in

Aero-X: Al fin, una motocicleta voladora comercial


Se suponía que íbamos a ver motocicletas voladoras en 2010, 2011, y así sucesivamente. Pero la situación es similar a la del coche volador, y ningún modelo ha salido oficialmente de la fase de prototipos. El proyecto Aero-X busca cambiar eso. Sus responsables aseguran que estarán en condiciones de ofrecer una motocicleta voladora en 2017, e incluso ya están aceptando pre-órdenes.

Ahora, ¿por qué queremos una motocicleta voladora? La ciencia ficción no puede ser la única razón para ello, aunque sería absurdo negar su influencia. Creo que, al igual que sucede con el coche volador, todo se reduce al desafío de ingeniería. Después de todo, ¿cuántos pueden decir “yo hice una motocicleta voladora”? Por supuesto, el tiempo y el dinero invertidos en estas iniciativas convierten a un vehículo tan especial en mucho más que un “optimizador de ego”, y el objetivo final es claramente comercial. Allí es cuando las cosas se complican. Cuestiones técnicas, legales y de seguridad general se acumulan como la nieve, y al primer inconveniente aparece la avalancha. En lo personal, todavía estoy esperando a la Hoverbike, más allá de que estén ofreciendo prototipos personalizados por 80 mil dólares australianos, sin incluir el costo de envío. Y hoy, nos encontramos con la Aero-X.

 

La presentación en sociedad de la motocicleta voladora Aero-X fue en julio de 2012, y desde entonces, el vídeo ha acumulado casi dos millones de reproducciones. Estamos hablando de un vehículo capaz de alcanzar una velocidad máxima de 72 kilómetros por hora, y elevarse a 3.7 metros del suelo, cargando dos pasajeros. De acuerdo a los ingenieros, el problema más difícil de resolver fue compensar el “efecto enganche”, muy común en helicópteros y otros vehículos similares, que introduce un giro hacia uno de los lados cuando se quiere avanzar. Se calcula que el prototipo de la Aero-X podrá llevar hasta 140 kilogramos de carga, y volar por una hora con quince minutos, siempre asumiendo un tanque lleno de combustible.

Las primeras pruebas de vuelo para la versión final de la Aero-X se llevarán a cabo en 2016. La seguridad es la prioridad aquí, aún si eso implica que la motocicleta voladora se desplace más bajo y a menor velocidad. El máximo de 3.7 metros es clave para evitar el requerimiento de una licencia oficial, pero en un comienzo, la única forma legal de usar a la moto será en espacios abiertos y/o propiedad privada, sin acercarse a calles o ciudades. Entonces… ¿cuándo y cuánto? Hasta aquí, el año mágico es 2017, y su costo es de 85 mil dólares. Quien desee una puede reservarla con un depósito de cinco mil dólares.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

SUPERHOT: El tiempo se mueve cuando tú te mueves

Cómo sobrevivir a un apocalipsis zombie, según el Pentágono