in , , ,

Un español es demandado por las discográficas en 13 millones de euros


Se trata de Pablo Soto Bravo, el creador y responsable de  algunos programas para el intercambio de archivos mediante redes P2P, como Blubster, Piolet y Manolito. Universal, Sony-BMG, Warner y EMI son algunas de las empresas que se encuentran detrás de la demanda.

Manolito, en problemas

Tal como ha explicado Promusica, entidad que agrupa a varias empresas del sector discográfico, la demanda contra Pablo Soto Bravo se fundamenta en que el software que éste ha escrito se utiliza para el "intercambio ilegal de música protegida". Se argumenta que Soto desarrolló sus aplicaciones "con evidente ánimo de lucro" y con "una conducta parasitaria", que le ha permitido obtener provecho de la obra de terceros.

La suma en asciende (nada más ni nada menos) a 13 millones de euros. Se ha llegado a este valor tras un "cálculo conservador" de los prejuicios causados. Han asumido que cada usuario de alguno de los tres programas clientes P2P en cuestión (Blubster, Piolet o Manolito) sólo ha descargado una canción de manera gratuita.

La empresa que preside Pablo Soto, MP2P Technologies ha recibido la demanda y asegura que “planeamos defendernos firmemente contra este intento de destruirnos de las multinacionales discográficas.” En otro párrafo de un comunicado que han acercado a los medios puede leerse que “(Las discográficas) en lugar de abrazar la tecnología, eligen un camino que en última instancia les llevará a su propio final. El litigio en sí mismo no es un modelo de negocio válido, sin embargo, ha sido su fútil y desesperado objetivo desde el advenimiento del P2P”.

No son pocos los que creen que, de haber tenido que pagar por ellos, muchos melómanos tendrían solo un pequeño porcentaje de las obras que tienen, haciendo que el cálculo de las discográficas sea como mínimo excesivo.

En concreto,  Promusica reclama al demandado 13.029.599 euros, más los gastos que le ha insumido la investigación (otros 23.072 euros). En caso de resultar acusado, también debería correr con los gastos procesales.

Como parte de los argumentos presentados, Promusica asegura que Pablo Soto Bravo desarrolló el software cuestionado y urdió un negocio paralelo para gestionar los beneficios económicos de su actividad (presuntamente) ilícita.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply
  1. Como se decía en la antigua Grecia y otros: "Que los dioses te acompañen"… (cuando ivan a una importante lucha)

    Total, en España está permitida la "copia privada" ¿no?

  2. Hola Anga!
    Desconozco los detalles especificos de este caso.
    Pero me parece bastante injusto demandar al que crea una herramienta por el uso que le dan los demas. El P2P se puede utilizar para muchas cosas legales, y tambien ilegales. Dificilmente el autor de un programa asi pueda controlar que se comparte. Repito, no conozco el caso a fondo.
    Pero me parece que es como si en un caso de asesinato con un cuchillo se acuse al inventor del arma y no al asesino.

    Ya veremos como sigue esto.
    Saludos!

  3. Listo entonces, estuve leyendo "Cómo sobrevivir a la SGAE" del valiente Arturo Quirantes y me informó bastante del tema. Con el cual estoy de acuerdo plenamente y con lo que dices también.

    Otro dicho que puede servir y que usamos mucho por mi pueblo:
    "…no tiene la culpa el chancho, si no el que le dá de comer…"

    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Una pantalla táctil para tu eeePC

Big Buck Bunny: El segundo proyecto abierto de Blender