in

«Fuego frío»: El fuego que congela cosas (vídeos)

Cosas pequeñas… pero las congela

Fuego frío

Definir al fuego como plasma es un tema que enfrenta incluso a expertos en física y química, por lo tanto, las expresiones más populares apuntan a «casi plasma» o «plasma parcial». Algo en lo que sí están de acuerdo es que el fuego calienta y quema… ¿pero y si fuera posible crear un fuego frío/plasma frío? Bajo las condiciones correctas, el fuego frío congela lo que toca, y el canal The Action Lab en YouTube acaba de compartir dos vídeos con excelentes demostraciones.

«Fuego: Oxidación acelerada de un material bajo el proceso de combustión. La llama es la parte del fuego que emite luz visible, y el proceso es exotérmico, por lo que también emite energía en forma de calor.». Una descripción genérica y de manual sin lugar a dudas. Pero si tratamos de explorar su relación con el plasma, ahí la historia se complica. Para algunos, cuando un gas alcanza la temperatura mínima que le permite ser visto, es un plasma. Para otros, todo depende del nivel de ionización, y en el caso del fuego, no sería tan alto.


Cómo crear plasma en tu horno de microondas


Entonces… ¿medio plasma? ¿Semi plasma? Si eso suena demasiado confuso, busquemos los puntos en común. El fuego y el plasma son calientes, y la idea de que puedan transformarse en algo «frío» es contradictoria… a menos, que alteremos sus condiciones un poco. Eso fue lo que hicieron en el canal The Action Lab, el mismo del dron dentro del ascensor, y de la señal de Internet a través del agua. ¡Fuego frío!



Todo comienza con un electrodo, el cual alcanza decenas de miles de voltios. El potencial es tan alto que el gas alrededor del electrodo se ioniza. La clave para convertir a ese fuego/plasma en frío, es desplazar la energía térmica conservando los electrones libres. Para ello es necesario un gas que se ionice con facilidad, y que presente una conductividad térmica superior. En una palabra, helio.


tinyTesla: Una bobina Tesla en miniatura para aprender electrónica


Al ajustar el flujo del gas, su circulación se vuelve lo suficientemente rápida para lograr que los iones no acumulen energía térmica, pero no así los electrones libres. Entonces, ¿por qué esos electrones no nos queman? La respuesta es que no poseen la masa necesaria. Eso transforma al fuego frío en un excelente esterilizador, destruyendo virus y bacterias superficiales sin quemar material.



Sin embargo, el experimento del primer vídeo es a temperatura ambiente. Para crear fuego frío que congela lo que toca, la solución es reducir drásticamente la temperatura del gas. En este punto se abre todo un abanico de posibilidades, pero The Action Lab siguió la ruta del hielo seco, colocado sobre un serpentín de cobre. Esto provoca que la temperatura del helio baje a unos -78 grados Celsius. Lo más complicado es filmar el congelamiento (se ve mejor con mucha luz, aunque eso «tapa» al plasma), pero el atajo fue mojar los objetos antes de colocarlos cerca del electrodo.


Reportar

¿Qué te pareció?

Mentor

Escrito por Lisandro Pardo

Moderador de ComunidadUsuario VerificadoVotadorAutor de contenidoCreador de GaleríasCreador de Listas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

vertedero 48

Vertedero Animado de la Semana (N°48)

Sonic Visualiser

Sonic Visualiser: Cómo visualizar el contenido de archivos de audio