntos de luz, que parecen viajar, se llaman orgones y son útiles para facilitar el desarrollo de la inteligencia. Así, si miras directo el sol en las madrugadas con un parpadeo muy veloz notarás después, a veces inmediatamente, otras durante el mismo día, que piensas de manera más despejada y lúcida. ¡No es carreta! Yo hago prácticas de eso y doy fe de su utilidad. La luz podría provenir del mismo cerebro que como cualquier clase de materia en el Universo es capaz de brillar pues emite energía radiante. Es tan simple como que la retina es porosa y deja escapar esos rescoldos de energía radiante de la materia cerebral. No debe olvidarse que los ojos son parte del cerebro: son cerebro especializado que por ahí se asoma, pero el lenguaje nos hace verlo diferente. El lenguaje es perverso y muchas veces toma vida propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *