Seda de araña: ¿Por qué no podemos hacerla aún?

Sabemos mucho sobre ella, pero el desafío es gigantesco

seda de araña

Las propiedades de la seda de araña son en verdad impresionantes. Posee una resistencia similar a la del acero, pero su densidad le da una ventaja considerable, y puede absorber una gran cantidad de energía antes de romperse. Entonces, ¿qué estamos esperando? Si logramos sintetizar y/o producir en masa a la seda de araña, sus beneficios llegarían a múltiples campos y productos revolucionarios. El problema es que llevamos décadas tratando de resolver ese rompecabezas, y presenta un desafío tan formidable como la propia seda…

La sericicultura o cría del gusano de seda tiene más de cinco mil años. Los números disponibles sugieren que la producción anual de seda alcanza las 200.000 toneladas métricas, lo que se traduce en un mercado para nada despreciable. Sin embargo, existe otro ser vivo con una seda que podría dar lugar a toda una nueva industria: La araña. En general, la gente no tolera muy bien el estar cerca de una, pero las fascinantes propiedades de su seda nos hacen colocar cualquier fobia en segundo plano. La seda de araña carga con el potencial de reemplazar al acero y al plástico en múltiples aplicaciones. Lo único que necesitamos, es producirla en masa…



… una tarea nada sencilla. La primera barrera está en la propia naturaleza de las arañas. Por un lado, la cantidad de seda que fabrican no es muy grande, y por el otro, requieren mucho espacio para desplegar sus redes. Al mismo tiempo, las arañas suelen utilizar a la seda como alimento cuando hay escasez de presas, o cuando una araña invasora busca sabotear a su rival. Eso nos lleva a un detalle crítico: Las arañas son muy territoriales, y los casos de canibalismo están muy bien documentado.



Además, la creación de la seda en sí es compleja. Las arañas almacenan una serie de proteínas llamadas espidroínas bajo la forma de una solución. Mientras esta solución viaja por un ducto en el abdomen de la araña, las espidroínas forman cadenas y estructuras secundarias. En el ducto también se desarrollan otros procesos, como el intercambio de iones, la acidificación y la eliminación de agua. Una vez que la sustancia llega a la válvula de hilado, allí se termina de secar y transformar en fibra. En otras palabras, debemos aprender a producir, convertir e hilar la solución original. Tomarla de las arañas directamente no es práctico por una cuestión de volumen, y al usar bacterias como sustituto en su producción, los resultados son inferiores. ¿Estamos cerca? Sí, pero necesitamos reproducir el método al 100 por ciento, y luego incrementar su escala. Sin arañas radiactivas gigantes en lo posible.


Deja tu voto

16 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 18

Upvotes: 17

Upvotes percentage: 94.444444%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 5.555556%

Lisandro Pardo

4 Comments

Deja una respuesta
  1. Sin arañas radioactivas gigantes, jajajaja
    Me hicieron acordar de una película de Tiburones, en donde se investigaba una proteina o encima que producia el cerebro de los Tiburones para curar enfermedades neurologicas, pero como el cerebro del tiburon producía muy poca cantidad de esta encimalos modificaron geneticamente para que su cerebro fuera más grande
    El contra es que a mayor tamaño del cerebro mayor inteligencia, y los tiburones se las ingeniaron para undir el complejo para poder escapar a mar abierto
    No me acuerdo el nombre de la peliculas, sé que sale Morgan Freeman o Samuel L Jackson, uno de los dos, pero no ambos, mi memoria no se decide cuál fue…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.