in

The Great Suspender: Suspende las pestañas que no usas en Chrome

A pesar de los esfuerzos en materia de optimización, los navegadores web aún tienen problemas de memoria. Consumen más de la que necesitan, las fugas están a la orden del día, la mayoría de las extensiones no ayudan, y la relación con los plugins externos es muy pobre. La situación de Google Chrome se volvió mucho más seria con las últimas versiones, pero la extensión The Great Suspender quiere ser la excepción a la regla suspendiendo automáticamente las pestañas que no usamos.

Desde un punto de vista técnico resulta un poco más sencillo entender por qué los navegadores web consumen tanta memoria. Básicamente, dejaron de ser sólo eso. Hoy, el navegador promedio es también un reproductor multimedia, un cliente de correo electrónico, una plataforma de desarrollo, una barrera de seguridad, un administrador de contactos, una máquina virtual, y muchas cosas más. A modo de ejemplo, la instalación convencional de Firefox trae múltiples recursos destinados a desarrolladores, y Google Chrome puede ejecutar apps para Android. Por otro lado, muchos extrañamos aquellas épocas que tenían a la velocidad como prioridad número uno. En el fondo, esperamos con ansias una especie de «carrera armamentista» en consumo de memoria, y determinar cuál es el navegador más eficiente. Hasta entonces, debemos buscar soluciones entre las extensiones (que son un problema en sí mismas), como por ejemplo The Great Suspender para Chrome.

The Great Suspender
Pocas opciones, pero muy eficientes

En esencia, lo que hace la extensión es colocar en suspensión a las pestañas que no estamos usando. El usuario puede configurar la suspensión automática para que se active en cuestión de segundos, o demore un par de horas. También existe la posibilidad de limitar la suspensión automática cuando hay una conexión activa a Internet o se trabaja en baterías, ignorar las pestañas con formularios o las páginas con determinadas palabras clave vía whitelisting, y eliminar la suspensión al instante cuando la pestaña ingresa al primer plano. The Great Suspender ofrece varios atajos de teclado, pero con los ajustes adecuados, la experiencia automática cumple con su misión sin sobresaltos.

Algunos han cuestionado la mecánica de The Great Suspender porque la suspensión de una pestaña parece estar basada en «inducir» un cuelgue sobre la misma… pero no importa si su método es tosco: El punto es que funciona. Obviamente, el ahorro de memoria dependerá de cuántas pestañas tenga abiertas por sesión cada usuario. Si existe una buena conducta previa, los beneficios no serán tan grandes, pero cualquiera que esté por arriba de diez pestañas debería notar una diferencia.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RadOS: Lo peor de un sistema operativo, hecho videojuego

Asus N3150M-E: Nueva placa base para terminales sencillas